Canadá: Una movilización derechista

Actualización – Sábado, 12 de febrero, 2:30 p.m.

 Ottawa: A pesar de que el primer ministro de Ottawa, Doug Ford, declaró el estado de emergencia el viernes 11 de febrero, amenazando con duras sanciones, y de que la policía local fue reforzada con agentes provinciales y federales, los policías no han hecho mucho para desbloquear la capital de Canadá. Algunos camioneros han quitado las llanantas y vaciado los frenos para dificultar el movimiento de sus camiones. Las empresas de remolque son reacias a remolcar a sus mejores clientes.

Windsor, Ontario/Detroit, Michigan: El puente Ambassador es el principal problema económico de esta protesta, que conecta dos ciudades productoras de automóviles. A media mañana del sábado, la policía había retirado la mayoría de los camiones pesados. A las 2:00 p.m. todavía había una multitud considerable de peatones y algunos coches en el puente. Los vídeos de Twitter mostraban a algunas familias entre la multitud y a manifestantes recogiendo basura. 

París: Se están produciendo manifestaciones paralelas, pero con pocos camiones, simultáneamente con una campaña presidencial muy disputada. Los policías utilizaron gases lacrimógenos y cargas con porras-tácticas policiales habituales en Francia- para mantener el tráfico de los Campos Elíseos.

Vehículos bloquean la ruta que conduce desde el puente Ambassador, que une Detroit y Windsor, mientras los camioneros continúan protestando contra los mandatos de la vacuna COVID-19, en Windsor, Ontario, Canadá, el 8 de febrero.

La protesta de los camioneros en Ottawa en relación con los mandatos de COVID-19, que comenzó el 28 de enero en respuesta a la exigencia del gobierno canadiense de que todos los camioneros que cruzan la frontera entre Estados Unidos y Canadá estén totalmente vacunados, se ha transformado claramente en un intento de expulsar al actual gobierno canadiense.

Más allá de la ocupación de Ottawa, cuyas estrechas calles son fáciles de atascar, la ocupación del puente Ambassador, que une Windsor (Ontario) con Detroit (Michigan), supone un duro golpe para la economía canadiense y está restringiendo la producción de las empresas automovilísticas de ambos países. Cada día circulan por este puente mercancías por valor de 300 millones de dólares, una cuarta parte de todo el comercio entre Estados Unidos y Canadá.

El gobierno de Joe Biden instó al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a tomar medidas firmes para poner fin a este bloqueo, que está afectando gravemente a la economía -en particular a la industria automovilística, Ford, Stellantis y Toyota- ubicada en Estados Unidos. Varias pequeñas y medianas empresas de Canadá ya han tenido que cerrar durante unos días o limitar sus operaciones.

Los camioneros han bloqueado completamente el centro de Ottawa durante más de una semana. Hasta que un residente local consiguió una orden de restricción temporal, utilizaron sus bocinas de aire, haciendo un estruendo aullante que privaba del sueño durante 18 horas o más al día; hicieron funcionar sus motores diésel; robaron comida de los refugios para personas sin hogar; lanzaron fuegos artificiales con desenfreno y atacaron a los transeúntes. La mayoría de los restaurantes y pequeñas tiendas del centro de Ottawa han tenido que cerrar por falta de clientes.

El comedor social Shepherds of Good Hope está a pocas manzanas de Parliament Hill y suele servir entre 500 y 700 comidas al día. Algunos manifestantes contra el mandato entraron el 29 de enero y exigieron comida al personal, que les dio un poco. Cuando se difundió la noticia de la comida gratuita, los manifestantes siguieron entrando y las discusiones subieron de tono. Después de que este acoso saliera en las noticias, la cocina recibió más de 10.000 donaciones. (cnn.com, 31 de enero)

 La mayoría de los manifestantes son propietarios de sus camiones o dueños de pequeñas empresas, que también han animado a sus empleados a unirse a este movimiento. La mayoría de los trabajadores del sector del transporte por carretera son empleados de grandes empresas de transporte y no apoyan este movimiento antimandato.

Dado que los canadienses confían en su sistema sanitario universal, la tasa de vacunación es alta. En todo el país, el 84% de los canadienses están vacunados; en algunas provincias, la tasa es del 79%; en Terranova es del 95%. 

Tanto los Teamsters, que representan a unos 15.000 camioneros canadienses, como la Asociación Canadiense de Camioneros han señalado que más del 90% de los camioneros canadienses están totalmente vacunados. Los Teamsters han dicho que las demandas del Freedom Convoy no abordan los verdaderos problemas de los camioneros: el robo de salarios, los sueldos, el coste de los seguros y las largas horas de conducción que suponen riesgos para la salud y la seguridad. 

 Los Teamsters emitieron un comunicado el 10 de febrero sobre el bloqueo en el puente Ambassador. Denunciaron “la actual protesta del Convoy de la Libertad en la frontera canadiense, que sigue perjudicando a los trabajadores y repercutiendo negativamente en la economía”. El sustento de los trabajadores estadounidenses y canadienses de los sectores de la automoción, la agricultura y la fabricación se ve amenazado por este bloqueo”. (teamster.org, 10 de febrero)

Conexión con los reaccionarios estadounidenses

El llamado “Convoy de la Libertad” financió sus ataques a través de una página de GoFundMe, recaudando 10 millones de dólares canadienses en menos de dos semanas. Los fondos siguieron llegando hasta que GoFundMe cerró el esfuerzo, congeló los fondos y luego anunció que devolvería automáticamente todos los fondos no dispersados, unos 9 millones de dólares canadienses, debido al comportamiento violento y acosador de los participantes del Convoy.

Avi Lewis, profesor de la Universidad de la Columbia Británica, dijo a Chris Hayes de MSNBC el 8 de febrero: “Es imposible que haya tanto dinero en Canadá. Así que esto es una expresión de populismo de extrema derecha y de organización de extrema derecha que va mucho más allá de nuestras fronteras”.

Los políticos de extrema derecha de Estados Unidos han querido mostrar su profundo apoyo al Convoy de la Libertad. Para el senador Ted Cruz, son “héroes”. Publicó una declaración que decía: “Son patriotas, y están marchando por tu libertad y por mi libertad. Son – esos camioneros, Dios los bendiga. Están defendiendo a Canadá, pero también a Estados Unidos”.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, y otros fiscales generales estatales están aprovechando la oportunidad para acusar a GoFundMe de prácticas comerciales engañosas por retirar la página.

El gobernador de Florida, Rick DeSantis, está encantado de ganar dinero vendiendo camisetas de “Truck Yeah” desde la web de su campaña. El agitador de extrema derecha Donald Trump ha invitado a los camioneros a expresarse en su nueva plataforma de medios sociales, mientras caracteriza al centrista Trudeau como de “extrema izquierda”.

 Evaluación de la protesta de los camioneros

Hay protestas similares, imitando a la derecha, en Australia, Nueva Zelanda, Francia, en Nueva York y Alaska.

Una declaración del Partido Comunista de Québec señala: “Este movimiento se ha convertido, en pocos días, en un símbolo para todos aquellos que están cada vez más escandalizados por todo lo que ocurre en nuestra sociedad, pero que -y no hay que subestimarlo- también se sienten cada vez más atraídos por los movimientos de derecha e incluso de extrema derecha”.

La declaración continúa: “Todo esto nos recuerda al mismo tiempo cómo, sólo porque la gente se manifieste en las calles o en las carreteras y/o lleve a cabo otro tipo de acciones más directas, no es necesariamente por una buena causa. Aunque repitan constantemente la palabra Libertad, la mayoría de estas personas piensan sobre todo en su propia libertad individual y no en el bien común”. (pcq.qc.ca, 29 de enero)

Estas caravanas de camioneros, que no plantean los problemas laborales fundamentales de los camioneros de ambos países, están siendo bien financiadas por los movimientos reaccionarios estadounidenses y reciben una enorme atención de los medios de comunicación empresariales. 

Mientras tanto, los grandes medios de comunicación apenas reconocen el enorme resurgimiento de los trabajadores estadounidenses que está en marcha y creciendo: la oleada de huelgas del pasado otoño, la organización masiva de los trabajadores de la educación y la sanidad, la lucha por la sindicalización que se está extendiendo como un reguero de pólvora en Starbucks, la campaña para sindicalizar a Amazon, uno de los mayores explotadores de alta tecnología del mundo.  Los activistas de la clase trabajadora pueden animarse con estos acontecimientos y otros más.

G. Dunkel and Paddy Colligan

Share
Published by
G. Dunkel and Paddy Colligan
Tags: Canada

Recent Posts

PFLP calls for international committee to investigate crimes against Palestinian detainees

The following statement on Zionist crimes and horrific violations in the "Sde Teman" camp against…

June 17, 2024

Migrant crisis? Build working-class solidarity!

Regarding his immigration program, President Joe Biden — candidate Joe Biden — is attacking the…

June 17, 2024

Citibank hit for funding genocide

Protesters rallied outside the world headquarters of Citibank in New York City on June 13…

June 17, 2024

On the picket line

Strike by 1,000 union electricians    Limited Energy electricians, members of IBEW Local 46 in the…

June 17, 2024

Personal and political: Two aspects of D-Day, 75 years later

This article was posted first on June 10, 2019, and is still relevant today, following…

June 17, 2024

A Pan-Abolitionist prayer for Leonard Peltier

“The only accounts we owe are to our children, the ancestors and those not yet…

June 14, 2024