Bannon, ¡lo Peor!

¿Qué está haciendo Stephen Bannon en el Consejo de Seguridad Nacional? El CSN es el comité ejecutivo del complejo militar-industrial e incluye un panel de asesinatos secreto. (Reuters, 5 de octubre de 2011)

El proto-fascista Bannon es el principal estratega político de Trump y ex jefe del derechista Breitbart News, el medio de comunicación preferido de los supremacistas blancos. Fue Bannon quien anuló la decisión del Departamento de Seguridad Nacional de eximir a titulares de tarjetas verdes [de residencia] de la prohibición de Trump a las/os viajeros de países musulmanes. (New York Times, 29 de enero)

Mientras que a Bannon le dieron un asiento permanente en el CSN, la posición del general de Marina Joseph Dunford, nombrado por Obama y quien dirige el Estado Mayor Conjunto, fue degradada. Dunford asistirá a las reuniones del CSN sólo cuando sea invitado. También lo hará el Director de Inteligencia Nacional.

El CSN ya está dirigido por el ex teniente general del ejército Michael Flynn, ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa, quien fue despedido de ese cargo por el presidente Obama en 2014.

Desde entonces, Flynn ha tuiteado acerca de Hillary Clinton estar involucrada con el “tráfico sexual de niños” y haber “secretamente librado la guerra” contra la Iglesia Católica. Flynn también acusó a Obama de haber “lavado” dinero para terroristas. (Politico, 5 de diciembre 2016)

Hacer Flynn Asesor de Seguridad Nacional y promover Bannon, mientras se degrada al Gen. Dunford, significa que el CSN puede llevar a cabo reuniones sólo con los aliados de Trump. Esa es una fórmula siniestra para establecer un estado policial, tal vez en coordinación con el FBI.

Esto podría ser una opción real si hay una nueva guerra o simplemente para aplastar cualquier oposición a Trump. En los últimos 75 años, el capitalismo estadounidense no ha salido de una crisis económica sin una nueva guerra.

Ayudando a este escenario de pesadilla están los demócratas del Senado. Sólo un senador votó en contra de la confirmación de “Mad Dog” (perro rabioso) James Mattis como Secretario de Defensa de Trump.

Kirsten Gillibrand, de Nueva York, fue la única que se opuso a poner al ex general de la Marina a cargo del Pentágono, lo que es una burla al control civil de los militares. El resto del “mejor cuerpo deliberativo del mundo” no tuvo ningún problema con el militar que ha declarado: “Es divertido disparar a algunas personas”. (ABC News, 1 dic. 2016)

Sólo unos 11 senadores votaron en contra de confirmar a John Kelly – otro ex-general de cuatro estrellas de la Marina – como el Secretario de Trump para Seguridad Nacional. Los policías de Kelly en los aeropuertos han violado las órdenes de los tribunales federales llevando a cabo la directiva racista de Trump para evitar la entrada de inmigrantes musulmanas/es.

No es tan sorprendente que el líder demócrata del Senado Chuck Schumer votara por Mattis y Kelly. Pero también lo hizo el senador Bernie Sanders. No es por eso por lo que millones de votantes votaron por Sanders en las primarias demócratas del año pasado.

El voto de Sanders apoyando a “Mad Dog” y Kelly no era tanto una capitulación al militarismo, como un voto de alianza con él. Los liberales como Sanders realmente creen que rodeando a Trump con “adultos” como estos dos ex-generales de alguna manera restringirá a la Casa Blanca.

Esa ilusión fue arruinada cuando Trump nombró a Bannon al CSN. Sólo el pueblo puede detener a Trump. ¡A permanecer en las calles!