We Refuse! No Pasarán! Shut Down Trump’s Inauguration

in Participation With

On January 20th, hundreds of thousands of people will be storming the streets across the US against Trump’s accelerated assault on migrants, LGBTQ people, women, unions, people of color, and the entire working class.

Now more than ever, we need massive resistance in the streets to shut down Trump’s agenda of racism, sexism, migrant-bashing, cutbacks and war. With capitalism in decline, this agenda can be a recipe for fascism.

While both the Democrats and the Republicans are telling us now to accept the results of the election and look to “work with” President Trump, we completely refuse to accept this racist billionaire as the leader of this country. Trump has no solutions for the real issues faced by billions of workers across the world.

Capitalism, imperialism and the racist cops occupying our communities are the real problem. We, the millions of people ready to take direct action against the attacks of a Trump administration, are the solution.  

Only mass action can push back this racist, sexist agenda. We are entering a new era of historic resistance, led by the struggles of Black Lives Matter and the water protectors at Standing Rock. We stand ready to put our bodies in front of deportation busses, bulldozers, tanks and other war machines. The working class and oppressed must join together in this historic moment with the full understanding that real power is in the streets, not in the White House and not the Pentagon.

Let’s show on January 20th that another world is possible. There is an alternative to racist terror, sexist oppression, homophobia, transphobia, migrant-bashing and bigotry. There is an alternative to capitalism and fascism.

On January 20th, let’s shut down DC with a historic mobilization of the people, united against Trump’s assault on the people.

Let’s fight for the revolution we really need. Now is our time to be in the streets.

We say NO to Trump, NO to Clinton, NO to capitalism, NO to war and NO to the two-party system that supports all of the above.  

On Friday, January 20th, we will make sure our collective voice is heard throughout the halls of power and across the world. Join us!

———

J20resist.org is a resource to assist this historic moment. It is a way for people all over the country to coordinate to push back against Trump and those who enabled his rise to power.

At J20resist.org groups and individuals can connect up, coordinate travel to DC, connect with local actions – student walk-outs, stay aways, shut downs and rallies in the U.S. and around the world.

EN ESPAÑOL:

El viernes 20 de enero, una nueva administración usamericana será juramentada.

El viernes 20 de enero, protestemos contra las continuadas guerras usamericanas que pretenden dominar al mundo.

La nueva administración de Trump comienza prometiendo:

• Aumentar el gasto militar de los USA  y la capacidad de hacer guerra;
• Aumentar los ataques contra latinas/os, musulmanes y otras comunidades inmigrantes y oprimidas;
• Expandir la capacidad de armas nucleares de los USA;
• Eliminar las regulaciones ambientales y otorgar impunidad a los contaminadores corporativos y militares;
• Aumentar la represión estatal contra el pueblos negro, indígena y oprimido; y
• Lanzar un ataque frontal contra la clase obrera usamericana.

El viernes 20 de enero, en Washington DC y en ciudades de todos USA, cientos de miles de personas tomarán las calles para protestar esta agenda de guerra y racismo.

Ya sea la Hillary Clinton de los demócratas o el Donald Trump republicano que estén en la Casa Blanca, el imperialismo usamericano representará una amenaza para la paz.

Ambos candidatos compitieron por superar al otro en su entusiasmo por las guerras, la represión y los planes de austeridad, y en su devoción a las ambiciones del capitalismo usamericano.

Pero el racismo mostrado, el sectarismo, la intolerancia antiinmigrante y anti-obrera de la entrante administración Trump ha despertado una respuesta masiva.

Esta manifestación de resistencia sin precedentes ofrece una oportunidad para movilizarse contra la guerra y el racismo, y para defender los intereses de las/os trabajadores en todo el mundo.

Hagamos del viernes 20 de enero un día de acción global para construir los impulsos más anti-guerreristas, más anti-racistas y más solidarios con la clase trabajadora, de estas reacciones masivas a la nueva administración usamericana.

Si está fuera de los USA, por favor, considere lo que sea posible hacer en su país ¿Puede usted protestar contra una embajada, consulado o misión usamericana?

En las ciudades de los USA se pueden organizar acciones en los edificios federales y plazas céntricas de la ciudad. ¿Puede su sindicato, partido u otra organización emitir una declaración contra Trump y su agenda imperialista?

¡De la forma que le sea posible, por favor, tome acción!

►Envíe información sobre las acciones internacionales, el lugar, la hora y la información de contacto a [email protected].

►Enumere las acciones locales alrededor de los USA en http://www.workers.org/j20/submitinfo

¡Que salgan [email protected] a manifestar el 20 de enero contra la investidura!

 ¡La clase trabajadora debe unirse!

El llamado a [email protected] trabajador@ [email protected]

para el 20 de enero:

No den “una oportunidad” al racista y fascista  Trump,

enemigo de los  sindicatos

Ya pasó la elección presidencial.  Trump capturó el “Colegio Electoral” aunque la mayoría de gente en este país votó — si acaso lo hizo — contra Trump.  Los medios de comunicación capitalistas inmediatamente publicaron titulares que echaron la culpa por la victoria de Trump a la llamada “clase trabajadora blanca” en lucha.  Es una triste verdad que millones de [email protected] de la clase trabajadora abrazaron o aceptaron la retórica odiosa de Trump que atacó a [email protected] [email protected], a [email protected] [email protected] cafés, inmigrantes, musulmanes, mujeres, [email protected], [email protected]  y de la comunidad LGBTQ.  [email protected] [email protected] y [email protected] de pequeño negocios s , incluyendo a [email protected]  que perdieron todo tras la recesión de 2007-08, quienes creyeron sus promesas vacías de arreglar la economía.  Pero los sondeos  confirman que la base más fuerte en apoyo para la campaña racista de Trump fueron [email protected]  que ganan más de 70.000$  al año.

Hay solamente una clase trabajadora multinacional y global.  Los “expertos” de los medios no reconocen que [email protected] votantes [email protected], cafés o indígenas son también parte de la clase trabajadora.  [email protected] [email protected] que no pueden votar, incluyendo [email protected], [email protected] [email protected]/as y menores de 18 años son también parte de la clase trabajadora.  De hecho [email protected] son los sectores más explotados y oprimidos de la clase trabajadora.  No hay nada en el programa de Trump para ningún@ de [email protected] La verdad es que no son solo [email protected] sino [email protected] [email protected] [email protected] y [email protected] que está [email protected], [email protected] y [email protected] por la intolerancia, convirtiéndonos en chivos expiatorios.

Ahora desgraciadamente, los líderes del sindicato mayor AFL-CIO así como de los sindicatos del automóvil, del acero y de la construcción han adoptado la posición de “darle una oportunidad a Trump”.  Esta es una traición de nuestros intereses de clase.

¿Qué necesita la clase trabajadora?  [email protected] [email protected] necesitan empleos — una agenda de pleno empleo que incluya un programa masivo de obras públicas y una semana más corta de trabajo sin recorte salarial.  Un programa nacional de salud que garantice el acceso a todas las personas a los servicios integrales y no deje  a nadie tener que escoger entre pagar bonificaciones costosas y quedarse sin seguro.  Una moratoria sobre los desahucios, para los afectados por las hipotecas, y una educación pública de calidad y matrícula gratis a las universidades.

Restaurar y expandir la red de seguridad social, la cuál ha sido recortada despiadadamente en los programas de alimentos, asistencia social, prestaciones de desempleo y más.  Poner fin a los llamados tratados de libro comercio como NAFTA y el TPP que perjudican a [email protected] [email protected] en todo el mundo, no solamente aquí.   Poner fin al acoso de los  sindicatos por los patrones;  abrogar las docenas de leyes antisindicales que han sido aprobadas por las legislaturas de diferentes estados por el país, incluyendo las leyes Jim Crow por el “Derecho a Trabajar” (por menos dinero).  Las leyes laborales no deben ser escritas por personas como los hermanos Koch y la familia DeVos.

