Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Mientras aumentan los despidos

El gobierno federal da $200 mil millones a los bancos

Por Gary Wilson

A solo días del peor reporte sobre la situación de los empleos en casi dos décadas, un gigantesco estímulo financiero fue provisto por el gobierno capitalista no para [email protected] [email protected] [email protected], sino para los bancos más grandes.

Las noticias del 11 de marzo que decían que el Banco de la Reserva Federal tomó la decisión sin precedente de prácticamente regalar $200 mil millones de dólares en préstamos a los bancos más grandes del mundo, al comienzo sorprendió a Wall Street. Las acciones del Dow Jones dejaron de bajar, pero luego comenzaron a descender de nuevo. Al final del día, estas ya habían subido unos 400 puntos más que al cierre del día anterior.

Wall Street se alegró. El gigantesco regalo va a los bolsillos no de [email protected] más [email protected], sino a los bolsillos de los bancos más ricos y a los capitalistas financieros.

El Banco de la Reserva Federal está dando los fondos de la tesorería federal a cambio de los préstamos depredadores de las viviendas. Esta acción libera a los prestatarios, que en su mayoría son bancos, de la crisis inmediata creada por los préstamos en desfalco, y no hace nada para proteger de desahucios o embargos a [email protected] dueñ@s de las casas. Y eventualmente la clase obrera, como pagadora de impuestos, carga con la cuenta de todo esto.

Mientras que la constitución dice que sólo el congreso puede cobrar impuestos y gastarlo, la pregunta es la siguiente, ¿dónde están los gritos de protesta sobre este regalo del dinero de los impuestos que se ha hecho sin autorización alguna?

Efectivamente, el pasado diciembre cuando el Congreso votaba por las medidas para “aliviar” la crisis económica, incluyendo una pequeña “rebaja en los impuestos” la provisión que habría extendido los beneficios por desempleo y los cupones de alimentos fue omitida, mientras que la provisión de fondos de emergencia para las grandes compañías de hipotecas fue expandida.

La edición del periódico Wall Street Journal del 11 de marzo afirmó que “Los esfuerzos de los federales no eliminarán la causa básica de los problemas económicos.” Y eso es correcto. Solo servirá para engrosar los bolsillos de los banqueros y financieros.

Mientras que la bolsa de valores terminó su día con el alza más grande en dos años, aún así no pudo hacer retroceder el descenso de 500 puntos de los tres días anteriores. Y aún el índice se mantiene bajo, con una caída de casi 2.000 puntos del alza que tuvo en octubre del 2007.

63.000 empleos se perdieron en febrero

La fuerte caída de empleos el mes pasado—63.000 empleos se perdieron—fue la caída más severa en un mes en más de cinco años. El desempleo está ahora a un nivel no visto desde el 1990.

No incluidos en la cifra de 63.000 son las 450.000 personas que el Departamento de Trabajo de los EEUU dice que han salido de la fuerza laboral en febrero –es decir, han abandonado la búsqueda de empleo. Si hubieran sido incluidas, la tasa de desempleo sería un 5,1 por ciento en vez de un 4,8 por ciento.

Pero eso no es todo. También quedan por fuera [email protected] millones de [email protected] al igual que [email protected] jóvenes de la clase trabajadora que se encuentran en las fuerzas militares porque no pueden encontrar empleos. [email protected] de [email protected] están [email protected], aunque claramente están [email protected]

Rebecca Blank del Instituto de Políticas Económicas dijo al Comité Económico Conjunto del Congreso el 7 de marzo que la tasa de desempleo actual entre hombres jóvenes es mucho más alta de lo que señalan las cifras oficiales.

“Al expandir la población encarcelada, hemos quitado más y más hombres jóvenes de la cuenta de fuerza laboral”, testificó ella. Blank dijo que las cifras ajustadas demuestran que el nivel de desempleo ahora es casi igual que durante la recesión grande de 1990, cuando oficialmente era de un 5,5 por ciento. Esa recesión resultó en la caída de la presidencia del primer George Bush.

El segundo George Bush dijo el 8 de marzo, en respuesta al reporte sobre el desempleo del Departamento de Trabajo que fue publicado el día anterior, “Perder un trabajo es doloroso”. Aparentemente estuvo pensando mayormente en sí mismo.

Los periódicos sensacionalistas y los programas noticieros televisados, desde CNN hasta la cadena Fox, no gritaron “recesión”. Pero la voz seria de los ejecutivos corporativos, el New York Times, reportó que los economistas de Wall Street están ahora de acuerdo en que el país está actualmente en una recesión económica.

“El desempleo típicamente comienza a subir sólo después de que ya haya empezado una recesión”, reportó el New York Times del 8 de marzo.

Cae la tasa de ganancia

Los recortes de empleos es la respuesta capitalista a la disminución de la tasa de ganancias. El fracaso de hacer ganancias constituye la crisis.

En cualquier crisis capitalista, los patronos siempre culpan a [email protected] [email protected] A veces dicen que [email protected] trabajadores no están comprando lo suficiente, no están sacando préstamos suficientes o no están utilizando las tarjetas de crédito lo suficiente. En otras ocasiones dicen que los salarios o los beneficios de [email protected] [email protected] son demasiado altos.

Nada de eso es la razón de la crisis, pero eso no impide que los patronos culpen a [email protected] [email protected] Es la disminución de la tasa de ganancias lo que verdaderamente ha creado la crisis de la economía capitalista.

Cuando cae la tasa de ganancias, los patronos se vuelven despiadados. Al tratar de incrementar la tasa de ganancias, cortan los empleos y los sueldos y reducen los beneficios. La tasa de explotación de [email protected] [email protected] aumenta.

Las ganancias son la fuerza motriz del capitalismo. Las ganancias provienen de la labor de [email protected] [email protected] Las ganancias son el sueldo no pagado.

Los capitalistas siempre están en competencia entre ellos por las ganancias. Parte de esa competencia es la introducción de nuevas tecnologías que aumentan la tasa de explotación de [email protected] [email protected]

En “El Capital”, Carlos Marx mostró que los capitalistas no introducen la tecnología nueva para bajar los costos de producción, aunque eso puede pasar. Lo hacen para aumentar la tasa de ganancias.

El primer capitalista que introduce tecnología nueva, aumenta la productividad del trabajo. La producción de la mercancía hecha al usar la nueva tecnología cuesta menos por unidad. Entonces el capitalista aumenta su propia ganancia al vender la mercancía al precio viejo o a un precio más bajo mientras incrementa su proporción en el mercado.

Pero cuando los capitalistas en competición también comienzan a usar la tecnología nueva o a introducir tecnología nueva más productiva, entonces se desvanece la alta tasa de ganancias. Y como para entonces los capitalistas en general están gastando mucho más en la tecnología y menos en [email protected] [email protected], la tasa de ganancias actualmente cae — porque las ganancias vienen de la explotación del trabajo humano, no del uso de tecnologías.

Cuando cae la tasa de ganancias, los capitalistas empiezan a recortar los sueldos y beneficios y a eliminar los empleos. Sube el desempleo. Los capitalistas también responden a la caída de ganancias subiendo los precios, lo cual crea inflación.

Para los patronos, el despedir a [email protected] [email protected] es una medida para tratar de incrementar la tasa de ganancias. Hoy en día, no hay absolutamente ninguna restricción en cuanto a despidos de trabajo. Los patronos pueden dar alguna razón o puede que no den ninguna. No importa cuántos años un/a trabajador/a haya tenido tal puesto de trabajo o la cantidad de ganancias que él/ella haya ganado para el patrón durante ese tiempo.

Claramente esto no es justicia. Aún en tiempos de crisis económica, [email protected] [email protected] deben tener el poder de alguna decisión sobre su propio empleo. [email protected] [email protected] tienen el derecho a proteger la inversión de su propia labor en la compañía.

Cada compañía está construida sobre la labor de [email protected] [email protected] Eso hace que [email protected] [email protected] sean [email protected] inversionistas principales de la compañía.

Mientras la recesión se profundiza, se hace aún más importante que [email protected] [email protected] luchen por este derecho esencial para proteger sus puestos de trabajo, y que ganen esta lucha.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :