Editorial: Sobre la defensa del socialismo

El 7 de junio de 2021 fue una reunión que esperaba con ansias. Fue la primera vez que pude reunirme en persona con camaradas en más de un año. Las reuniones por zoom fueron agradables pero nada como conversar cara a cara con tus compañeros revolucionarios. 

La reunión fue genial, como siempre. Estábamos discutiendo las formas de construir una asamblea de trabajadores, y la conversación giró en torno a cómo involucrar a los miembros de la clase trabajadora y atraerlos al pensamiento radical. ¿Cómo nos relacionamos con personas que tienen opiniones reaccionarias? 

Siendo un ávido espectador de YouTube, me preocupaba que los mensajes reaccionarios y la retórica sobre los países socialistas ganaran terreno en esa plataforma y me preocupaba cómo podría traducirse esto fuera de un entorno virtual. Necesitamos una forma de dialogar con los posibles cuadros que puedan haberse dejado llevar por esos argumentos anticomunistas, ya que podrían resultar perjudiciales para el movimiento obrero. 

Jimi Alade en el May Day 2021 de Filadelfia.

Muchos trabajadores – cuadros potenciales bien intencionados – son víctimas de creer lo que escuchan en los medios de comunicación convencionales y no necesariamente todo de la derecha. Algunas fuentes liberales ven el socialismo como un tipo de reforma, sin entender la esencia del socialismo. Esto podría dejar a los trabajadores expuestos a comprar posiciones más reaccionarias. 

La retórica reaccionaria puede adoptar muchas formas; un tipo muy común es calumniar los esfuerzos existentes que tratan de construir el socialismo, tanto del pasado como del presente. A medida que más y más jóvenes se sienten atraídos por el socialismo, la clase dominante burguesa ha adquirido un gran interés en degradar a los países socialistas del Sur Global, además de la antigua URSS. 

Necesitamos una oportunidad de educación, no sólo sobre lo que es el socialismo, sino sobre cómo se pone en práctica. Sobre cómo los países socialistas existentes y los que trabajan para construir el socialismo desafían al imperialismo estadounidense. Tenemos que desmitificarlos, humanizarlos, como hemos hecho con Palestina.

Cuanto más me educaba, más cambiaban mis opiniones

¿Cómo nos relacionamos con la gente que no entiende esto? Hablando desde mi propia perspectiva, yo mismo tenía muchas opiniones reaccionarias, nacidas de la ignorancia. Cuanto más me formé, más cambiaron estas opiniones. Esto es válido para la mayoría de los trabajadores. 

No hace mucho tiempo que creía que José Stalin era un dictador despiadado, no hace mucho que pensaba que Mao Zedong era un maníaco sanguinario que asesinó a millones de personas. No hace mucho tiempo que creía con todo mi corazón que la República Popular Democrática de Corea era la mayor amenaza para la paz mundial y estaba dispuesta a lanzar una bomba nuclear.  

Como antiguo liberal o demócrata, me he dejado engañar por los argumentos no sólo de los conservadores sino de los liberales y otros izquierdistas que se han dejado engañar por las mentiras imperialistas de Estados Unidos sobre los países socialistas. Las personas de las que obtenía esta información no eran los sospechosos habituales, Daily Wire o PragerU, eran de maestros, profesores, compañeros de clase liberales centristas, etc. Incluso durante mis primeros días como comunista, todavía tenía reservas sobre el funcionamiento del socialismo debido a las creencias persistentes sobre los revolucionarios comunistas. 

A veces este subterfugio es eficaz, y en lugar de perseguir una verdadera praxis radical y revolucionaria, los cuadros potenciales, intimidados por las tonterías conservadoras sobre los países socialistas, persiguen ideologías más moderadas y reformistas como la socialdemocracia.

Cuando finalmente escuché un podcast con marxistas-leninistas que desacreditaban a fondo muchas de las medias verdades y mentiras sobre Stalin y la URSS, esto jugó un papel fundamental para convertirme en un revolucionario, y me empujó a leer más sobre la historia de la URSS. Otras interacciones con camaradas de Workers World Party/Partido Mundo Obrero me han enseñado el impacto que los movimientos socialistas han tenido y siguen teniendo en el proletariado mundial. 

En el futuro, al compartir cómo podemos disipar los mitos comunes sobre los movimientos socialistas actuales, debo ser consciente de destacar mis puntos de vista y experiencias antes de llegar al marxismo-leninismo. Con el gobierno de Biden reprimiendo a los anticapitalistas, la maquinaria mediática corporativa avivando las llamas para la guerra con China y con la hegemonía imperialista estadounidense amenazando a la RPDC, Cuba, Bolivia, Venezuela y Perú, es importante que los izquierdistas nos eduquemos a nosotros mismos y a los cuadros potenciales sobre los triunfos de esos países contra probabilidades insuperables.

Los países socialistas y los países con líderes socialistas están inspirando a la clase trabajadora en todo el mundo. Tenemos que ser sus mejores defensores y argumentar en su favor. Se lo debemos a nuestros camaradas de aquí y de todo el mundo.

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons