‘Nakba’ significa desastre, pero no entrega

El 15 de mayo marca el 65º aniversario del inicio de lo que los/as palestinos/as y sus partidarios/as llaman el Nakba, “el desastre”, que fue el resultado de la fundación ilegal en 1948 del estado de Israel con la plena cooperación del imperialismo internacional.

La fundación del estado israelí estuvo acompañada de masacres y del traslado forzoso a través del terror e intimidación de las tres cuartas partes de la población de Palestina en aquel momento. Unas 750 ciudades y aldeas fueron literalmente borradas de la faz de la tierra y los escombros arrasados por maquinaria pesada. En violación al derecho internacional, sin ni siquiera mencionar los derechos humanos de los/as palestinos/as, el ejército israelí ocupó casas y terrenos árabes, prometiendo que nunca permitirían al pueblo que habían desarraigado y expulsado tan cruelmente, volver a su antigua patria.

En 1967, en otra guerra de agresión, los israelíes tomaron Cisjordania, Gaza y los Altos del Golán, donde permanecen como ocupantes.

Aunque la fundación de Israel es alabada en países como Estados Unidos, el cual continúa suministrando miles de millones de dólares en ayuda militar al régimen de apartheid, millones de personas dentro y fuera de Palestina marcarán el Nakba con solemnes conmemoraciones, manifestaciones militantes y con solidaridad.

En mayo, el mundo académico quedó sorprendido cuando el conocido teórico físico Stephen Hawking anunció que se unía al boicot académico de Israel y no asistiría a una conferencia internacional allí en junio.  Hawking, quien participa en muchas reuniones intelectuales a pesar de estar totalmente paralizado por una forma debilitante de la enfermedad neurodegenerativa ALS (enfermedad de Lou Gehrig), agregó: “Si hubiera asistido, habría indicado mi opinión de que la política del actual gobierno israelí probablemente resulte en desastre”.  (Time.com, 13 de mayo)

Hawking tiene un récord de apoyar causas progresistas.  Llamó la invasión estadounidense de Irak un “crimen de guerra”.  Sin embargo, los medios de comunicación imperialistas del mundo gritaron con indignación.  Alan Dershowitz, que aparenta ser defensor de los “derechos humanos”, llamó a Hawking un “ignorante” e insinuó que es antisemita por oponerse al tratamiento de los/as palestinos/as por Israel.  Dershowitz llamó a Hawking un ciego seguidor presionado por el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), el cual admitió que ha ganando terreno alrededor del mundo.  (mondoweiss.net, 10 de mayo)

Una protesta en abril contra una celebración de la independencia israelí en la ciudad de Gold Reef en Johannesburgo, organizada por la Federación Sionista de Sudáfrica recibió una respuesta más directa y brutal.

Durante la protesta por unos/as 250 simpatizantes de Palestina, incluyendo una gran cantidad de la Coalición de Sindicalistas Sudafricanos, dos mujeres jóvenes que se manifestaban fueron atacadas violentamente por el grupo sionista de la Organización de Seguridad Comunitaria (OSC).  Sus manos fueron atadas con cables, sus caras cubiertas y sus cabezas destrozadas contra el pavimento de concreto en el estacionamiento de carros.

Otros/as manifestantes fueron empujados/as por fuerza en las escaleras mecánicas.  Uno fue cercado en un pasillo, donde fue pateado repetidamente en el estómago por más de cinco miembros de la OSC.  Él sufrió trauma cerebral.  Miembros de la comunidad sionista que asistieron al evento también le pegaron varias veces en la cara a una manifestante, resultando en una grave lesión inflamatoria.

La OSC, que está dirigida por un ex oficial del ejército israelí, había insistido en el control total de todos los arreglos de seguridad para el evento.

Por supuesto, la represión de la solidaridad internacional no se puede comparar con la ejercida diariamente por las fuerzas israelíes contra los/as palestinos/as en los territorios ocupados y en el propio Israel.  En 2011, por ejemplo, más de una docena de palestinos/as fueron baleados/as y asesinados/as mientras pacífica y valientemente caminaban desde Siria hacia la frontera con Israel, afirmando su derecho a regresar a los hogares de los cuales habían sido expulsados/as hace tantas décadas.

El movimiento BDS es un importante desarrollo en apoyo a la lucha palestina.  Movimientos como éste, junto a la justa resistencia de las masas oprimidas de Palestina, acelerarán el día cuando la catástrofe de 1948 se convierta en victoria.