Es hora que los trabajadores derroten al racismo y al fascismo – salida de Trump

18 de enero. Se espera que una cantidad sin precedentes de 25.000 efectivos de la Guardia Nacional de 50 estados, más miles de policías locales y del Capitolio, ocupen la capital de Estados Unidos el 20 de enero. El objetivo anunciado de esta fuerza armada: evitar un ataque violento en la toma de posesión del 46º presidente y permitir una transición a la administración de Joe Biden/Kamala Harris. Salida de Trump.

Nueva York, 22 de enero. Protestan la policía y los racistas ilegales. Credit: Tony Murphy

Las tropas de la Guardia Nacional y la policía estatal custodiaron muchos edificios del capitolio estatal el 17 de enero en previsión de las manifestaciones ultraderechistas. Pocos manifestantes fascistas se presentaron, lo que indica su actual estado de ánimo cauteloso.

A pesar de su desorganización y derrota después de tres horas, el asalto pro-fascista del 6 de enero al Capitolio sembró el terror en el Congreso y conmocionó al público. Su objetivo era detener la certificación de las elecciones presidenciales y mantener a Trump en el cargo. El ataque contó con su bendición, lo que le dio el marchamo de intento de golpe de Estado.

La falta de castigo en el acto, la aparente colaboración de elementos del aparato estatal con los fascistas y la amplia publicidad que atrajo el asalto, todo ello avivó los temores creíbles de que se pudiera lanzar un ataque aún mayor durante la toma de posesión.

Ahora, en vísperas del 20 de enero, se enfrentan dos fuerzas. Ambas fuerzas son represivas, y ambas sirven a los intereses de la clase dominante imperialista propietaria. Sin embargo, hay que distinguirlas. 

Una de ellas es el poder “legal” del aparato del Estado: el ejército, la policía, los tribunales, las prisiones. El otro es la fuerza armada paramilitar “extralegal” de docenas de milicias y organizaciones fascistas, reunidas bajo la bandera de Trump y unidas por su ideología extremista de supremacía blanca.

Al margen de este enfrentamiento interno hay una tercera fuerza: el movimiento de la clase trabajadora, incluyendo Black Lives Matter, los migrantes, los sindicatos, las mujeres, los LGBTQ2S+, los ecologistas, los discapacitados, los jóvenes y todos los demás movimientos populares. 

Este movimiento popular puede ser valiente y audaz y ganar un enorme apoyo, como hizo BLM el verano pasado. En este momento estos sectores están en su mayoría desarmados. Se han unido en su oposición mutua al trumpismo.

Veamos más de cerca las fuerzas de clase que se enfrentan.

La creación del aparato estatal

Los informes de Washington describen los preparativos de la Guardia Nacional y la policía para establecer una “Zona Verde”. Las fuerzas de ocupación estadounidenses en Bagdad utilizaron el mismo nombre para la zona de la capital iraquí que contiene la gigantesca embajada de Estados Unidos y otros edificios oficiales.

En la Zona Verde de Bagdad, las tropas estadounidenses establecieron cruces de automóviles, utilizaron barreras de cemento para evitar los ataques con camiones bomba a los edificios, llevaron a cabo una vigilancia continua y se prepararon para la batalla en un intento de evitar los ataques de la resistencia iraquí. La Zona Verde formaba parte de una zona de guerra; era parte de la ocupación de Irak por el imperialismo estadounidense.

La fuerza más grande en Washington, D.C., es la Guardia Nacional. Según amplios informes de los medios de comunicación, el FBI, el Servicio Secreto y las fuerzas policiales del Capitolio y de la zona metropolitana desempeñan un papel complementario. Las agencias policiales federales y locales han estado investigando y deteniendo a personas identificadas como participantes en el asalto al Capitolio. 

Si bien el Congreso logró certificar la elección alrededor de las 3:45 a.m. del 7 de enero -después de volver a reunirse tras el asalto-, sin embargo 147 republicanos votaron en contra de la certificación. El hecho de que tantos republicanos se mantuvieran en la Gran Mentira de Trump sobre los resultados de las elecciones indicaba que aún contaba con un importante apoyo de la clase dirigente, a pesar de la repugnancia expresada en la mayoría de los medios de la clase dirigente. 

Sin embargo, en la semana siguiente, muchas instituciones de la clase dirigente abandonaron a Trump, incluso aquellas que lo habían apoyado anteriormente.  El Wall Street Journal, la Asociación Nacional de Fabricantes, el Deutsche Bank (una fuente de préstamos para las empresas de Trump) lo abandonaron, y algunos políticos republicanos abandonaron el barco. 

