Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Sindicatos colombianos hacen campaña contra el TLC

Por Berta Joubert-Ceci

La administración de George Bush envió el Tratado de Libre Comercio (TLC) que negoció con Colombia al Congreso de los EEUU a principios de abril para someterlo a votación por el mecanismo de “vía rápida”, que daría un plazo de 90 días para votarlo, sin la posibilidad de hacer ninguna enmienda.


Edgar Paez en Boston el 25 de marzo.
Foto: Liz Green

Sin embargo, la congresista Nancy Pelosi, portavoz de la cámara baja de los EEUU, ha rehusado darle trámite al proyecto de ley, por lo que de momento el proceso se encuentra paralizado.

El hecho de que se posponga la votación es una victoria temporal para [email protected] [email protected] [email protected] Se debe primordialmente al arduo trabajo de sindicalistas colombianos, quienes han arriesgado sus vidas viniendo a los EEUU a denunciar los crímenes y la violencia en contra de líderes sindicales en su país. También han recibido delegaciones de líderes sindicales de EEUU, activistas sociales y miembros del congreso de los EEUU para enseñarles de primera mano, las condiciones en Colombia.

Sindicalista colombiano visita Filadelfia

Uno de esos líderes es Édgar Páez, representante internacional de Sinaltrainal, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos en Colombia. El sindicato representa a [email protected] trabajadores de Coca Cola, Chiquita y otras corporaciones multinacionales estadounidenses que han usado a los paramilitares contra los trabajadores con el fin de destruir los sindicatos y maximizar sus ganancias.

Páez estuvo en Filadelfia por dos días como parte de una gira informativa que lo llevó también a Chicago, Minneapolis, Detroit, Boston, Nueva York y Washington.

En Filadelfia fue recibido por la Federación de Empleados Estatales, del Condado y Municipales de los EEUU (AFSCME por sus siglas en inglés) DC 47, la Coalición de Mujeres Sindicalistas (CLUW), el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) BJ 32 y el Centro de Acción Internacional, en una noche de solidaridad. Cathy Scott, presidenta de DC 47, abrió el programa en el auditorio del sindicato.

Las consecuencias del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés) fueron presentadas por Luis Tlaseca, del Sindicato de Trabajadores de Kaolín (el cual representa a trabajadores mayoritariamente mexicanos quienes laboran en las granjas de hongos de Kenneth Square, donde casi la mitad de los hongos comercializados en los EEUU son cultivados). Tlaseca explicó cómo el NAFTA ha enriquecido a las transnacionales estadounidenses a expensas de pequeños agricultores mexicanos, quienes entonces se ven forzados a emigrar a EEUU para poder sobrevivir.

Paul Dannenfelser , presidente del Local 1723 de la AFSCME, en representación de los trabajadores de la Universidad de Temple, habló de la lucha de su sindicato por un contrato justo. En momentos en que las tarifas universitarias han aumentado paralelamente a los ingresos de la universidad, los beneficios para [email protected] [email protected] sindicalizados han disminuido, los costos de salud han aumentado y trabajan sin un contrato desde octubre de 2007.

Masacre de sindicalistas colombianos

Páez expresó que no sólo iba a hablar de las terribles condiciones para los trabajadores colombianos, sino también acerca de las iniciativas que están desarrollando para una Colombia mejor.

Habló de las marchas llevadas a cabo en Colombia y el resto del mundo el 6 de marzo de 2008, contra los crímenes del estado colombiano y a favor de las víctimas. Hubo 28 marchas en Colombia y 70 en otros 60 países, incluyendo en los EEUU.

Cuatro mil sindicalistas han sido asesinados en Colombia en los últimos 20 años (en 2008 ya van 13). Desde la presentación de Páez, cuatro más han sido asesinados. Unos 500 líderes sindicales han tenido que exiliarse ante amenazas de paramilitares.

Cuatro millones de personas, la mayor parte campesinos, han sido desplazados internamente en Colombia. Los paramilitares han robado más de 5 millones de hectáreas de tierra, y la nueva Ley de Justicia y Paz ha legitimado este robo.

Comunidades afrocolombianas también han sido desplazadas, sobre todo para que las corporaciones transnacionales puedan sembrar palma africana en sus tierras.

Estudiantes y organizaciones de mujeres también han sido severamente reprimidas.

Los pobladores indígenas están a punto de ser eliminados por la misma razón: desplazarlos para usar sus tierras en beneficio de las corporaciones transnacionales.

Los criminales permanecen inmunes por la pasividad del Gobierno colombiano. Por esto, explicó Páez, los sindicatos han tenido que acudir a otros organismos judiciales como las cortes en los EEUU y el Tribunal Permanente de los Pueblos. Demandas contra Drummond, Coca Cola, Chiquita y Occidental Petroleum están siendo ventiladas en el sistema judicial estadounidense.

