¡NO al ataque de los 5 sindicalistas de Boston!

21 de octubre – Desde el 8 de octubre, los conductores de autobuses escolares miembros del sindicato Steelworkers Local 8751 han enfrentado un continuo aluvión de hostilidades antisindicales de parte de la empresa Veolia, del alcalde de Boston Thomas Menino, de los funcionarios de las escuelas públicas de Boston (BPS por las siglas en inglés) y de los medios de comunicación corporativos. El 8 de octubre los conductores de autobuses escolares se negaron a conducir hasta que Veolia acordara reunirse para discutir  el fracaso por parte de la empresa en cumplir con el acuerdo de negociación colectivo que firmaron el 18 de junio del 2013.

Desde el 1 de julio, cuando Veolia asumió la administración del transporte de la BPS, la empresa ha rechazado totalmente el contrato sindical, no ha respetado el papel del sindicato como representante exclusivo de los/as empleados/as y ha cometido numerosas prácticas laborales injustas.

Las quejas de los choferes incluyen salarios semanales incompletos; rutas de autobuses inseguras, a destiempo y abarrotadas; problemas sistemáticos con las prestaciones debidas por ley, la negativa a restablecer los informes diarios de autobús que se han hecho por  décadas, lo que resulta en un fracaso total en la paga correcta a los conductores por horas trabajadas, y muchas otras quejas más.

En lugar de otorgar la reunión el 8 de octubre, la empresa ordenó a los conductores abandonar la propiedad bajo amenaza de arresto por entrar sin autorización, y cerró los portones, cometiendo así un bloqueo patronal ilegal. Los trabajadores entonces se enfrentaron a un ataque antisindical implacable por los medios de comunicación. Los titulares, editoriales y comentarios alegaban que los trabajadores realizaron una huelga ilegal y pidieron que se despidiera a los “instigadores”. Pero los choferes declararon que estaban participando en una actividad protegida legalmente, no una huelga.

El 9 de octubre  Veolia suspendió al vicepresidente y administrador de pensiones y beneficios, Steven Gillis, y al presidente de la Comisión de Quejas y fundador de la local Stevan Kirschbaum. Días más tarde, también suspendieron al secretario de Actas y delegado principal,  Andre Francois; al tres veces ex presidente de la local y delegado Garry Murchison y al delegado y miembro fundador  de la local, Richard Lynch.

Estos miembros del Equipo de Solidaridad y líderes de la USW 8751 ahora se les conoce colectivamente como los Cinco del Sindicato de Autobuses Escolares (el Equipo de Solidaridad “Team Solidarity”, es una coalición de trabajadores de sindicatos de transporte escolar de los sindicatos Steelworkers, Teamsters y Amalgamated Transit Union.) La selección discriminatoria de estos líderes en particular, representa un esfuerzo calculado de Veolia y el alcalde Menino para romper la columna vertebral de la organización y la infraestructura del sindicato.

Los Cinco tienen décadas de reconocido liderazgo militante entre los/as trabajadores de la Local 8751. Su récord de activismo político de estar siempre firme con el sindicalismo y la comunidad en muchas luchas desde que el sindicato se fundó en 1977 — en contra de la pobreza, el racismo y la guerra y en defensa de los derechos de los/as trabajadores — es bien conocido y respetado en toda la región y en el mundo.

Los Cinco son colectivamente responsables por los beneficios de jubilación, el cumplimiento de los beneficios, los derechos civiles en el trabajo, el procesamiento de los agravios y arbitraje desde su redacción hasta su ejecución, y son la primera línea de defensa del contrato a nombre de todos los/as trabajadores. La vil y calumniosa campaña de Veolia contra los Cinco no es sólo un esfuerzo transparente por intimidar a los/as miembros de la local, sino un ataque abierto diseñado para romper el sindicato.

Desde el 8 de octubre, el alcalde Menino, los funcionarios del BPS y los medios corporativos orquestaron un ataque de pánico, afirmando falsamente que un “elemento bribón” en la local continuaba instigando con la amenaza de una huelga ilegal.

Luego, el 18 de octubre el Gerente General de Veolia, Alex Romano publicó una carta amenazando a todos los miembros del USW 8751, diciendo que todo trabajador que participara en la acción del sindicato para protestar la subasta de octubre, al día siguiente perdería los derechos de antigüedad en su ruta y estaría sujeto a disciplina.

