McCarthismo rastrero

Dieciocho estados liderados principalmente por republicanos han aprobado leyes o promulgado políticas que restringen lo que los educadores pueden decir sobre raza, historia y racismo desde 2021. Cada día llega otro informe que implica la prohibición de libros, o una nueva legislación que censura el acceso al conocimiento y a la historia.  

Protesta contra la llamada Madres por la Libertad en Filadelfia, 2 de julio de 2023. La pancarta: “La censura de libros es fascista. Dejen leer a los niños.”

En todo Estados Unidos, los libros que contienen referencias raciales inclusivas y LGBTQ2S+ están siendo retirados de los estantes de las bibliotecas escolares. A los profesores de secundaria se les pide que retiren de sus aulas las banderas del Orgullo y otras muestras de apoyo a los jóvenes trans o se les despide. Por presentar lecciones antirracistas o hacer comentarios en clase, los profesores universitarios son reprendidos, muchos también se enfrentan al despido.

En febrero de 2023, el estado de Florida desechó un prometedor plan de estudios piloto de Colocación Avanzada en Historia Afroamericana, alegando que carecía de “valor educativo”. La legislación “Stop WOKE” en Florida, Texas y varios otros estados representa un esfuerzo por purgar la historia de Estados Unidos de cualquier referencia a la violencia contra los negros, marrones, indígenas y asiáticos por parte de los supremacistas blancos.

La campaña “antiwoke” del gobernador de Florida, Ron DeSantis, revisaría cómo se enseña la historia, incluyendo la omisión o minimización de las contribuciones de líderes históricos de los Derechos Civiles como Rosa Parks. DeSantis está siendo criticado por sugerir que la esclavitud benefició a las personas cautivas en Estados Unidos al “enseñarles nuevas habilidades”.

Para los activistas, woke es sinónimo de concienciación. Los llamamientos a “permanecer despiertos” resonaron a lo largo de toda la historia del Movimiento por los Derechos Civiles de Estados Unidos, y reverberan en el reciente movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan). No se trata de que algunos estudiantes blancos aleguen incomodidad por aprender sobre la historia brutalmente racista de sus antepasados: se trata de intentar borrar totalmente esa historia con libros de texto que glorifican la supremacía blanca.

Una vez más, la derecha se reúne en torno a una amenaza inventada, en un paralelismo moderno con el periodo McCarthy de la década de 1950.

El Temor rojo

El senador de Wisconsin Joseph McCarthy era una figura política menor hasta febrero de 1950, cuando afirmó falsamente poseer una lista de 205 miembros comunistas empleados en el Departamento de Estado de Estados Unidos. Durante los cuatro años siguientes, la paranoia sobre la amenaza de los comunistas -el “Temor rojo”- alcanzó su punto álgido. 

McCarthy propagó la idea de que los comunistas podían estar al acecho en cualquier parte, utilizando sus trabajos como profesores, organizadores sindicales, artistas, actores, periodistas, etc., para promover la dominación comunista mundial. Cientos de personas fueron encarceladas y decenas de miles perdieron su trabajo. El macartismo llegó a significar hacer acusaciones públicas de deslealtad o subversión sin pruebas y emplear métodos cuestionables de investigación y acusación para suprimir la oposición.

El movimiento de acusación roja asociado a McCarthy comenzó en realidad en la década de 1930 en respuesta a las huelgas masivas de los trabajadores de la industria automovilística y de otros sectores. Fue un esfuerzo concertado para debilitar a los sindicatos, purgando a los líderes afiliados a partidos comunistas o socialistas. 

En 1946, más de 4,6 millones de trabajadores se declararon en huelga, más que en ningún otro año de la historia de Estados Unidos. En 1947, el Congreso anuló el veto del Presidente Harry S. Truman a la Ley Taft-Hartley, que exigía a todos los funcionarios sindicales por encima del rango de delegado que firmaran un juramento de que no eran comunistas.

No se pueden ignorar los paralelismos entre la persecución anticomunista durante el periodo de McCarthy y la cruzada antidespertar (antiwoke) de hoy en día. Pero en lugar de causar alarma, deberían verse como una llamada a organizarse.

La respuesta: unidad multinacional de la clase obrera

La extrema derecha de la clase dominante se alarmó especialmente por la efusión de millones de personas en todo el mundo en 2020 en el movimiento Black Lives Matter tras el asesinato policial de George Floyd, cuando jóvenes trabajadores blancos salieron a las calles en protestas militantes codo con codo con sus compañeros negros y marrones.

Aunque las acciones callejeras han disminuido temporalmente, su energía ayudó a alimentar el creciente movimiento de jóvenes trabajadores -multinacionales y multigénero- para organizar sindicatos en lugares de trabajo desde Starbucks a Amazon y más allá. Sólo la amenaza de huelga de 340.000 trabajadores de UPS obligó a la empresa a satisfacer muchas de sus reivindicaciones.

De California a Nueva York, las luchas para conseguir reparaciones para los descendientes de las personas esclavizadas en Estados Unidos están cobrando impulso.

El capitalismo es un sistema moribundo, sostenido por el gasto masivo en guerras a expensas de todos los programas sociales. Los jóvenes de todas las nacionalidades, sexos e identidades de género se sienten cada vez más alienados y temen por su futuro debido al daño tan evidente que el capitalismo ha causado al medio ambiente.

Lo que se interpone en el camino de un movimiento anticapitalista verdaderamente amplio son las mismas herramientas que el capitalismo ha utilizado históricamente para dividir a la clase trabajadora mundial: racismo, homofobia, xenofobia, sexismo, transfobia, capacitismo y edadismo.  

La clase trabajadora se está uniendo cada vez más, impulsada por la creciente organización laboral dirigida por trabajadores que a menudo son personas de color y de género no binario. La amenaza de la unidad multinacional de la clase trabajadora es lo que más teme hoy la clase dominante, igual que temía al comunismo hace 70 años.

Betsey Piette

Betsey.Piette@workers.org

Share
Published by
Betsey Piette
Tags: Ron DeSantis

Recent Posts

Coordinated economic blockade to free Palestine ties up traffic in multiple cities

After over six months of a horrific U.S.-armed genocide in Gaza, everywhere there is a…

April 19, 2024

U.S.-led ‘Trilateral Summit’ promotes militarism in the Pacific

President Joe Biden met with Japanese Prime Minister Fumio Kishima and the President of the…

April 19, 2024

Tell Pennsylvania: Use OxyContin settlement funds for the people

The opioid crisis of the 21st-century was caused by pharmaceutical manufacturers lying about the addiction…

April 18, 2024

Delaware, Florida cancel primaries to deny ‘uncommitted’ challenge to Biden

Under the erroneous presumption that President Joe Biden was running unopposed in the primary elections,…

April 18, 2024

PDF of April 18 issue

Download the PDF. Editorial: No U.S.-Israel war on Iran! Iran on military action against Israel…

April 18, 2024

Hamas on Palestinian Prisoners’ Day
A call for ‘liberation from occupation’s prisons’

In recognition of Palestinian Prisoners’ Day, April 17, 2024, the following statement was issued by…

April 17, 2024