Con el régimen ucraniano en Kiev aparentemente al borde del colapso, algunos de los gobiernos de la OTAN liderada por Estados Unidos están discutiendo una nueva escalada. Las fuerzas de la clase obrera en estos países imperialistas deben movilizarse para detener la escalada.

Primero, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo al Congreso que si Rusia derrota a Ucrania, significa que la OTAN y Rusia estarán en guerra.

Luego, el presidente francés Emmanuel Macron señaló que Francia podría enviar tropas terrestres a Ucrania. Tan recientemente como el 14 de marzo, añadió en televisión en horario de máxima audiencia: “Si Rusia ganara, … ya no tendríamos seguridad en Europa.” (politico.eu)

Al día siguiente, el canciller alemán, Olaf Scholz, Macron y el primer ministro polaco, Donald Tusk, se reunieron en Berlín para hacerse una foto y demostrar su hostilidad común hacia Rusia.

Protesta en Berlín, Alemania, el 25 de febrero de 2023, contra el envío de armas a Ucrania.

Hay presiones sobre Scholz para que envíe misiles de crucero TAURUS de largo alcance a Ucrania, misiles que podrían alcanzar Moscú. Hasta ahora, Scholz se ha negado. Pero recordemos que Scholz cedió a la presión para unirse a las sanciones de Estados Unidos sobre las fuentes de energía rusas en 2022, a pesar del coste para la industria alemana.

La inteligencia rusa informa de una discusión interceptada entre oficiales alemanes sobre cómo los misiles TAURUS podrían utilizarse para destruir el largo puente que conecta Crimea, que forma parte de Rusia, con Ucrania.

El presidente ruso Vladimir Putin recordó entonces a los gobiernos imperialistas de Occidente que Rusia es también una potencia nuclear y que la estrategia rusa permite el uso de estas armas si su existencia y soberanía se ven amenazadas.

Quizás Macron escuchó por fin a Putin. Tal vez escuchó a los trabajadores y agricultores de Francia. El 16 de marzo se retractó de su amenaza de enviar tropas terrestres. Empezó a murmurar sobre la posibilidad de negociar un alto el fuego en Ucrania durante los Juegos Olímpicos, que comienzan en París el 26 de julio.

Puede parecer absurdo que los gobiernos de las potencias imperialistas occidentales se arriesguen a una guerra tan devastadora. Una guerra para continuar la agresiva expansión de la OTAN hacia el este, utilizando un régimen corrupto en Kiev construido con el apoyo de elementos fascistas. Esto sería ciertamente aborrecible para cualquier trabajador de esos mismos países de la OTAN, que no tendrían nada que ganar y todo que perder.

Pero recuerden que hace sólo 30 años Washington estaba explotando a un servil régimen ruso postsoviético bajo Boris Yeltsin, estaba trasladando la industria estadounidense a la China Popular para aumentar los beneficios, estaba tramando una guerra para destruir Yugoslavia y planeando un siglo XXI en el que el capital estadounidense gobernara un imperio mundial.

El sueño del imperio se desvanece

Lo que está llevando a la clase dominante imperialista estadounidense y a sus serviles aliados a un frenesí bélico es que la realidad está haciendo añicos su sueño de imperio. Peor aún, sus márgenes de beneficio no han dejado de reducirse, especialmente desde la crisis financiera capitalista de 2008.

La superioridad de los imperialistas en tecnología, industria y finanzas se está erosionando. Su propaganda, contradicha por el genocidio de Gaza -del que son cómplices- convence cada vez a menos de los 8.000 millones de habitantes del planeta de su superioridad. Sólo están por delante en armamento, e incluso eso está disminuyendo. Un sector cada vez mayor de la clase dominante imperialista ha empezado a dudar del futuro de su capacidad de explotación, y ese miedo hace peligrosos a los capitalistas.

Los privilegios y la riqueza que perderían sólo benefician a una pequeña parte de la población mundial, incluso en los propios países imperialistas. No hay ninguna razón para que los trabajadores -para la clase obrera en su sentido más amplio- acepten que los gobernantes ricos, que los gobiernos, pongan sus vidas en riesgo de guerra nuclear para proteger un sistema que nos explota a todos.  

¡No más armas a Ucrania!  ¡Abajo la OTAN!

Editor

Share
Published by
Editor

Recent Posts

WW solidarity with the Iranian people

Workers World extends its revolutionary condolences and heartfelt solidarity to the people of Iran with…

May 21, 2024

Leonard Peltier: ‘I hope I make it to June 10’

This article was published on May 7 in the Rapid City Journal, published in South…

May 21, 2024

Philadelphia café vandalized after support for Palestine

Jasmine Amira Taibi-Bennoui, owner of Lombard Café in the Society Hill neighborhood of Philadelphia, and…

May 21, 2024

California grad students strike over police attacks

Faced with brutal police and vigilante attacks against encampments on University of California system campuses,…

May 21, 2024

On the picket line

UPenn graduate students unionize Graduate students at the University of Pennsylvania voted overwhelmingly this month…

May 20, 2024