[email protected] [email protected] necesitan dinero para la reconstrucción de las infraestructuras de nuestras ciudades y no para el complejo penitencial-industrial,, el presupuesto militar o las guerras contra [email protected] [email protected]  a través del mundo.  Necesitamos reparar nuestras comunidades — desde Detroit y Flint hasta Puerto Rico – que sufren todas por la austeridad racista.

Hay que detener de manera contundente los crímenes de odio contra negros y cafés, musulmanes, mujeres, la comunidad LGBTQ e inmigrantes — que han ido aumentando desde la elección de Trump — junto con la retórica odiosa que los incita.  Hay que parar el flujo de la escuela a la cárcel.  Hay que parar los proyectos de corto plazo que envenenan las vías de agua – como el DAPL –, no crean empleos permanentes y al fin de todo solamente ayudan a las grandes compañías petroleras y a los bancos.

¡Debe terminar también la epidemia de asesinatos por la policía de [email protected], cafés e indígenas!  ¡ [email protected] policías [email protected] al carcel!  !Las vidas negras importan!

El nombramiento a secretario de Trabajo de Andrew Puzder, el jefe de la empresa de comida rápida, es una declaración de guerra contra la lucha por 15$ la hora.  Necesitamos 15$ y un sindicato — no como umbral sino como base sobre la cual construir.  [email protected] [email protected] [email protected] merecen como mínimo 15$ y el derecho a organizarse y a negociar colectivamente.  Esta demanda incluye a [email protected] [email protected] en el Sur de USA, [email protected] del campo, de servicios domésticos, [email protected], [email protected], indocumentados vulnerables, que a menudo están sometidos al robo de sus sueldos, y [email protected] [email protected] y [email protected] ([email protected] con frecuencia equivocadamente [email protected]).

[email protected] [email protected] y [email protected] tien poder!  Desde antes de la elección nuestro movimiento estaba ya en plena expansión.  La cantidad de huelgas creció tras años de declive; [email protected] trabajadores de Verizon, [email protected] [email protected] de Minnesota y [email protected] trabajadores de las cafeterías de Harvard ganaron victorias.  [email protected] [email protected] entraron en huelga en el aniversario de la Rebelión de Attica.  También surgieron rebeliones en Ferguson, Baltimore, Milwaukee y Charlotte.  El Movimiento Las Vidas Negras Importan le está mostrando al mundo que significa contratacar.  [email protected] [email protected], Lucha por 15@ y Standing Rock son ejemplos que inspiran a [email protected] Protestas masivas dirigidas por jóvenes estallaron inmediatamente fueron conocidos los resultados de la elección presidencial.

Toda la clase trabajadora debe unirse. El movimiento obrero organizado  organizado, que es la primera línea de defensa de [email protected] [email protected] y [email protected], debe verse como parte de este movimiento amplio de la clase trabajadora.  [email protected] trabajadores [email protected] y con salarios bajos son una parte de este movimiento.  [email protected] [email protected] y [email protected] son una parte.  [email protected] [email protected] también.  [email protected] [email protected] [email protected] del mundo — [email protected] y muchas veces por los mismos patrones que son nuestros patrones — son una parte de la clase trabajadora.  [email protected] migrantes que arriesgan la vida para escapar de las guerras o de la austeridad, son también una parte de nuestra clase.  ¡Y a [email protected] [email protected] [email protected] no podrán detenernos!

Tenemos que mostrar a Trump, a todos los políticos y a los ricos del uno por ciento que ellos sirven que [email protected] nos negamos a ser [email protected]!  ¡Hay que construir una frente unido y hacer  de este 20 de enero una gran acción de unidad de la clase trabajadora!