El 19 de octubre, desde las 4 de la mañana en adelante, cientos de trabajadores/as protestaron frente a los portones del patio de autobuses Freeport para prevenir la subasta de octubre. La subasta está diseñada para asegurar las rutas a tiempo y seguras para los/as niños/as y el pago exacto a los conductores basados en la antigüedad, pero el Local 8751 considera esta oferta fraudulenta dadas las muchos violaciones de Veolia al contrato.

A pesar de las amenazas de Veolia, del alcalde Menino, de los funcionarios del BPS y de los grandes medios de comunicación, los trabajadores se mantuvieron firmes gritando al unísono, ¡”Veolia, decimos no! ¡No al ataque contra el sindicato”! Exigieron la reincorporación inmediata de los cinco líderes y el cese inmediato de todos los ataques contra el sindicato y sus miembros. Ni un solo trabajador cruzó la línea para participar en la falsa licitación.

A las 5:30 am del 19 de octubre, Charles Clemons, director de la estación de radio afroamericana de Boston Touch 106.1, se unió a la protesta, a la vez que expresó su solidaridad con la lucha de los conductores y difundió el programa en vivo desde la línea de piquete. Clemons felicitó al sindicato por su historia en la defensa de los asuntos de la comunidad, tal como la exitosa campaña para salvar la oficina de correos Grove Hall, así como la firme defensa de los derechos de sus miembros.

Contingentes sindicales de solidaridad de UNITE HERE Local 26, Federación Americana de Empleados Estatales, del Condado y Municipales de la Universidad de Harvard, y los trabajadores en huelga de “Insomnia Cookies”, parte de trabajadores industriales del mundo (IWW), se unieron a las miembros de la Red de Mujeres en Lucha y miembros del Equipo de Solidaridad de Brockton Teamsters Local 653 en el piquete.

Durante toda la mañana, la patronal de Veolia y el director de transporte BPS acosaron a los trabajadores, ambos grabando vídeo de la acción. A las 11:30 am, Veolia reconoció su derrota y cerró y bloqueó los portones. ¡Una vez más, la Local 8751, con la solidaridad de los/as trabajadores y la comunidad, se anotó una victoria en su campaña por la justicia!

En la mañana del 21 de octubre, la líder del sindicato y del Equipo de Solidaridad, Georgia Scott, expresó las demandas de los choferes y expuso el bloqueo ilegal de la compañía el 8 de octubre por la emisora Touch 106.1.  Esta entrevista fue un paso importante en la construcción de apoyo para los 5 del Sindicato de Conductores de Autobuses Escolares.

Los choferes dicen que están poniendo en marcha una campaña a gran escala dirigida a los padres y madres y a toda la comunidad de Boston.  Sus planes incluyen escribir una carta abierta a los padres y madres;  una reunión de solidaridad organizada por el Comité de Educación de Calidad Igual y la Alianza de Educadores Negros de Massachusetts; y circular peticiones y organizar una serie de conferencias dirigidas a líderes religiosos, sindicatos y organizaciones comunitarias de Boston.

El 21 de octubre, el abogado internacional del USW Alfred Gordon O’Connell, presentó un informe completo de 65 páginas en respuesta a las “acusaciones falsas e infundadas que Veolia Transportation ha dirigido” contra los cinco líderes sindicales.  El informe argumenta que los trabajadores estaban involucrados en actividades protegidas al protestar las prácticas laborales injustas tal y como se definen en la Ley Nacional de Relaciones Laborales, las cuales fueron seguidas por el bloqueo ilegal de Veolia.  El detallado y meticuloso informe concluye, “No es posible que la Empresa tenga motivo justo para disciplinar a las personas mencionadas y por lo tanto debe reintegrarlas al trabajo inmediatamente”.

La batalla de la subasta demostró una vez más que los miembros de la Local 8751 están dispuestos/as a luchar hasta ganar justicia.  Su lucha representa una inspiración para todos/as los/as trabajadores/as, no solamente en Boston sino por todo el país.

Para más información, vea el sitio de la red del Equipo de Solidaridad:  tinyurl.com/d5tntcg.