Decenas de miles enfrentan ejecuciones hipotecarias y cortes de agua

FLINT Y DETROIT

10 de mayo

Más de 8.000 familias de Flint, Michigan, están enfrentando la pérdida de sus casas debido a facturas impagas por agua envenenada. Las facturas morosas de agua, que totalizan $5 millones en los últimos dos años, ahora están siendo insertadas en los impuestos a la propiedad, sometiendo a las familias a la ejecución de impuestos.

Fue durante este período de dos años que las/os residentes de Flint descubrieron que sus hijas/os habían sido envenenados con plomo. Esto sucedió porque el “administrador de emergencia” designado por el estado – un dictador – decidió dejar de obtener agua de la ciudad de Detroit y traerla en cambio, desde el Río Flint. Su decisión de no gastar dinero en aditivos anticorrosivos causó que el plomo en las viejas tuberías se vertiera en el suministro de agua.

Hasta el día de hoy, las/os residentes todavía no pueden beber su agua sin filtros, se ven obligados a depender del agua embotellada, y sufren erupciones cutáneas, pérdida de cabello y problemas respiratorios al ducharse. El proceso de sustitución de las líneas de servicio de plomo está avanzando muy lentamente; la mayoría de las tuberías siguen siendo de plomo.

Lo que hace esta política aún más ofensiva es que $200 millones de dólares federales permanecen sin gastar, dinero que podría pagar estos impuestos atrasados. Estos fondos son lo que quedan de la asignación de Michigan bajo el programa de ayuda a las/os propietarios más afectados. Del fondo de rescate de 750.000 millones de dólares del Fondo de Rescate de Activos en Problemas, se dieron solo unos $9.000 millones a nivel nacional y $761 millones para Michigan para mantener a las familias en sus hogares.

Sin embargo, en lugar de usar estos fondos federales para su propósito, la Autoridad de Desarrollo de la Vivienda del Estado de Michigan, [MSHDA por siglas en inglés] que administra los fondos, está desviando la gran mayoría de este dinero para derribar viviendas. Los programas de “eliminación del deterioro urbano” en Detroit y Flint operan sin supervisión y han estado sujetos a auditorías federales y estatales por corrupción. Por el contrario, MSHDA crea tantos obstáculos para las familias pobres que tratan de acceder a estos fondos para pagar cuentas de impuestos morosos e hipotecas, que resulta en que a los propietarios a los que se destinaron los fondos se les niega toda asistencia.

En la ciudad de Detroit, la Autoridad del Agua de los Grandes Lagos ha iniciado una nueva ronda de interrupciones del suministro de agua, con 18.000 hogares enfrentando cortes. Eso en adición de los 83.000 cortes de agua residenciales que ocurrieron en los años 2014-2016. (bridgemi.com, 2 de mayo) Treinta y un mil viviendas ocupadas en Detroit también están sujetas a incautación por el Condado de Wayne para ejecuciones hipotecarias este año.

En 2015, los Relatores Especiales de las Naciones Unidas para el Agua y la Vivienda declararon la crisis de Detroit una crisis “retrógrada”, es decir, producto de un sistema capitalista desarrollado que retrocede en satisfacer las necesidades más básicas de la población como resultado de la avaricia corporativa .

La nueva Coalición para Detener las Ejecuciones Hipotecarias está celebrando una asamblea en junio para galvanizar la lucha contra ejecuciones hipotecarias de impuestos y apagones de agua en Detroit y Flint.

Para obtener más información, visite moratorium-mi.org o únase a Moratorium NOW! Coalition en Facebook.