En Alabama, policías, Klan y estado van juntos

De acuerdo con un blog activista de Alabama, el Henry County Report, algunos policías y ex policías en Dothan-Alabama, plantaron evidencias falsas de drogas y armas de fuego en jóvenes negros sin antecedentes penales, de 1996 a 2004, lo que resultó en muchas convicciones aparentemente injustas. El artículo del 1 de diciembre del blog también culpa al fiscal de distrito Doug Valeska, del Distrito Judicial 20 de Alabama, de encubrir este hecho delictivo y proceder con el enjuiciamiento de personas inocentes.

El blog además señala que los miembros del Departamento de Policía de Dothan pertenecen a una organización neo-confederada racista. Uno de los mencionados, el ex sargento Andy Hughes, es ahora director adjunto de Seguridad Nacional de Alabama. Un blog de fotos muestra a un grupo de hombres blancos posando con una gran bandera de la Confederación y los identifica como policías de Dothan, incluyendo a Hughes. (Al.com)

El blogger, Jon Collins, del Proyecto de Justicia de Alabama, dice que sus cargos están corroborados por récords, algunos de los cuales ha publicado, filtrados por miembros del departamento de policía. Él declara que autenticó los documentos filtrados con varios policías, entre ellos un ex sargento de la Oficina de Asuntos Internos Dothan. (alabamajusticeproject.com)

Medios sociales y corporativos rápidamente publicaron el informe, y rápidamente minimizaron los documentos aduciendo que no daban ninguna prueba definitiva de los cargos. Un comentario de la revista Slate dijo: “La evidencia que Carroll ha presentado hasta el momento no es suficiente. Eso no significa que el Departamento de Policía de Dothan es inocente de las acusaciones. Sólo significa que no podemos pretender que sabemos que sus policías son culpables de los crímenes que Carroll alega…. En este momento no sabemos lo que pasó en Dothan”. (Tinyurl.com/nho9hzp)

Pero sí sabemos lo que pasó en Dothan. Si miramos más allá de los criterios estrechos de lo que constituyen “pruebas” dentro de un sistema de derecho burgués, podemos acusar de racismo a la policía de Dothan, la ciudad y al propio sistema de injusticia de Alabama.

Podemos comenzar con el hecho de que el jefe de policía de Dothan Steve Parish nombró a su hijo, Nathan Bedford Parish, por el fundador y Gran Mago del Ku Klux Klan, Nathan Bedford Forrest.

Luego podemos observar que en junio de 2015, un juez federal falló a favor de un caso presentado por un policía veterano negro contra la ciudad de Dothan. La orden establece que hubo un patrón de racismo en el departamento, incluyendo el hecho de que Parish y otros policías de Dothan han sido o son miembros de los Hijos de los Veteranos Confederados. Este grupo aboga por un retorno a un sistema de esclavitud y apartheid, y ha estado en la lista de “Vigilancia del Odio” del Southern Poverty Center porque los elementos derechistas más extremos se han apoderado de los capítulos locales. (tinyurl.com/p3fjp3b)

El caso federal enumera muchos comentarios viles y artefactos racistas dentro de la estación de policía, incluyendo una representación de un presidente Barack Obama carbonizado y linchado. (tinyurl.com/hkf962w)

Existe el racismo en el sistema jurídico local. El procurador general Doug Valeska, del Vigésimo Circuito Judicial, ha tenido casos impugnados en apelación debido a su exclusión sistemática de negros en los jurados, así como veredictos eliminados por “prueba ilícita y comentarios inapropiados a los jurados”. (Washington Post, 3 de diciembre)

Hay una profunda historia de racismo entre la policía local en Alabama – desde los “patrulleros de esclavos” que aprehendían y golpeaban para retornarlos a la esclavitud a las/os negros que escapaban, hasta el programa ‘arrendamiento de condenados’ del tiempo de la era de Reconstrucción que re esclavizaba a los trabajadores negros liberados y pagaban sus salarios al Estado, en vez de a los trabajadores. Hoy en día, las “prisiones de deudores” obtienen ganancias cobrándole honorarios exorbitantes por los servicios judiciales a las/os prisioneros, principalmente gente de color.

Después de la criminalización del trabajo de personas negras libres en todo el Sur en la década de 1870, además de estar atrapadas en el sistema ‘arrendamiento de condenados’, también los blancos individualmente les hacían trabajar por la fuerza – de hecho, otra esclavitud.

Tal fue el caso en 1903, cuando un fiscal federal que estaba exponiendo cientos de casos de servidumbre involuntaria en Alabama recibió una desesperada llamada de un abogado de Dothan. Su cliente, Enoc Patterson, estaba retenido como peón – por el jefe de la policía de Dothan.

En 1912, la ciudad de Dothan se convirtió en una ciudad totalmente blanca cometiendo “limpieza racial” cuando expulsó a toda la gente negra del pueblo en un motín de supremacía blanca. (Elliot Jaspin, “Aguas Amargas: la historia oculta de limpieza racial en Estados Unidos”)

Este espantoso racismo no es una cosa del pasado en Dothan. En 2011 y 2013, paralelo a una oleada en EUA de reclutamiento racista, volantes del Ku Klux Klan fueron distribuidos en la ciudad, y en el 2009 el KKK había prendido fuego a una cruz en un barrio negro en la ciudad contigua de Ozark. (Dothan Eagle)

En el Henry County Report, Jon Collins pide una investigación federal sobre el racismo actual en el sistema legal y en el Departamento de Policía de Dothan. Sin lugar a dudas, el racismo existe, dada la evidencia de la historia, así como los recientes casos de la corte federal – como existe en todo EUA.

Quinton Parrish, un hombre afroamericano en la mira de la policía de Dothan, ha solicitado que intervenga el Departamento de Justicia de EUA. Describe las acciones de la policía de Dothan como “una forma de terrorismo doméstico que debe detenerse”. (Henry County Report, 7 de diciembre)

Collins dice que las fuentes aún anónimas que filtraron los documentos esperan que “el estado de ánimo del país” es ahora tal que se pueda llamar la atención sobre la injusticia en Dothan.

Al entrar EUA en un período de mayor crisis económica y belicismo, aumenta el que la gente de color, especialmente las/os inmigrantes y musulmanes, se conviertan en chivos expiatorios.

La policía se creó para proteger los bienes e intereses de la clase propietaria. La función de la policía es mantener a todas/os los trabajadores y todas/os los oprimidos – mujeres, personas de color, personas con discapacidad y personas de géneros y sexualidades no conformistas – de levantarse juntas/os contra las brutales condiciones impuestas a nosotras/os por la explotación capitalista.

Una de las fuerzas que cambian “el estado de ánimo del país” ha sido el activismo consistente contra la brutalidad policial y el terror estatal por el movimiento Vidas Negras Importan y sus aliadas/os en todo EUA.

Ahora, la resistencia contra la campaña racista de Donald Trump, como el cierre exitoso de su manifestación recientemente en Carolina del Norte, está levantando solidaridad a través de un espectro cada vez más amplio de personas. Una Guardia de Defensa de Trabajadores contra el KKK ha sido puesta en marcha por varios locales de Vermont del sindicato United Electrical, Radio and Machine Workers of America/UE.

Una resistencia inquebrantable a la policía y a la injusticia estatal contra las/os trabajadores y todas/os los oprimidos sólo puede lograrse a través de organización militante antirracista.