EDITORIAL: ¡Defiende a lxs resistentes y al levantamiento!

¡La gente se levanta, se levanta contra la violencia policial! La furia ardiente se encendió en una tormenta de fuego en todo Estados Unidos cuando la policía linchó a George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo.

Philadelphia, June 6

Inmediatamente hubo indignación pública, después de ver cómo los supremacistas blancos mataron a Ahmaud Arbery mientras trotaba por su vecindario y después de invadir a la policía, mataron a tiros a Breonna Taylor en Kentucky mientras dormía en su propia cama. Todos eran negros; Todos están muertos.

La cinta de video de Floyd siendo linchado por un policía durante largos minutos de estrangulamiento deliberado impulsó a miles y miles de personas, trabajadores multinacionales, multigenero y personas oprimidas de todos los orígenes, a las calles.

La gente responsabilizó al racista “sistema de injusticia” y a la policía. El edificio del Tercer Recinto en Minneapolis, donde estaban estacionados los cuatro policías que mataron a Floyd, fue incendiado. En Nashville, Tennessee, el ayuntamiento y el palacio de justicia fueron incendiados. Los autos de policía fueron volcados y quemados en la ciudad de Nueva York, Rochester, Nueva York, Filadelfia, Atlanta, Cleveland, Los Ángeles y otros lugares. Y sí, la “propiedad” resultó dañada, la propiedad de los bancos capitalistas y las grandes cadenas: Wells Fargo, Starbucks y AutoZone se incendiaron y otros edificios quedaron atrapados en el incendio.

Durante siglos en los Estados Unidos, los supremacistas blancos, como agentes del estado o como vigilantes como el Ku Klux Klan que “trabajan de la mano” con el estado (a veces uno y el mismo), han linchado a los afroamericanos y a otra gente de color con impunidad. Hasta el día de hoy, es casi imposible ser acusado de asesinato, y mucho menos de una condena, cuando un policía mata a una persona de color “en el cumplimiento del deber”.

Se necesitaron cinco días de protestas en todo el país y rebeliones físicas para arrestar a uno de los asesinos de Floyd. Ni siquiera fue acusado de asesinato en primer grado, mientras que los tres policías que ayudaron al asesino siguen caminando libres.

Está en marcha una intensa campaña de propaganda de la clase dominante para desviar la atención y la responsabilidad del estado, como principal instigador de la violencia contra el pueblo, y en su lugar culpar a los manifestantes.

Las autoridades estatales, como el presidente de EE.UU., están difamando a los manifestantes rebeldes con palabras de código racista e intentando dividir el movimiento demonizando a la “izquierda radical”: anarquistas y antifascistas (antifa), a quienes Trump ha declarado un “grupo terrorista”. Los comentaristas de las grandes empresas están tratando de dividir a los manifestantes en buenas personas “pacíficas” y malas “violentas”, jóvenes blancos versus jóvenes negros y manifestantes “respetuosos de la ley” versus aquellos que solo estaban dañando la propiedad.

Y ahí está la palabra clave. La clase dominante dejará que mueran millones, siempre que su propiedad, y el sistema estatal que la respalda, permanezca intacta. Cuando los policías matan, son prácticamente intocables porque el “deber” de la policía es ante todo derrotar a las personas trabajadoras y oprimidas y evitar que cualquier protesta toque las ganancias o la propiedad de la clase capitalista.

No hay futuro bajo el capitalismo

Los manifestantes son abrumadoramente jóvenes que trabajan o están desempleados, que son de nacionalidades y géneros oprimidos. Atrapados en la histórica pandemia de COVID-19, están perdiendo empleos en la crisis económica sin precedentes o arriesgando sus vidas para mantener empleos “esenciales” desprotegidos y mal pagados. Tal vez ellos o sus familiares o vecinos no pueden pagar el alquiler y están siendo desalojados de sus hogares o están enfermos, tal vez muriendo, porque la atención médica es solo para personas con dinero. Se enfrentan a un futuro sombrío, si sobreviven al presente.

Y en medio de esta tormenta de opresión, los policías siguen ocupándolos, demonizándolos y matándolos, a sus seres queridos, sus compañeros de trabajo, miembros de sus comunidades. Estos jóvenes son testigos oculares de algunas de estas muertes, o las ven en video una y otra vez, consumiéndose con la pesadilla de que lo que les sucedió a George Floyd o Breonna Taylor podría sucederles.

Esta generación joven es la nueva generación de no tener nada que perder solo sus cadenas, y están liderando la batalla contra el estado asesino.

Ellos, y nosotros, necesitamos una solidaridad activa y estratégica para ganar.

Ya ha habido ejemplos inspiradores: los conductores de autobuses sindicales en los Estados Unidos, la mayoría de los trabajadores de color, se negaron a transportar a los manifestantes arrestados. Una joven mujer blanca en la ciudad de Nueva York tiró al suelo a un policía en bicicleta después de golpear a una joven manifestante negra. La junta escolar de Minneapolis cortó los lazos con la fuerza policial de la ciudad, un rompimiento en la linea de la escuela a la prisión. Innumerables personas en todas partes están contribuyendo a fondos de fianza para los arrestados en las protestas.

A medida que el estado intensifica los ataques brutales contra manifestantes con gases lacrimógenos, gas pimienta, balas de goma y tropas armadas, nuestra solidaridad debe mantenerse.

Sería más solidario si los miembros de la Guardia Nacional del estado en todas partes se negaran a ocupar a sus amigos y vecinos con la fuerza militar. Para los manifestantes blancos, más solidaridad sería ir a las protestas y tomar el liderazgo de los organizadores negros. Se uniría más solidaridad con los negros, morenos e indígenas oprimidos para cortas sus fondos y desmantelar a la policía, desafiar un sistema legal injusto y luchar para liberar a todos los encarcelados.

Una nueva generación está liderando: contra el racismo y por la justicia, contra la existencia sin salida bajo el capitalismo y hacia un mundo mejor. No son “alborotadores”, son resistentes. Actúa en solidaridad con ellos y su levantamiento, ¡ahora!

 

(Joe Piette )

(Joe Piette )

Simple Share Buttons

Share this
Simple Share Buttons