Sin virus de Zika, EUA rezagado en salud

Ahora que la atención está en los recientes nacimientos de más de 4.000 bebés con microcefalia – cabezas anormalmente pequeñas – en Brasil, un país en desarrollo con una historia de opresión colonial y profunda pobreza, es hora de examinar la mortalidad infantil y materna, y la longevidad en EUA, uno de los países más desarrollados y ricos del mundo, pero con un gran número de personas muy pobres y una historia de racismo virulento.
Mientras los informes sobre microcefalia se convirtieron en noticias internacionales, el New York Times, el Washington Post y otras fuentes de noticias reportaron el 1 de febrero que, de acuerdo con la Academia Americana de Neurología, se estima que 25.000 recién nacidos reciben un diagnóstico de microcefalia cada año en EUA. A diferencia de Brasil, donde se sospecha que el brote del virus Zika sea la posible causa, aquí no existe esa relación. La microcefalia puede ser causada por muchos factores, pero la prevalencia de microcefalia en EUA debe ser evaluada junto a otras noticias devastadoras en el cuidado de la salud infantil y materna en este país.

Racismo y mortalidad infantil

Estados Unidos tiene la peor tasa de mortalidad infantil de los países industrializados o desarrollados, mayor que cualquiera de los otros 27 países desarrollados, según un informe del Centro para el Control de Enfermedades en 2014. El Washington Post llamó al reporte del CDC una “vergüenza nacional”. (29 de septiembre, 2014)

El informe del CDC encontró altas tasas de bebés con bajo peso al nacer y defectos de nacimiento. La mayoría de estos problemas son causados por nacimientos prematuros, que son muy altos en EUA.

En general, la tasa de mortalidad infantil – bebés que mueren antes de su primer año – en EUA se ha reducido de 9 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 1990 a 6 en 2013. Esta cifra, sin embargo, coloca a EUA detrás de otros 25 países industrializados. Incluso Cuba revolucionaria, que ha estado bajo un bloqueo EUA durante más de medio siglo, tiene una tasa de mortalidad infantil más baja: 4,63 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

Sin embargo, esto no es todo. Para la América blanca, la tasa de mortalidad es de 5,2 muertes infantiles por cada 1.000 nacidos vivos, mientras que para la América negra la tasa es más del doble: 11,5 muertes por cada 1.000 nacimientos. Esto significa que los bebés negros en EUA tienen una tasa de supervivencia más baja que los bebés en otros 64 países, poniéndolos aproximadamente al nivel de Tailandia.

Hay que destacar el papel y la responsabilidad de la clase capitalista por este desastroso fracaso aquí en el centro del imperialismo mundial. El obvio impacto del racismo en todos los niveles de la sociedad de EUA y en todos los niveles de los servicios sociales debe ser combatido.

Muertes maternas aumentan en EUA

En la mayor parte del mundo, las estadísticas de salud están mostrando una mejora constante. Pero no en EUA. Considere las estadísticas sobre el índice de muertes maternas, calculadas durante y hasta 42 días después del parto.

A nivel mundial se ha producido una constante disminución de la tasa de mortalidad materna. EUA es el único entre los países desarrollados, donde lo contrario es cierto.

Un informe de la CNN el 1 de diciembre de 2015, en base a estudios realizados por la revista médica The Lancet y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPE), declaró: “Es difícil de comprender cómo los Estados Unidos, una de las naciones más ricas del mundo, es ahora uno de los ocho países – entre ellos Afganistán y Sudán del Sur – donde el número de mujeres que mueren como resultado del embarazo y el parto está subiendo. …

“En primer lugar, los números: Hace más de 25 años, en 1987, hubo 7,2 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos en EUA, según el CCPE. En 2011, ese número se duplicó, pasando a 17,8 muertes por cada 100.000 nacidos “.

Los totales crecieron peor aún, a 18,5 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, en 2014.