Los monopolios de las redes sociales, como Facebook y Twitter, han impedido a Trump atraer directamente a su base. Las empresas y fundaciones que han apoyado financieramente a los candidatos republicanos prometieron cortar los fondos de aquellos que votaran en contra de la certificación.

El 12 de enero, los ocho generales que componen el Estado Mayor Conjunto del Pentágono firmaron y enviaron una carta pública a los 1,3 millones de miembros del ejército estadounidense. El comunicado condenaba los “violentos disturbios en Washington, D.C., el 6 de enero de 2021”, pedía a todas las tropas que evitaran el extremismo y dejaba clara la posición del Pentágono: “El 20 de enero de 2021, de acuerdo con la Constitución, confirmado por los estados y los tribunales, y certificado por el Congreso, el presidente electo Biden será investido y se convertirá en nuestro 46º comandante en jefe”. 

El envío del mensaje a todas las tropas indica que la cúpula militar se toma en serio el hecho de que los veteranos y un puñado de tropas en servicio activo participaron en el ataque al Congreso del 6 de enero. Dado que el Ejército cuenta con un 40% de personas de color y la Guardia Nacional con un 25%, los generales temen que la animosidad racista exacerbada destruya la cohesion de sus fuerzas

En sentido figurado, las fuerzas de la clase dirigente tuvieron una visión de un líder de QAnon con cuernos (o incluso alguien con el pelo naranja) dirigiendo sus fortunas. La mayoría estuvo de acuerdo en que era una mala idea. 

Las fuerzas fascistas

Una gran mayoría de la policía local de todo el país ha apoyado a Trump. Algunos policías individuales participaron en el asalto al Congreso, y muchas personas con ideología fascista buscan o son reclutadas por la policía. Aunque los agentes de policía forman parte del aparato estatal legal, son susceptibles a la ideología fascista y especialmente racista.

El 6 de enero, las principales fuerzas fascistas incluían a los Proud Boys, los Oath Keepers, Boogaloo Bois (cuyo objetivo declarado es desencadenar una guerra civil racial), diversas milicias y algunos KKK y nazis, una repetición de Charlottesville, Virginia, en agosto de 2017.

Llevan armas a las protestas, invocando la Segunda Enmienda. La ideología de la mayoría de los grupos es una mezcla de misoginia, xenofobia, antisemitismo y anticomunismo/antisocialismo, pero el tema principal que los une es la supremacía blanca.

Desde 2017 la secta QAnon, que se unió a los fascistas en el Capitolio el 6 de enero, se ha convertido en un fenómeno de masas. Apunta a políticos y líderes empresariales, en su mayoría demócratas de la institución, acusándolos sin pruebas de ese tipo de crímenes inconfesables que despiertan la repulsión de las masas. QAnon ve a Trump como su campeón, y les agradece su apoyo.

El 6 de enero, el presidente y sus compinches de pacotilla desataron esta turba impulsada por el odio contra sus rivales -incluida la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, otros demócratas e incluso el vicepresidente Mike Pence, al que consideran un traidor-. La cábala de Trump hizo esto con el apoyo tácito de la mayoría de los miembros republicanos del Congreso, que se alinearon para oponerse a la certificación de Biden.

El papel de Trump incitando al caos

La insistencia del presidente saliente jugó un papel clave. Los fascistas duros pueden estar dispuestos a correr riesgos; están diez veces más dispuestos si un presidente de Estados Unidos se lo ordena. Es una promesa tácita de impunidad. Y para los miles de personas allí presentes que no eran tan duros, el empuje presidencial fue suficiente para llevarlos a apoyar a los que estaban dispuestos a arrasar.

Lo que hizo que Trump se viera perjudicado fue que prometió que se uniría a la marcha, pero no lo hizo. El los considera a los alborotadores “basura de clase baja”.

Lo que formó una tormenta perfecta fue la colaboración de la Policía del Capitolio, cuyos dirigentes se negaron a preparar su defensa. Incluso después de que la diputada Maxine Waters les instara e interrogara el 31 de diciembre, no hicieron gran cosa. Sin su habitual poderío abrumador para gestionar esta protesta, algunos policías confraternizaron con los fascistas. Otros “hicieron su trabajo” protegiendo al Congreso.

El resultado: los fascistas mataron a un policía, los policías mataron a un atacante, otros tres murieron, incluyendo un atacante que los propios fascistas pisotearon. El jefe de la policía del Capitolio, Steven Sund, y otros bajo su mando, han dimitido desde entonces.

Los que incitaron el asalto, como Trump y Rudy Giuliani, lo hicieron sabiendo que una multitud que irrumpiera en el Capitolio podría herir o matar a sus oponentes políticos. Por no hablar de que una turba frenética de supremacistas blancos y misóginos podría linchar a cualquier persona de color a la que le pusieran las manos encima, por ejemplo, a las jóvenes progresistas y francas representantes de color de “la Escuadra”, como Alexandria Ocasio-Cortez, que temían con razón esa amenaza.

Este tipo de pogromos ya han ocurrido antes en la historia de Estados Unidos, cuando turbas dirigidas por el KKK depusieron gobiernos locales en los que los negros ocupaban cargos, como en Wilmington, Carolina del Norte, en 1898. (tinyurl.com/y48n8pma)

A diferencia de un golpe militar para poner una junta en el poder o elegir un nuevo ejecutivo, el asalto del 6 de enero sólo necesitaba detener la certificación de la pérdida de Trump. Fue similar a los golpes de Estado respaldados por Estados Unidos en Yugoslavia en octubre de 2000 para deponer a Slobodan Milosevic y en Ucrania en febrero de 2014 para desalojar a Víctor Yanukovich, ambos basados en reclamaciones no probadas de fraude electoral, ambos ocurriendo con un demócrata en la Casa Blanca.

Asaltos fascistas similares que intimidan a los políticos en Georgia, Pensilvania y Arizona podrían haber anulado los votos de ciudades con muchos votantes afroamericanos y latinos, revertir las victorias de Biden y reelegir a Trump. En una llamada telefónica, el presidente saliente había intentado antes presionar al secretario de Estado republicana de Georgia para que “encontrara los votos” que necesitaría para borrar su derrota allí.

Parece que Trump tendrá que marcharse el 20 de enero, y podría enfrentarse a otro juicio político en el nuevo Senado.

Respuesta de la clase trabajadora

El 20 de enero es probable que la presencia masiva de tropas de la Guardia Nacional desaliente cualquier movilización fascista masiva. Sin embargo, el movimiento fascista aún puede reclutar y actuar lejos de las concentraciones militares.

La crisis de la sociedad capitalista que alimenta el crecimiento de las ideologías fascistas y otras ideologías irracionales entre las masas no muestra signos de disminuir. El COVID-19, la crisis capitalista cíclica después de que la pandemia se haya calmado -si es que eso ocurre- y la crisis climática amenazan la estabilidad política en el centro del imperialismo mundial. Estados Unidos sigue perdiendo prestigio y poder en todo el mundo.

Apoyarse en las fuerzas represivas del Estado para detener un brote fascista en una crisis creciente es desarmar a la clase obrera -que incluye a todos los sectores de personas que dependen de la venta de su fuerza de trabajo para sobrevivir- dejándola vulnerable. 

Asumiendo una transición sin problemas al gobierno de Biden/Harris, la clase obrera y las organizaciones de derechos populares de todas las nacionalidades y géneros deben luchar por cómo organizar la autodefensa contra el fascismo, independientemente del aparato estatal. Animamos a todos los grupos a dar los pasos necesarios.

El movimiento debe encontrar formas de apelar directamente a las tropas de base de la Guardia Nacional y del Ejército para fomentar el antifascismo y su negativa a dirigir sus armas contra los movimientos populares. Cuanto más fuerte sea el movimiento popular y más decididamente actúe, mejor podrá ganarse a los “indecisos” y neutralizar a los que estén tentados de unirse a los fascistas. 

John Catalinotto

John.Catalinotto@workers.org

Share
Published by
John Catalinotto
Tags: Yugoslavia

Recent Posts

At Kent State University hundreds protest speech by fascist killer Rittenhouse

When the right-wing organization Turning Point USA announced it was hosting a speaking engagement at…

April 22, 2024

AI: The machine intelligence of imperialism

Part 1: Digital labor and material      What is AI — artificial intelligence? According to the…

April 22, 2024

Militant pro-Palestine demonstration during Labor Notes conference takes the street

Support for Palestine was strong among the thousands of union activists who attended the Labor…

April 22, 2024

Google workers: ‘No tech for Israeli apartheid’

New York — Google workers held a sit-in at their New York City workplace on…

April 20, 2024

Popular Front condemns U.S. House of Representatives vote

The Popular Front for the Liberation of Palestine Central Media Department issued the following April…

April 20, 2024

Palestine has the right to live and the right to fight!

The following is a statement from the Seventh Congress of the Danish Communist Party (DKP),…

April 20, 2024