Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EDITORIAL

Las Grandes Corporaciones Petroleras e Irak pagando la cuenta

Petróleo, Sangre y Ganancias

La presidencia de Bush ha sido excelente en su extraordinaria habilidad de ser más arrogante y más descarada en lo que las otras administraciones presidenciales tratarían de cubrir con muchas hipocresías. No es que no tenga su parte de hipocresía y definitivamente ha mentido tanto como cualquiera de las otras administraciones en la historia de Estados Unidos, pero al final, la avaricia vence a todo lo demás.

Y así se nos dijo la semana pasada sin ningún titubeo o duda que la invasión criminal en Irak fue todo por... Petróleo.

No es que esto fuera una sorpresa. No para [email protected] en este espacio editorial ni tampoco para 20 millones de personas en todas partes que se manifestaron durante los meses anteriores al 20 de marzo del 2003, con la consigna de “¡No más sangre por petróleo!”

Un su mayoría es la sangre iraquí la que se ha derramado. Pero también ha sido derramada por cinco años la sangre de [email protected] 4.100 jóvenes estadounidenses de la clase obrera que fueron engañ[email protected] para que actuaran como carnada para una invasión opresiva e ilegal, más decenas de miles de [email protected] y el 30 de junio la verdadera finalidad de toda esta sangre derramada sería anunciada.

Las cuatro compañías más grandes que fueron expulsadas por la revolución de Irak en 1972—Exxon Mobil, Shell, Total y BP—están supuestamente a punto de re ingresar a Irak para continuar con la explotación de su petróleo y de su gente. Los nuevos contratos petroleros también incluyen a Chevron.

Así que los monopolios estadounidenses y británicos, incluyendo también la Total francesa, estarán de nuevo con su negocio—si nada los interrumpe en los próximos días. Como hay una resistencia activa en Irak, una interrupción es posible. Y el negocio del imperialismo estadounidense es hacer negocio, especialmente en petróleo y armas.

Manteniendo el carácter descarado de la pandilla de Bush, estas compañías entraron sin tener que pasar por la formalidad de competir por los contratos. ¿Recuerdan la reunión—la privada—entre el Vicepresidente Dick Cheney y los ejecutivos de las petroleras a comienzo de la administración de Bush? Quizá ahí fue cuando se hicieron las promesas.

Será interesante ver quién, entre los títeres políticos iraquíes, será el que sea fotografiado dándose la mano celebrando el trato donde se entrega la riqueza nacional de Irak. ¿O es que esto también se hará en privado?

El Congreso hace un trato

Y para no ser superado por la administración Bush en este tiempo de hacer tratos, el Congreso de Estados Unidos, con su estrecha mayoría Demócrata, también ha optado por la guerra.

[email protected] no estamos entre quienes dicen que no hay diferencia entre los partidos Demócrata y Republicano. Existen muchas diferencias, incluyendo los sectores de la sociedad estadounidense que forman su constituyente. Pero estamos [email protected] que estos son dos partidos cuyo liderazgo nacional, ideología e historia les pone firmemente en la posición de defender los intereses del imperialismo estadounidense, incluyendo el hacer guerras de agresión en el extranjero.

Concedemos que estos días los Demócratas no están tan evidentes sobre esto. Así que cuando optan por apoyar nuevamente a la máquina de guerra, como lo hicieron los Demócratas de la Cámara de Representantes ayudando a aprobar la propuesta de ley de apropiación de $162 billones para la guerra, buscan un pretexto.

Su pretexto fue una enmienda para pagos suplementarios del seguro de desempleo por 13 semanas adicionales para [email protected] [email protected] [email protected] por más de 26 semanas. También aprobaron una enmienda otorgando beneficios significativos a [email protected] [email protected] militares, incluyendo una versión del siglo XXI de la antigua ley de derechos para veteranos que permitió a tantos veteranos de la Segunda Guerra Mundial estudiar en la universidad. Y esto ocurrió al mismo tiempo en que el Congreso recortaba los fondos para los préstamos estudiantiles de jóvenes civiles.

En 2006 una mayoría de los Demócratas fueron [email protected] a la Cámara de Representantes porque mucha gente creyó que iban a acabar con la guerra en Irak y traer las tropas a casa. No tan obvios como [email protected] Republicanos, pero igualmente hipócritas, [email protected] líderes del Partido Demócrata seguramente han fracasado en cumplir con esa promesa.

La lección de todo esto es que es tiempo de que las decenas de millones de personas en los EEUU que están contra la guerra se despierten, cesen de esperar o depender de las elecciones o contar con polí[email protected] de cualquiera de los dos partidos capitalistas, y vuelvan a las calles para luchar y terminar con las guerras en Irak y Afganistán, las amenazas contra Irán y la agresión en cualquier parte del mundo.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :