Visita a Oriente Medio, acceso al petróleo se impone a los derechos humanos

Ningún palestino que vive bajo la ocupación israelí se benefició un ápice de la breve visita del presidente Joe Biden a Oriente Medio. Biden tenía el poder ejecutivo para revertir el daño hecho cuando el ex presidente Donald Trump trasladó la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, reconociendo el control de Israel sobre la disputada capital. Biden decidió no hacerlo.

Una joven palestina protesta por la presencia del presidente Biden en Jerusalén Este, el 15 de julio. La pancarta muestra una foto de la periodista Shireen Abu Akleh, asesinada por el ejército israelí mientras realizaba una misión y llevaba una credencial de prensa. Crédito: Ammar Awad

Biden nunca ha abordado la responsabilidad de Israel en el asesinato de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, asesinada por soldados israelíes en mayo, mientras cubría una operación de las Fuerzas de Defensa israelíes en la Cisjordania ocupada.

Biden pasó su breve estancia en la Palestina ocupada reuniéndose con el primer ministro israelí Yair Lapid. Ambos firmaron una declaración estratégica conjunta en la que se comprometían a una mayor cooperación bilateral. Se dirigieron con odio al movimiento internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que organiza una oposición no violenta para presionar a Israel para que se adhiera al derecho internacional.

Biden y Lapid hablaron de impedir que Irán obtenga un arma nuclear. Sin embargo, Israel, que nunca firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear, posee unas 400 cabezas nucleares y tiene la capacidad de lanzarlas por varios métodos. Poco después de la breve visita de Biden, Israel intensificó sus bombardeos sobre la Franja de Gaza ocupada, a la que se suele denominar la mayor prisión al aire libre del mundo.

Arabia Saudí

Ni los trabajadores ni los campesinos de un Yemen devastado por la guerra obtuvieron ningún consuelo del breve viaje de Biden a Arabia Saudí, uno de los peores violadores de los derechos humanos en la región. A pesar de los ataques de la campaña de Biden a Trump y las promesas de romper con la guerra de Arabia Saudí contra Yemen, el imperialismo estadounidense sigue apuntalando el esfuerzo saudí.

La guerra y el bloqueo saudíes a Yemen, respaldados por Estados Unidos, han provocado la muerte de más de 110.000 personas, han destruido el país más pobre del mundo árabe y han dejado a dos tercios de la población de Yemen, de 30 millones de personas, dependientes de la ayuda humanitaria internacional. Sin embargo, Biden continúa con la política de sus predecesores de respaldar a Arabia Saudí contra Yemen, sin importar el coste humano.

Biden habla de derechos humanos y luego visita a dos de los peores violadores de derechos humanos de Oriente Medio. Critica a otros países -socialistas y no leales a Washington- por sus supuestas violaciones de los derechos humanos, y sin embargo, como hizo Trump, visitó al gobierno saudí que ejecutó a 81 personas hace apenas unos meses.

Biden pasó gran parte de su viaje reforzando las políticas de Trump para la región, en lugar de aplicar las políticas en torno a las que hizo campaña. Las violaciones de los derechos humanos nunca fueron una preocupación para la visita de Biden a la región. Su prioridad era asegurar el acceso a las reservas de petróleo de la región, ahora que la guerra en Ucrania, respaldada por Estados Unidos y la OTAN, ha cerrado el acceso global al petróleo de Rusia.

Uno de los principales planes de la guerra de la OTAN en Ucrania, instigada por Estados Unidos, era establecer un tope de precios para el petróleo ruso. Hasta ahora, el cártel de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ha negado a secundar el plan estadounidense. Washington ha dado prioridad a mantener a Arabia Saudí, el tercer mayor productor de petróleo del mundo, como aliado, incluso si eso significa ignorar las importantes violaciones de los derechos humanos.

Durante su visita a Arabia Saudí, Biden supuestamente no se enfrentó al príncipe heredero saudí Mohammad bin Salman sobre el asesinato del colaborador del Washington Post, el periodista saudí Jamal Khashoggi, sancionado por el Estado saudí en 2018.

Cuando los periodistas le preguntaron al respecto a su regreso a la Casa Blanca, la respuesta de Biden, muy reveladora, fue: “¿Por qué no hablan de algo que importe?”

Editor

Share
Published by
Editor

Recent Posts

Malcolm X, Ho Chi Minh, ¡presente!

This edited statement was first published May 18, 2017, on workers.org.  May 19 is also…

May 18, 2024

Students establish Popular University for Gaza

Seattle Since April 29, students at the University of Washington in Seattle have set up…

May 17, 2024

¿Agitación exterior?

6 de mayo de 2024 Dejemos claro desde el principio que es perfectamente legal, normal…

May 17, 2024

Book launch shows hope for another and better world

“A Realistic Path to Peace: From Genocide to Global War … and How We Can…

May 16, 2024

Cleveland: After encampment, struggle continues

Cleveland After 11 defiant days, students at Case Western Reserve University closed down  their Palestine…

May 16, 2024

Israel – Base of Western imperialism

Seattle The U.S. has always enlisted Israel as a militarized pawn to protect its oil…

May 16, 2024