Ganancias récord dejan inseguridad a trabajadoras/es automotrices

El 3 de febrero, la General Motors anunció sus ganancias en 2015. Aún descontando impuestos e intereses, GM registró las mayores ganancias en sus 108 años de historia, $9,7 mil millones! Este anuncio se produce tras la noticia de Ford el 28 de enero informando su récord histórico de ganancias, $7,6 mil millones en 2015.

La Fiat Chrysler Auto (FCA) tuvo un desempeño menos robusto, que atribuye principalmente a los costos de “reajuste del producto”. Sin esos cargos, la FCA habría hecho $ 5,7 miles de millones en ganancias.

Estas tres compañías no hacen $23 miles de millones siendo amables con sus trabajadoras/es o el medio ambiente. Tienen una larga y sórdida historia de anteponer las ganancias a las personas y el planeta.

Con el escándalo de agua en Flint ocupando los titulares, la gente está haciendo la conexión entre el empobrecimiento de Flint y la larga reestructuración de GM. La compañía y sus dependencias han cerrado 24 plantas en Flint y alrededor del condado de Genesee desde 1979. Ese cambio ha robado a Flint – lugar de nacimiento de GM – de 72.000 puestos de trabajo, dejando sólo 8.000 trabajadoras/es en la ciudad.

Todo el estado de Michigan ha sufrido por el cierre de más de 170 plantas de GM, Ford y Chrysler. Ahora parte de la FCA, Chrysler fue una vez el mayor empleador privado en Detroit, donde sólo Dodge Main empleaba a 100.000 trabajadoras/es. Ahora hay sólo una planta de ensamblaje de Chrysler, altamente automatizada, construida sólo después de que Detroit le diera a la Chrysler una enorme exención de impuestos.

Después de Michigan, Ohio e Indiana han sido los estados más afectados. En los tres estados, las mayores pérdidas de empleo han sido en zonas urbanas, lo que ha tenido un impacto devastador en las familias negras de clase trabajadora. Con la introducción del divisivo sistema de pago dual y un repunte en las ventas impulsadas por el crédito fácil, las empresas empezaron a contratar a miles de jóvenes afroamericanos, pero ya no con un salario que podría mantener a una familia.

Los contratos recién negociados entre las Tres de Detroit y UAW elevaron sustancialmente los salarios para las/os trabajadores nuevos. El problema que hoy enfrentan estas/os trabajadores es que en un futuro próximo, lo que la compañía llama “reajuste del producto” podría significar despidos indefinidos.


El 27 de enero, cuando el CEO de FCA Sergio Marchionne anunció los resultados de las ganancias, indicó también que la FCA suspenderá la construcción de autos en EUA. Él tiene previsto suspender dos modelos, el Dodge Dart y el Chrysler 200. La compañía planea construir sólo camiones y vehículos utilitarios deportivos en sus plantas actuales con miembros de la UAW. Estos vehículos producen el mayor margen de ganancia.

Durante la votación del contrato, a las/os trabajadores de la FCA se les presentó la proyección de pérdidas de empleos y ganancias en cada planta. Basado en estas estimaciones, el área de Detroit perdería alrededor de 750 puestos de trabajo en FCA.

Mientras tanto, Ford ha indicado que va a trasladar la producción de coches pequeños a México, donde los salarios bajos generarán enormes ganancias. La planta de ensamblaje de GM de Orión que fabrica subcompactos, reabrió en 2010 con un menor número de trabajadoras/es, muchos con baja paga. Orion ha visto una gran caída en los niveles de empleo. GM cerrará otra planta de ensamblaje durante la vigencia del actual convenio colectivo.

Las ganancias récord de hoy han llegado a costo de cientos de miles de puestos de trabajo en los últimos años – sin embargo, la reestructuración continúa. ¿Cómo les irá a estas/os trabajadores jóvenes recientemente contratados en caso de una recesión económica?

Ganancias vs. seguridad

Al menos una familia de GM no brindará por las ganancias récord de los patronos. El 2 de febrero, Terry Bodenbender, un electricista de GM en Defiance-Ohio, murió en una caída.

A nivel mundial, las/os trabajadores automotrices sufren altas tasas de lesiones. En Bogotá-Colombia, la Asociación de Trabajadores Lesionados y ex trabajadores de GM Colmotores, han estado luchando durante más de cuatro años para obtener justicia para los trabajadores lesionados y despedidos ilegalmente. Los trabajadores de GM en la India, donde los trabajadores antiguos hacen 92 centavos la hora y los nuevos 47 centavos, también tienen una alta tasa de lesiones.

El público conductor no tiene tampoco mejor seguridad. GM causó cientos de muertes por un interruptor de encendido defectuoso que la patronal eligió usar, ya que era más barato. Durante muchos años Chrysler luchó contra los requisitos de bolsas de aire para evitar el costo añadido.

La negligencia ambiental ha definido el comportamiento de la industria desde sus primeros días. La excesiva dependencia de la FCA en motores devoradores de gasolina está contribuyendo al cambio climático. Para hacer que sus motores funcionaran sin problemas, la GM promovió en la década de 1920, el uso en la gasolina del plomo, un veneno ya conocido durante mucho tiempo. Con el casi abandono de Flint, GM dejó el suelo y río contaminados.

Cuando Flint comenzó a usar el agua del río Flint, GM se dio cuenta de que el agua podría corroer sus motores. En silencio, la empresa dispuso obtener agua de una fuente alterna. Si la GM hubiera hecho público su preocupación por la corrosión, una ciudad entera podría haberse salvado del envenenamiento por plomo.

Estas y otras razones hacen que la industria automotriz esté lista para la toma por las/os trabajadores para una economía socialista planificada, donde las personas y el medio ambiente se anteponen a las ganancias.