Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

La Pandilla de Bush traiciona a soldados [email protected]

Por Caleb T. Maupin

Jonathan Town fue uno de los cientos de miles de jóvenes estadounidenses que fueron enviados a Irak. Él fue enviado a ocupar Irak y a defender esa ocupación por los Estados Unidos en contra de los iraquíes determinados a liberar a su país de la ocupación.

Town probablemente oyó muchas veces a los reclutadores militares decirle para persuadirlo a que se enlistara, que se le proveería cuidado médico y se le atendería si él fuera herido. Quizás él fue persuadido por las palabras de George W. Bush y sus socios sobre el “apoyo de las tropas”. Y probablemente sintió que aquellos que motivaron a la derecha, diciendo que la oposición a la guerra era “traicionar a las tropas,” estarían con él cuando él fuera herido en batalla contra la resistencia iraquí.

Pero él fue engañado.

En un día fatal en el año 2004, una unidad bien armada de luchadores de la resistencia iraquí que resistieron las sanciones, el bombardeo y otras acciones inhumanas del gobierno de los EEUU, atacaron a las fuerzas de la ocupación militar. Dispararon un proyectil de 107 mm a la base estadounidense en Ramadi. El proyectil atravesó las paredes del edificio y explotó a tres pies de la cabeza de Town.

Town luego despertó en un hospital y desde entonces sufre de pérdida de audición, dolores de cabeza, pérdida de la memoria, ansiedad e inhabilidad para dormir. El ejército probablemente se sintió feliz de dar a Town el objeto metálico atado a un listón conocido como el “Purple Heart” o la medalla púrpura; sin embargo, cuando se trató de dar el cuidado médico que necesitaba para recuperarse de sus heridas, el gobierno fue un poco menos cooperativo.

Después de haber sido dado de alta en el año 2006, Town quería tratamiento para su sufrimiento de estrés post traumático, algo que afecta a decenas de miles de soldados. El Pentágono decidió evadir su responsabilidad con el problema de Town. El ejército argumentó que Town ya sufría de “un desorden de personalidad”, y que el hecho de que un explosivo de 18,8 Kg, haya detonado sobre él no tiene nada que ver con su enfermedad actual.

Town no es el único. Hay documentación que revela que desde el 2001 más de 22.500 soldados estadounidenses han sido clasificados con “desorden de personalidad “para bloquear el que reciban tratamiento indicado que en hospitales para veteranos si tuvieran el Desorden de Estrés Pos Traumático. Lo que es significativo es que Town, que tiene dos hijos y pasó siete años en el servicio militar, recibió honores 12 veces. Se pensaría que el Pentágono le daría un trato distinto.

Que insulto es decir que quienes han visto partes de cuerpos humanos esparcidos en el suelo, niñ@s muriendo y toda la carnicería de la guerra, no se han afectado por haber sido [email protected] a matar y morir en una ocupación criminal. Y entonces culpar el trauma que han sufrido en un “desorden de personalidad” que supuestamente ya tenían, para evitar pagar la cuenta.

¿Qué persona quien no sea ya sociópata puede experimentar tales horrores y no quedar perturbada? Parece que para los que dirigen este país, la gente es una mercancía, algo que Carlos Marx escribió hace muchos años en su libro “El Capital” y en sus manuscritos económicos. Bajo el sistema capitalista, la palabras podrán resonar en el refugio subterráneo de Dick Cheney sobre “apoyar a las tropas”, la historias sentimentales podrán salir en el noticiero FOX y en la NBC, pero al final, [email protected] que se han enviado a reprimir al pueblo que se opone al imperialismo son, [email protected] [email protected], [email protected] nada mas que carne de cañón por las autoridades.

Como Town luchó y recibió algo de apoyo, el Congreso sostuvo una audiencia el 25 de julio y el Pentágono decidió permitir su tratamiento por ahora. Pero su caso todavía expone a los que hacen la guerra: pueden llamar “héroes” a las tropas, pero las ganancias determinan todo cuando hay que pagar la cuenta. [email protected] soldados [email protected] y [email protected] [email protected] tendrán que luchar otra guerra en su propio país para asegurarse que recibirán los beneficios que les fueron prometidos.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :