El “sindicato” que no es tal

EDITORIAL WW-Mundo Obrero

La historia de los sindicatos se remonta al siglo 18 y la Revolución Industrial. Mientras no existieron los sindicatos, los trabajadores parecían existir a merced de los patronos, quienes les hacían trabajar hasta morir a la vez que les hacían pasar hambre junto a sus familias. Pero a medida que el número de trabajadores asalariados en esas fábricas infernales comenzaron a aumentar y concentrarse, fueron imbuidos del sentido de su propia fuerza.

Ellos descubrieron cómo organizar y reunirse para exigir mejores salarios, menos horas y mejores condiciones. Mostraron a los patronos que a menos que ganaran mejoras, abandonarían el trabajo masivamente y cerrarían las fábricas. Nacieron los sindicatos.

Los sindicatos y los patronos son como el agua y el fuego – no mezclan.

Ahora viene Donald Trump, el epítome del opresor súper rico de las/os trabajadores, con una cuenta bancaria más grande que una montaña de oro. Y está diciendo que tiene apoyo sindical.

¿Qué sindicato podrá ser?

“Trump respaldado por el sindicato de la policía”, decía un titular de US News & World Report. Ah, es la Asociación Benevolente de Policía de Nueva Inglaterra. Bueno, eso son dos mentiras. No es un “sindicato”, ni es “benevolente”.

Parece que estos policías les gusta mucho lo que dijo Trump sobre restringir a las/os musulmanes de EUA. También les gusta su plan para extender la pena de muerte – como si no fuera ya una de las más duras del mundo – a cualquier persona que mata a un policía, por cualquier razón. ¿Y si es un policía violando a una mujer o extorsionando al dueño de una pequeña tienda con una pistola a su cabeza? No importa.

Es torcer la verdad llamar a estos sindicatos “asociaciones benévolas de policía”. Los patronos llaman a la policía para romper los piquetes, no para hacer cumplir los derechos de las/os trabajadores. A pesar de que más gente de color se ha incluido en la fuerza, los “sindicatos” de policía han sido bastiones de racismo y supremacía blanca, y la función de la policía ha seguido siendo la de reprimir violentamente a los sectores más pobres de la clase obrera – nunca a los delincuentes de cuello blanco que se roban millones. En EUA, debido a la herencia de siglos de racismo, esto significa que la policía es una fuerza de ocupación violenta en las comunidades de color.

Entonces, ¿qué deben hacer las/os trabajadores sobre esto? Principalmente, ¿cómo pueden las/os trabajadores blancos en el movimiento obrero fortalecer su solidaridad con las/os trabajadores de color y las/os inmigrantes, como las/os musulmanes que Trump quiere prohibir en este país?

Una buena manera de empezar sería sacar este “sindicato” del movimiento sindical. No pertenece allí. Es como tener una serpiente venenosa en la cama.

No es un problema de republicanos-contra-demócratas. Es una complicidad entre un grupo de asesinos anti-inmigrantes racistas con armas de fuego y un intolerante súper rico que odia a todos los sindicatos verdaderos. Juntos, están tratando de llevar a cabo una maniobra que podría cubrir de desgracia a todo el movimiento obrero.

¡Di no a Trump!