China y África: Cooperación mutua, no neocolonialismo

Por Ernie Hamer (Autor invitado)

Basado en una charla dada en una reunión de Workers World/ Partido Mundo Obrero en Buffalo, N.Y., el 27 de abril de 2021.

Con la República Popular de China en ascenso, las fuerzas del imperialismo estadounidense están comenzando a entrar en pánico a medida que las mareas globales cambian gradualmente en su contra. El Partido Comunista de China ha llegado a su centenario, celebrando el inmenso progreso realizado por su sistema socialista.

Al mismo tiempo, los medios de comunicación estadounidenses han experimentado un importante aumento de la retórica antichina destinada a restar importancia a los logros de la China Popular y a pintar una imagen de China que sencillamente no es congruente con la realidad. Una de las falsas narrativas que se han esparcido sobre China es que es una potencia “imperialista”, citando regularmente las relaciones que China ha construido en África.

África es un continente extremadamente rico en recursos, pero que carece de la infraestructura necesaria para extraerlos y utilizarlos. Por ello, los gobiernos africanos suelen mirar hacia el exterior para encontrar financiación para los proyectos de infraestructura de sus países.

En total, África tiene una deuda pendiente de más de $350.000 millones de dólares y, de esa cantidad, al menos el 21% corresponde a China, lo que la convierte en el mayor acreedor. (aiddata.org, 31 de marzo)

Entre los años 2000 y 2019, China proporcionó $153.000 millones de dólares en compromisos de préstamos a África, con los principales compromisos de préstamos de Angola, Etiopía, Zambia y Kenia. (chinaafricaloandebt.bu.edu)

Estos préstamos chinos se están utilizando principalmente para financiar el déficit de infraestructuras de África. En un continente donde más de 600 millones de africanos no tienen acceso a la electricidad, el 40% de los préstamos chinos se destinaron a la generación y transmisión de energía. Otro 30% se destinó a la modernización de la infraestructura de transporte de África.

En un Foro de Cooperación China-África celebrado en 2018 en Pekín con líderes africanos, el presidente chino Xi Jinping declaró: “Seguimos un enfoque de “cinco – no” en nuestras relaciones con África: Ninguna interferencia en la búsqueda de los países africanos de vías de desarrollo que se ajusten a sus condiciones nacionales; ninguna interferencia en los asuntos internos de los países africanos; ninguna imposición de nuestra voluntad a los países africanos; ningún apego a las condiciones políticas de la asistencia a África; y ninguna búsqueda de beneficios políticos egoístas en la inversión y la cooperación financiera con África.” (focac.org, 3 de septiembre de 2018)

Lo que se expone en ese enfoque difiere enormemente del de Estados Unidos y de Occidente. Sin embargo, a pesar de ello, China es constantemente pintada como una nación imperialista que se aprovecha de África y de su gente.

Falsas narrativas sobre China

Las prácticas de préstamo de China son a menudo objeto de escrutinio, al ser calificadas de explotadoras de las naciones de África. En cuanto a la creciente presencia de China en África, el ex ministro sudafricano de Comercio e Industria, Rob Davies, dijo que “sólo puede ser algo bueno… porque significa que ya no tenemos que firmar en la línea lo que nos pongan delante de nuestras narices. . . . Ahora tenemos alternativas y eso nos beneficia”. (Financial Times, 24 de agosto de 2010)

Una y otra vez, se ha demostrado que las prácticas de préstamo de China con África no sólo no son explotadoras, sino que son beneficiosas. Los investigadores han demostrado que “no hay pruebas de embargos de activos en lugar de pagos de préstamos en África, o de hecho, en cualquier lugar entre los prestatarios chinos en dificultades de deuda”, según el artículo de Deborah Bräutigan [en The Diplomat]: “Chinese Debt Relief: Realidad y ficción”. (tinyurl.com/jmv6n7k)

Entre 2000 y 2018, China ha condonado $9.800 millones de dólares de deuda a otros países, entre ellos Cuba y más de 20 naciones africanas receptoras de préstamos del gobierno chino. (forbes.com, 29 de mayo de 2019)

Otra falsa narrativa predominante afirma que las empresas chinas en África sólo emplearán y beneficiarán a los trabajadores chinos. En realidad, “las encuestas sobre el empleo en los proyectos chinos en África encuentran repetidamente que tres cuartas partes o más de los trabajadores son, de hecho, locales.” (Washington Post, 12 de abril de 2018)

Incluso más allá de las prácticas de empleo, China ha encabezado la investigación académica para ayudar a mejorar el bienestar general del pueblo africano. La Academia de Ciencias de China está muy involucrada en el apoyo a proyectos de investigación en África, incluida la investigación agronómica destinada a acabar con la escasez de alimentos. (Nature.com, 14 de mayo de 2019)

Según el informe anual de seguimiento de la educación mundial de junio de 2020, China iba a ofrecer 12.000 becas a estudiantes africanos en el próximo año académico, en gran parte para apoyar los estudios en universidades chinas, lo que representa más becas universitarias que las de todos los principales gobiernos occidentales juntos.

Otra falsedad es que China es acusada regularmente de acaparamiento de tierras, el acto de adquirir tierras a gran escala para su propio beneficio financiero. Los investigadores del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias “recopilaron una base de datos de 57 casos en los que supuestamente las empresas chinas (o el gobierno) habían adquirido o negociado grandes cantidades (más de 500 hectáreas) de tierras agrícolas africanas”, que fue publicada por Johns Hopkins University Press.

“Si todos estos informes de los medios de comunicación hubieran sido noticias reales, esto habría ascendido a la muy alarmante cifra de 6 millones de hectáreas, el 1% de todas las tierras de cultivo de África. Pasamos tres años rastreando cada uno de los casos. . . . Confirmamos que casi un tercio de estas historias. . . eran literalmente falsas. En los casos restantes, encontramos verdaderas inversiones chinas. Pero la cantidad total de tierra realmente adquirida por las empresas chinas fue sólo de unas 240.000 hectáreas: el 4% de la cantidad comunicada”. (ifpri.org, marzo de 2021)

En general, las inversiones chinas vinculadas a su política no intervencionista sirven a su objetivo de desarrollo económico a largo plazo. Aunque no son perfectas, las inversiones chinas en los países africanos les proporcionan una financiación alternativa y más beneficiosa para ambas partes, lo que ayuda a mejorar las condiciones de vida de la población de estos países y también aleja a Occidente de la explotación en la que históricamente se ha basado.

Tenemos que entender y reconocer que la relación entre China y África es muy diferente a la que existe entre otras naciones occidentales y África. No hacerlo sólo sirve para avivar una peligrosa retórica anticomunista cuando lo más importante es defender a China de estos ataques.

a guest author

Share
Published by
a guest author
Tags: China

Recent Posts

What’s in your water?

What’s in your water? Can you trust that paper wrapped around your take-out sandwich —…

November 26, 2021

The role of Black radicals − Civil War to the carceral state

The following slightly edited testimony was presented by Dr. Johanna Fernandez, an associate professor of…

November 26, 2021

‘Unity, diversity, interculturality’ − a Sandinista’s view on autonomy

By Johnny Hodgson  The following is part three of a presentation given by Johnny Hodgson,…

November 26, 2021

Stop Line 3!

Philadelphia Activists held a rally outside TD Bank Nov. 19 in Philadelphia to demand TD…

November 25, 2021

‘We must protect our trans comrades’  

The following remarks were presented at the Nov. 19 Trans Day of Remembrance event held…

November 25, 2021

Sympathy strikes at Kaiser Hospital

Oakland, Calif.  Crowds of “sympathy striking” union workers jammed the sidewalks at Kaiser hospital in…

November 25, 2021