La solidaridad llega a Cuba después del huracán

By on November 14, 2012

Antes de arrasar el lado oriental de los Estados Unidos, el huracán Sandy pasó por las islas del Caribe, causando muertes en Jamaica, Haití, Puerto Rico, Bahamas y hasta en la bien preparada isla de Cuba.

A pesar de las 330.000 evacuaciones en las provincias orientales, Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande de la isla con casi medio millón de personas, informó nueve muertes y Guantánamo dos muertes, principalmente por el colapso de edificios y caídas de árboles. La provincia de Holguín también fue duramente golpeada, pero no sufrió bajas. El diario Granma informó sobre los primeros estimados de daños a 132.733 viviendas, quedando 15.322 totalmente destruidas y 43.426 sin techo.

El 26 de octubre, la estimación del daño inicial fue de más de $2,1 mil millones, sin incluir las pérdidas en turismo, azúcar, café y otros cultivos, construcción, farmacéutica y otros sectores productivos.

Además de las pérdidas en la agricultura, las redes de producción, procesamiento y distribución de alimentos en Santiago quedaron seriamente dañadas. Con 186 tiendas de abastecimiento destruidas, las casas o los lugares de trabajo se han convertido en centros de distribución para la canasta familiar de alimentos racionados. Once unidades de preparación de alimentos sirven comidas. Las tiendas de campaña que generalmente son utilizadas para el proyecto de recreación Noches de Santiago, se están utilizando por 29 ayuntamientos para la distribución y venta de alimentos preparados. (Juventud Rebelde, 2 de noviembre)

El desafío inmediato más apremiante es restablecer la energía eléctrica a la provincia de Santiago de Cuba, donde la tormenta afectó a todos los 127 circuitos disponibles. Raúl García Barreiro, director general de la Unión Nacional Eléctrica, dirige a más de 2.000 trabajadores luchando para volver a conectar la provincia a la red eléctrica nacional. El presidente Raúl Castro, que visitó las provincias dañadas por la tormenta dijo, “No me voy hasta que Santiago tenga electricidad”. (Granma, 3 de noviembre)

Además de enviar trabajadores de la electricidad y otros trabajadores especializados y más equipo pesado, las otras provincias envían materiales, incluyendo postes, materiales para techo y comida. La producción de transformadores y la cosecha de los cultivos se aceleraron. Artemisa, una provincia al oeste de Cuba envió 940 toneladas de batatas y 40 toneladas de malanga, excedentes de la abundante cosecha de este año. Octavio Morera, un estibador trabajando con otros para llevar ayuda, dijo que se habían comprometido para ayudar a las víctimas de Sandy. La solidaridad dijo, “es lo que nos hace cubanos y es una manera de pagar por toda la ayuda que hemos recibido cuando hemos sido afectados por tormentas similares”. (Agencia de Noticias de Cuba, 2 de noviembre)

La solidaridad internacional también está llegando. Venezuela comenzó un puente aéreo de siete días para enviar 646 toneladas de alimentos no perecederos, agua, equipo y maquinaria para Cuba y Haití. La República Dominicana envió escaleras altas para la restauración eléctrica. El 3 de noviembre, Bolivia envió el primero de dos cargamentos de agua y alimentos por un total de 120 toneladas de ayuda, subrayando la solidaridad que Cuba ha demostrado para ayudar a eliminar el analfabetismo y formar a médicos bolivianos. Rusia envió 30 toneladas de suministros para la construcción.

El 31 de octubre, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba informó haber enviado mensajes de condolencia a los gobiernos de las Bahamas, Canadá, Estados Unidos, Haití y Jamaica por la pérdida de vidas humanas y daños materiales significativos causados por el huracán Sandy.

Un obstáculo importante para la recuperación luego del huracán y para el desarrollo económico y social es el bloqueo económico estadounidense de Cuba, que ha durado más de medio siglo y ha costado a Cuba tanto como $1,07 billones.

El 13 de noviembre, una resolución de la ONU pidiendo el fin del bloqueo será votada por la Asamblea General. Pasará por 21 año consecutivo, con una votación unánime salvo Estados Unidos, Israel y tal vez uno o dos pequeños países dependientes de los Estados Unidos. Es tiempo para que Washington normalice las relaciones con Cuba socialista, libere a los 5 Cubanos que están injustamente detenidos en cárceles de Estados Unidos, y ponga fin a su inconstitucional prohibición de que los/as residentes estadounidenses viajen a Cuba.

La Red Canadiense pro Cuba ha lanzado una campaña de “Fondo de ayuda de Sandy”. En Estados Unidos, las contribuciones pueden hacerse a través de “Global Links” en http://globallinks.org.

Find more like this: Mundo Obrero ,


UA-33407704-1