Chiquita, por ejemplo, dio 1,7 millones de dólares, 3 mil rifles AK-47 y 5 millones de municiones a los paramilitares, quienes han masacrado a miles de trabajadores en Colombia. Páez le recordó a su audiencia que todos los bananos de Colombia que consumimos en EEUU son de Chiquita.

Invitó a [email protected] a participar en las sesiones del Tribunal Permanente de los Pueblos en Colombia, del 21 al 23 de julio de 2008, fecha en que se llevarán a cabo las sesiones finales que abordan la relación de las corporaciones transnacionales con la espiral de violencia.

Al día siguiente Páez fue a la Convención de la Federación Estadounidense de Sindicatos – Congreso de Sindicatos Industriales (AFL-CIO por sus siglas en inglés), la cual se estaba llevando a cabo esa semana en Filadelfia. Gracias a la intervención de Kathy Black, Presidenta del capítulo de Filadelfia de CLUW, Páez fue presentado a [email protected] asistentes, quienes se pusieron de pie para ovacionarlo. Fue precedido por el precandidato presidencial demócrata Barack Obama, quien indicó oponerse al TLC con Colombia por la violencia contra los líderes sindicales.

Larry Cohen, presidente de Trabajadores de Comunicaciones de EEUU (CWA), habló acerca de sus experiencias en Colombia, y expresó su admiración y respeto por los trabajadores colombianos. En febrero, Cohen viajó a Bogotá con una delegación de la AFL-CIO para evaluar las condiciones laborales allá, y conoció a Páez.

TLC con Colombia y la conexión Clinton

Hillary Clinton, quien se había dirigido a la convención un día antes, no tocó el tema de Colombia. El jefe de su estrategia de campaña, Mark J. Penn, se había reunido en privado la semana anterior con la Embajadora de Colombia en EEUU, Carolina Barco, para ahondar en el tema del TLC. Resulta que la firma para la que trabaja Penn, la Burson-Marsteller, había sido contratada por el gobierno colombiano por la suma de 300.000  dólares anuales, para promover el TLC en el Congreso de los EEUU.

Otra firma relacionada con Clinton también está involucrada: el Grupo Glover Park, el cual fue establecido por antiguos funcionarios del Gobierno de Bill Clinton. Sin embargo, en sus discursos de campaña, Clinton ha indicado que no está de acuerdo con Bill Clinton y que se opone al TLC. Muchos sindicalistas ven esto como una treta política.

A pesar del voto en el Congreso, el TLC con Colombia no está muerto todavía, como lo indicó el Latin Business Chronicle (de Miami) el 14 de abril. Decía: “a pesar de la suspensión indefinida de un voto en el Congreso, el TLC EEUU-Colombia podría ser aprobado tan pronto como este año, según expertos en el tema. ‘Con un poco de buena voluntad entre el liderazgo congresional, la Casa Blanca y el Gobierno colombiano, creo que todavía hay tiempo para encontrar suficientes puntos en común para aprobar el TLC antes de fin de año’, anota Peter Hakim, presidente de Diálogo Interamericano.

El Presidente George W. Bush todavía está promoviendo el TLC con Colombia, aduciendo el tema de la “seguridad nacional”, poniendo de este modo mucha presión en el Congreso desde que rehusó someterlo a votación. La Casa Blanca emitió un comunicado congratulando los “avances” del presidente colombiano, Álvaro Uribe, el aliado más cercano de Washington en América Latina, en momentos en que otros países de la región se están alejando del control de EEUU.

También tenemos las declaraciones de Nancy Pelosi. Ella está a favor de posponer una votación porque “si el TLC es votado ahora, perdería, y entonces, ¿qué mensaje estaríamos enviando? Ella deja abierta la posibilidad de un TLC basado en “negociaciones de buena fe entre demócratas y la Casa Blanca”, y se reunió con la embajadora colombiana después de la posposición del voto.

Cada semana, más de los aliados más cercanos de Uribe en el Congreso colombiano, están siendo acusados y arrestados por mantener lazos estrechos con los paramilitares. Hasta el momento, 30 están en prisión y 21 más están siendo investigados. Un artículo publicado en la revista semanal Semana.com del 12 de abril, titulado “Las Sillas Vacías”, describía cómo el Congreso colombiano no puede funcionar por la ausencia de los legisladores encarcelados, y el nerviosismo de otros esperando ser acusados.

Este es el gobierno que Bush defiende como “democrático”. 51 legisladores acusados de crímenes contra la humanidad. Su tipo de gente.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :