¡NO APAGUE! La única solución: Estados Unidos fuera de Afganistán

El 29 de febrero de 2020, después de rondas de negociaciones en Doha, Qatar, con los talibanes -la insurgencia que han combatido durante 20 años-, Estados Unidos firmó un acuerdo para retirar de Afganistán todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en un plazo de 14 meses,–para este 1 de mayo.

A cambio, los talibanes aceptaron contener los ataques directos contra las fuerzas estadounidenses y dar tiempo a la retirada. En el acuerdo se incluyó un intercambio de 5.000 prisioneros talibanes y 1.000 cautivos del gobierno afgano. 

También se acordó poner fin a más de 20 años de sanciones que habían puesto todos los envíos y transacciones, incluso de suministros humanitarios, bajo el control de la ocupación estadounidense.

De conformidad con el acuerdo de Doha, en junio de 2020, Estados Unidos redujo inicialmente su presencia militar de 12.000 a unos 8.600 efectivos, cerró varias bases y luego volvió a reducirla a 2.500 efectivos antes de que asumiera la administración Biden. Bajo el mando de Estados Unidos quedan 10.000 soldados de la OTAN de 36 países. Al menos otras 1.000 tropas estadounidenses fueron simplemente reclasificadas y desplazadas en el país. (tinyurl.com/udfmt3v)

¿Retirará Estados Unidos sus tropas?

Al igual que todos los acuerdos o tratados que el gobierno estadounidense ha firmado con cualquier tribu, país o grupo de naciones, este acuerdo de retirada con los talibanes está siendo reconsiderado. Las excusas son interminables: no hay tiempo suficiente. Es demasiado precipitado. 

El gobierno corrupto que Estados Unidos puso en marcha no podrá sobrevivir sin la enorme potencia militar estadounidense. De repente se proponen varias rondas nuevas de negociaciones. ¿Hay algún plan real para que las tropas y los mercenarios estadounidenses abandonen realmente Afganistán o para que terminen las sanciones de Estados Unidos y de la ONU?

Más de 1,25 millones de tropas estadounidenses y de la OTAN al mando de Estados Unidos han pasado por Afganistán en los últimos 20 años en una guerra de terror no declarada contra los 40 millones de personas que viven en este país del tamaño de Texas. Según las cifras del Mando Central de Estados Unidos, el Pentágono emplea a más de siete contratistas mercenarios por cada miembro del servicio en Afganistán. Su número se mantiene actualmente en 18.000.

Durante 40 años, Estados Unidos ha participado, a través de la CIA, en el armamento de las fuerzas mercenarias, que duplican el número de sus tropas. Esta ocupación imperialista y el armamento de las fuerzas mercenarias nunca han traído democracia, progreso, desarrollo, reconciliación nacional o paz a Afganistán. Tampoco se pretendía que trajera ninguna de estas alabadas excusas para la participación de Estados Unidos.

Afganistán es potencialmente uno de los países más ricos en riqueza mineral, con reservas que incluyen oro, cobre, litio, uranio, mineral de hierro, cobalto, zinc, piedras semipreciosas y gemas, gas natural y petróleo. Los estrategas de los grupos de reflexión y los planificadores militares suelen citar como motivación para quedarse el control de esta enorme riqueza potencial y su ubicación estratégica en Asia Central.

Afganistán es hoy más pobre 

La indignación por la brutalidad de la ocupación estadounidense es la mayor ventaja para el reclutamiento de la insurgencia talibán.

Afganistán, tras dos décadas de ocupación militar masiva por parte de Estados Unidos, es más pobre, menos desarrollado. La esperanza de vida es una de las más bajas del mundo y se ha deteriorado constantemente bajo los años de ocupación. No hay una estimación precisa del número de muertes durante las décadas de guerra. Las muertes en las zonas rurales, donde viven cuatro de cada cinco personas, no se contabilizan en su mayoría.

Afganistán es uno de los países más pobres del mundo. Según los cálculos del propio gobierno afgano, entre el 42% y el 55% de la población vive por debajo del umbral de pobreza, definido como menos de un dólar al día. 

El país tiene una de las tasas de analfabetismo y mortalidad infantil más altas del mundo. Casi el 55% de los niños menores de 12 años sufren de incapacidad física y mental: retraso en el crecimiento debido a la mala alimentación.

La guerra de Estados Unidos en Afganistán se publicitó como una guerra por los “derechos y la dignidad de las mujeres”. Sin embargo, las mujeres no tienen derechos que se cumplan; la violencia contra las mujeres, incluidos los abusos domésticos, no se considera un delito. La mayoría de las mujeres se casan antes de los 18 años. Y la edad media de las viudas, las más pobres de la población, es de 35 años.

La ocupación estadounidense opera jugando conscientemente con los antagonismos entre las diferentes nacionalidades y lenguas de Afganistán y exacerbándolos.

Los señores de la guerra y los mandos militares corruptos se apoderan de propiedades y tierras a su antojo. 

Promesas de retirada 

Todos los presidentes desde hace 20 años se han comprometido a retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán y de las interminables guerras y rotaciones de tropas de la llamada “Guerra contra el Terror”.

La decisión de Washington de invadir y ocupar Afganistán comenzó el 7 de octubre de 2001, bajo el presidente George W. Bush. La decisión contó con el apoyo británico, basado en la afirmación de que los talibanes eran responsables de albergar terroristas. Se culpó a Afganistán del atentado del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center, aunque el acto fue llevado a cabo por equipos de Arabia Saudí.

Los talibanes, que seguían luchando en una guerra civil y carecían de cualquier tipo de fuerza aérea, fueron derrotados fácilmente en dos meses y expulsados a las zonas rurales por un abrumador bombardeo estadounidense. Estados Unidos construyó una serie de bases militares alrededor de cada ciudad, miles de puestos de control y estableció un gobierno afgano. Nombraron presidente a Hamid Karzi, ciudadano estadounidense. La mayoría de los nombramientos del gabinete gubernamental y de los ministros eran afganos con ciudadanía estadounidense o británica.

El presidente Barack Obama fue reelegido en 2012 con la promesa de retirar todas las tropas estadounidenses de Afganistán en 16 meses. En lugar de ello, aumentó enormemente las tropas hasta más de 100.000, con muchos más contratistas mercenarios. Pero este aumento fracasó.

La administración Trump no tuvo más remedio que aceptar las conversaciones y programar la retirada. Estados Unidos se vio obligado a entablar las conversaciones por el completo deterioro de la posición militar de Estados Unidos. Un extenso artículo del NY Times del 2 de febrero confirma lo grave de la situación y lo que llevó a las negociaciones. (tinyurl.com/4dxjvy9y)

Merece la pena repasar algunos puntos de la evaluación del New York Times, que cita la captura por parte de los talibanes de bases militares y puestos de policía y su instalación de puestos de control en las carreteras cerca de las capitales en provincias como Helmand y Uruzgan en el sur y Kunduz y Baghlan en el norte.

En diciembre de 2020, casi 200 puestos de control fueron abandonados por el ejército afgano, proporcionando equipo militar y municiones adicionales a las fuerzas talibanes. Sus esfuerzos por rodear y penetrar en distritos de ciudades clave, como Kunduz en el norte, Kandahar en el sur e incluso la capital, Kabul, se han topado con poca resistencia por parte de la policía afgana.

“El deterioro de la situación en Kandahar es un reflejo más amplio de la seguridad en todo el país. . . . La población tiene más fe en los talibanes que en el gobierno”.

El artículo termina con una predicción nefasta: “Estos sentimientos son comunes en las zonas más rurales de Afganistán. Pero la incompetencia del gobierno afgano y la corrupción generalizada han llevado esa actitud a las puertas de una de las ciudades más pobladas del país. El gobierno . . ha fracasado”.

La admisión es asombrosa.

Aviones no tripulados improvisados

Parte del éxito de los talibanes radica en su nuevo uso de bombas improvisadas de bajo costo, fabricadas con botellas de plástico llenas de explosivos y acopladas a drones de venta libre, para desmoralizar aún más a las fuerzas gubernamentales afganas.

El uso por parte de los talianes de pequeños drones armados y con visores nocturnos para atacar a comandantes, grupos de soldados, vehículos y depósitos de munición es una amenaza, porque las fuerzas de seguridad afganas están repartidas por todo el país con más de 10.000 pequeños puestos de control, muchos de ellos en zonas rurales. “El mero sonido de un drone comercial hacía que los combatientes huyeran y abandonaran su posición por miedo a ser blanco de la munición lanzada, por lo que el propio sonido del drone podía utilizarse como arma”. (tinyurl.com/37xmvk6y)

Por supuesto, un dron de $700 dólares que lance una granada sobre un puesto de avanzada no es rival para los grandes drones Predator y Reaper pilotados a distancia del ejército estadounidense y armados con potentes misiles Hellfire. Los drones estadounidenses cuestan más de 4 millones de dólares cada uno, pueden volar hasta 740 kilómetros y permanecer en el aire hasta 14 horas.

Pero el controvertido programa de drones del Pentágono ha sido acusado de matar a civiles, disparando contra fiestas de boda, reuniones religiosas, agricultores que trabajan en sus campos, autobuses y coches civiles. La rabia que sigue a cada ataque contra civiles recluta a más combatientes de los que murieron en el ataque.

En cualquier esfuerzo por evitar una retirada total de Estados Unidos, la Administración Biden está promoviendo “conferencias internacionales inclusivas” y una Conferencia de la ONU más amplia para decidir el destino de Afganistán, una transición política y un acuerdo de reparto de poder entre el gobierno afgano y los talibanes.

Todos estos son esfuerzos desesperados para preservar la presencia de Estados Unidos. La única solución es la salida de Estados Unidos.

Sara Flounders

Share
Published by
Sara Flounders
Tags: Afghanistan

Recent Posts

From racist attacks to abortion bans: fight racist terror − a WW commentary

Social developments — political and economic — are interconnected. They reflect the same rotten, inhumane…

May 24, 2022

Sundiata Acoli: Granted parole after 50 years of imprisonment

The New Jersey Supreme Court did what the parole board refused to do since Sundiata…

May 24, 2022

‘The spark that led me to more radical politics” − Commentary

The recent leak from a whistleblower that the Supreme Court could reverse Roe v. Wade…

May 24, 2022

The working class and the global capitalist crisis

The following excerpts are from remarks by Larry Holmes, Workers World Party First Secretary, at…

May 24, 2022

Syracuse Black community speaks out against Buffalo massacre

Syracuse, New York Dozens of people gathered at the Tops grocery store on Pond Street…

May 24, 2022

¡Basta ya!

¡Saquen los pañuelos! Los jueces ultraderechistas no elegidos y nombrados para toda la vida del…

May 24, 2022