Una mujer en EUA tiene más de 10 veces la probabilidad de morir por una causa relacionada con el embarazo que una mujer en Austria, Bielorrusia o Polonia, según el abarcador informe “Estado de las Madres del Mundo 2015”, publicado por Save the Children. El informe advirtió: “Es el peor rendimiento de cualquier país desarrollado en el mundo”.

Casi todos los comentarios sobre este continuo deterioro en EUA explicaron que en cualquier otro país industrializado, todas las mujeres tenían acceso a la atención médica gratuita o de bajo costo, incluida la anticoncepción.

El deterioro se extiende mucho más allá de los problemas de salud inmediatos.

Aumento de pobreza infantil

La pobreza infantil en EUA es también el peor de los casos en el mundo desarrollado y que crece día a día.

Por primera vez en al menos 50 años, la mayoría de las/os estudiantes de escuelas públicas en todo el país se consideran de “bajos ingresos” y con necesidad de nutrición básica, según un estudio de 2015 por la Southern Education Foundation.

Por supuesto, la creciente pobreza de las/os niños está conectado a la creciente pobreza de sus madres y padres. Todas las familias, pero especialmente las encabezadas por madres solteras, se ven afectadas por salarios que han estado cayendo durante casi 30 años, según un informe del Centro de Investigación Pew.

La esperanza de vida en EUA, a pesar de los impresionantes avances en la ciencia médica, no se ha mantenido al día con el resto del mundo desarrollado. Los EUA se ubican por debajo de otros 41 países en la esperanza de vida.

Dos estudios, uno de la Universidad de Wisconsin que evaluó datos de 1992 a 2006, y el otro de la Universidad de Washington que abarca desde 1985 hasta 2010, encontraron que la esperanza de vida femenina se había estancado o disminuido en un 45 por ciento de los condados de EUA. Aunque los avances en la medicina y la tecnología han prolongado la esperanza de vida y han disminuido las muertes prematuras en general, las mujeres en casi la mitad de los condados en los EUA estaban muriendo cinco años antes de lo que lo hicieran sus madres.

Esta caída por debajo del resto del mundo desarrollado respecto a la mortalidad infantil, en el porcentaje de niñas/os nacidos con defectos congénitos graves, en mortalidad materna y en la esperanza de vida es especialmente alarmante, ya que ha estado ocurriendo bajo condiciones que se consideran normales. Pero al alerta detrás de todos estos estudios está la creciente conciencia de que EUA no está preparado para hacer frente a crisis nuevas o extraordinarias, ya sea el brote de un virus nuevo o no estudiado como el Zika, una catástrofe climática o un colapso económico que causaría más estragos en las vidas de millones de personas que están luchando para apenas sobrevivir.

Los estudios realizados por respetadas organizaciones de salud internacionales y nacionales y la preocupada cobertura en los principales medios corporativos no pueden cambiar esta dinámica. La clase dominante empresarial en EUA, con su enorme control sobre el aparato político, ha sido capaz de sabotear constantemente iniciativas gubernamentales que podrían revertir seriamente esta falta, por una razón: ganancias. La concentración de la riqueza en cada vez menos manos tiene prioridad sobre las necesidades humanas.

Esta es la única estadística que está aumentando en una tasa nunca antes vista — la concentración de la riqueza en manos de un pequeñísimo grupo de propietarios corporativos y financieros. Hay que destacar estas cifras sobre la extrema riqueza capitalista una y otra vez cuando se habla de las condiciones de deterioro para millones de personas.

Ignorar la creciente concentración de la riqueza, oculta la esencia del problema. Los 62 multimillonarios más ricos del mundo, muchos de los cuales utilizan su influencia financiera para controlar la política de Estados Unidos, tienen ahora la riqueza que la mitad más pobre de la población mundial. Su riqueza ha aumentado desmesuradamente. Hace solo cinco años, había 388 súper-ricos cuya riqueza igualaba la de la mitad de la humanidad.

Solo para ampliar esto al 1 por ciento de los más ricos del mundo, ellos ahora poseen más que el otro 99 por ciento combinado.

Este es el principal obstáculo para todo desarrollo humano.