Ahora es el momento de solidaridad con Honduras

Las organizaciones Honduras USA Resistencia y la Red de Solidaridad con Honduras han emitido una convocatoria para unas Jornadas de Acción Nacionalmente Coordinadas en solidaridad con Honduras para el 28 de junio. Estas acciones conmemorarán el golpe de estado del año 2009 en ese país y expresarán solidaridad con el movimiento de resistencia en Honduras. El Centro de Acción Internacional y otras organizaciones han respaldado esta convocatoria.

Este llamado es crucial.

Llega en un momento importante no sólo para el pueblo de Honduras, sino para toda América Central, cuando se da la chocante noticia de que el criminal dictador Efraín Ríos Montt de Guatemala saldrá libre, lo cual hace estremecer a Centro América y al mundo. La solidaridad para evitar que otra atrocidad como esta ocurra en las Américas es cada vez más importante.

Hay hoy un silencio total en los Estados Unidos sobre la grave situación actual en Honduras.

La cifra de muertes de dirigentes y militantes de la resistencia es muy alta y las condiciones socio-económicas es una de las peores del mundo.

Es importante defender las elecciones presidenciales de noviembre para asegurar que sean libres y justas sin la intervención de los Estados Unidos y la oligarquía, quienes quieren que todo permanezca igual en Honduras. El Frente Nacional de Resistencia Popular tiene como candidata a la Presidencia a una mujer revolucionaria, Xiomara Castro y para Vicepresidente, a Juan Barahona, un dirigente sindical.

La necesidad de solidaridad con la resistencia hondureña y las masas hondureñas es grande y ahora es el momento para que los movimientos progresistas, solidarios y en contra de la guerra, intensifiquen sus esfuerzos por esta pequeña nación centroamericana.

‘Mala conducta periodística’: Honduras vs Venezuela

En mayo, Noam Chomsky y docenas de otros/as académicos emitieron una importante declaración que fue enviada al editor público del New York Times. La declaración demostró el inmenso contraste en la cobertura sobre Honduras y Venezuela.

La declaración titulada “Caso de mala conducta periodística”, comparaba la caracterización del presidente Hugo Chávez de Venezuela a la de los presidentes Roberto Micheletti y Porfirio Lobo en Honduras.

Su declaración lee en parte: “en los últimos cuatro años, el [New York] Times se ha referido a Chávez como un ‘autócrata’, ‘déspota’, ‘gobernante autoritario’ y ‘caudillo’ en su cobertura de noticias. … Durante el mismo período — – desde el derrocamiento militar del presidente electo de Honduras Manuel Zelaya el 28 de junio del 2009 — los colaboradores del Times nunca han utilizado esos términos para describir a Micheletti, quien presidió el régimen golpista después de la expulsión de Zelaya, o a Porfirio Lobo, quien lo sucedió. En cambio, el periódico los ha descrito en su cobertura de noticias como ‘interino’, ‘de facto’ y ‘nuevo’.

“Porfirio Lobo asumió la Presidencia tras ganar unas elecciones celebradas bajo el gobierno golpista de Micheletti. Las elecciones se caracterizaron por represión y censura, y observadores internacionales como el Centro Carter, boicotearon las elecciones. Desde el golpe de estado, las fuerzas armadas y la policía de Honduras rutinariamente han matado a civiles.

“En los últimos 14 años, Venezuela ha tenido 16 elecciones o referendos que se han considerado libres y justas por las principales autoridades internacionales. Jimmy Carter… concluyó que el ‘proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo’. Mientras que algunos grupos de derechos humanos han criticado al Gobierno de Chávez, Venezuela no ha tenido ningún esquema de las fuerzas de seguridad del estado asesinando a civiles, como es el caso de Honduras”.

Nada de esto llega de sorpresa para los/as pensadores/as más progresistas y con conciencia de clase. Los medios de comunicación burgueses siempre representarán los intereses del opresor sobre los de los/as oprimidos y mentirán, distorsionarán y tergiversarán a voluntad.

Represión provoca resistencia

El 28 de junio de 2009, un golpe militar derrocó al presidente electo de Honduras, Manuel Zelaya. Un presidente de facto, Porfirio Lobo, fue seleccionado en elecciones fraudulentas durante un estado de emergencia.

Durante estos últimos cuatro años, un sangriento golpe de estado ha llevado a una terrible represión. Honduras tiene ahora la tasa de homicidios más alta del mundo. Se ha convertido en el segundo país más pobre del hemisferio, después de Haití.

Según la red de solidaridad con Honduras (HSN por las siglas en inglés), ha habido al menos 206 asesinatos de activistas de la resistencia motivados por razones políticas. Las Fuerzas Armadas y la policía, así como ejércitos privados, realizan estas atrocidades.

Es de destacar la rampante violencia patrocinada por el estado en el valle del Aguán, donde una sorprendente cifra de 104 líderes campesinos/as han sido asesinados/as. Más de 50 abogados/as, 30 periodistas y decenas de sindicalistas y maestros/as han sido asesinados, dice HSN.

La comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, y transgéneros de Honduras también se ha convertido en un blanco especial en lo que sólo puede describirse como una campaña brutal de “limpieza étnica”.

Según el periodista hondureño Marco Cáceres: “hay una epidemia de ‘feminicidios’ en Honduras. Más de 3.000 mujeres han muerto violentamente en Honduras desde el año 2002”. (The Huffington Post, 31 de mayo)

Según las Naciones Unidas, en el 2011 Honduras tuvo la tasa nacional más alta de asesinatos: 91,6 homicidios por cada 100.000 habitantes. En comparación, la tasa en Estados Unidos es de menos de 5 por cada 100.000 personas. (Washington Post, 2 de junio)

El Washington Post atribuye este derramamiento de sangre a “un legado de las guerras de la década de 1980 y las armas que dejaron atrás, y en parte es el producto del narcotráfico internacional. Según el Departamento de Estado, casi un 80 por ciento de la cocaína transportada a Estados Unidos pasa a través de Honduras. Una parte importante del problema, sin embargo, es la guerra entre pandillas”.

Pero en realidad, lo que está detrás del derramamiento de sangre en Honduras es la lucha de clases, la lucha histórica de los/as trabajadores/as contra la clase capitalista. Es la lucha de los/as latinoamericanos/as y de todas las naciones oprimidas de luchar por su independencia, libre de la dominación del imperialismo estado­unidense.

Cuando el presidente Zelaya señaló durante su administración que él se unía a la corriente izquierdista que actualmente avanza en América Latina; cuando se vislumbró su alianza con el presidente Chávez y la Revolución Cubana y no con Washington; cuando indicó que él pretendía utilizar los recursos naturales hondureños para el pueblo y no para ganancias imperialistas, la historia cambió para siempre en Honduras.

Honduras es un país pequeño con unas 8 millones de personas. Es el hogar de muchas etnias mayas y garífunas. Es rica en frutas, minerales, café y caña de azúcar y, últimamente, por la exportación de ropa.

Pero según el Banco Mundial, el 59 por ciento de la población vive por debajo de la línea de pobreza. Se estima que más de 1,2 millones de personas están desempleadas. Según el Índice de Desarrollo Humano, Honduras es el sexto país menos desarrollado y más pobre en América Latina, después de Haití, Nicaragua, Guatemala, Guyana y Bolivia.

¿Sorprende entonces que un Mel Zelaya emerja? ¿Es de extrañar que las masas hondureñas se hayan levantado para luchar por acabar con la pobreza y la represión? Este levantamiento está creciendo y madurando cada día y tiene muchas formas de lucha.

Se ha formado una coalición que se llama el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) que ha creado un partido político que se llama el Partido de la Liberación y Refundación (LIBRE).

El Partido LIBRE es el que tiene como candidata y candidato a Xiomara Castro y Juan Barahona, para presidenta y vicepresidente respectivamente. La elección tendrá lugar el 24 de noviembre.

Los objetivos de EE.UU. siguen iguales

Está claro que los objetivos de Washington siguen siendo los mismos que antes. La administración Obama se niega a reconocer al gobierno del presidente Nicolás Maduro de Venezuela, mientras permite que el asesino de Guatemala, Ríos Montt, camine libremente.

Tal y como lo hace en México, la administración Obama está operando en Honduras bajo el pretexto de luchar contra las drogas para, de hecho, ocupar Honduras. Cuenta con agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por las siglas en inglés) operando allí, y ha pedido un aumento del 20 por ciento en fondos para la Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana que supuestamente entrena a las fuerzas policiales y patrocina programas para la juventud.

Si el gobierno estadounidense realmente quisiera luchar contra las drogas, todo lo que tendría que hacer sería establecer fuentes de trabajo y programas de recreación en este país. No tiene por qué llevar a cabo acciones estilo Rambo en las Américas para luchar contra las drogas.

Se ha demostrado que las fuerzas que reciben fondos de los Estados Unidos trabajan solo para un propósito: infundir terror en el pueblo a fin de sofocar la resistencia.

Informó Prensa Asociada el 23 de marzo, que las unidades de la policía que Estados Unidos quiere financiar y entrenar están todas bajo el mando del general Juan Carlos Bonilla, conocido como el “Tigre”. En el 2002, Bonilla fue acusado de tres asesinatos y estaba implicado en más de 10 muertes y desapariciones.

Pero la resistencia en Honduras sigue creciendo y no se deja intimidar por Lobo ni por Washington.

El 28 de junio, en diferentes ciudades de los Estados Unidos, el movimiento de solidaridad exigirá el fin a la represión en Honduras y para que las elecciones de noviembre sean libres de la intervención de Estados Unidos y la oligarquía. El movimiento de solidaridad en los Estados Unidos, incluyendo el Centro de Acción Internacional, está también organizando delegaciones a Honduras en noviembre para participar en la observación de las elecciones como también para reunirse con la resistencia.

Para obtener más información sobre estos eventos y participar en la delegación, visite www.iacenter.org.