Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Manifestantes confrontan a Uribe en Washington, D.C.

Por Calima
Washington, D.C.

Alrededor de 100 personas el 2 de mayo protestaron la visita a Washington del presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez.

Ésta fue la décima visita de Uribe a los Estados Unidos desde que asumió el poder en el 2002.  Esta vez su propósito era el garantizar que el Congreso controlado por los Demócratas aprobara finalmente los acuerdos pendientes: el Plan Colombia y el Tratado de Libre Comercio (TLC).  Sin embargo, los acuerdos se han estancado debido a la situación crítica de derechos humanos en Colombia y al escándalo más reciente de la “parapolítica”.  Ocho funcionarios del gobierno colombiano han sido acusados y encarcelados a causa de sus lazos con los paramilitares asesinos.

Tal parece que los políticos del Partido Demócrata están usando el TLC y el Plan Colombia para manipular la opinión popular a su favor, presentándose como progresistas defensores de los derechos humanos.

Uribe vino aquí para limpiar su reputación de defensor de los grupos paramilitares. Pero en vez de ello, fue sorprendido con una “bienvenida” por un grupo de estudiantes, [email protected] de derechos humanos, [email protected] y [email protected] de sindicatos con gritos de “asesino”, que lo esperaban frente al Centro Americano para el Progreso donde Uribe iba a reunirse con organizaciones no-gubernamentales (ONG).

[email protected] manifestantes vinieron para defender la dignidad y la humanidad del pueblo que lucha en Colombia contra un genocidio brutal fomentado por las fuerzas paramilitares alineadas con el estado.  Ya dentro del Centro, activistas y estudiantes se levantaron en medio del salón de conferencias y gritaron “Colombia no está en venta”  a la vez que desplegaban una manta con igual consigna.  Se pueden ver los videos de la manifestación en YouTube.com buscando “Uribe in Washington.”

Durante un intercambio en la reunión que tuvo lugar en el Centro, Uribe una vez más mostró su irresponsabilidad al llamar a Gerardo Cajamarca, un sindicalista colombiano en exilio en los Estados Unidos, “un terrorista sin camuflaje.”  Esta etiqueta da una clara señal a los paramilitares colombianos quienes mantienen una lista de nombres de personas que serán blanco de asesinato.

Estos paramilitares aterrorizan comunidades enteras de [email protected], indígenas y [email protected]

Un activista colombiano describió el trabajo de estos escuadrones de muerte:  

“Como si fuera una especie nueva de fútbol, en los pueblos pequeños donde llegan estos grupos paramilitares, llaman a [email protected] habitantes y se reúnen con [email protected] en la plaza del pueblo.  Una vez allí, llaman a una de las familias que vive en la zona.  Cinco o seis seres humanos son llevados al centro de la plaza y en frente del resto de la comunidad, un paramilitar toma a un niño pequeño con una mano y con la otra agarra una motosierra.  Él la usa para cortar al niño vivo en pedacitos frente a su familia y el resto de la comunidad.  Luego los paramilitares cortan al resto de la familia viva en pedazos y con la cabeza del marido los paramilitares juegan fútbol frente a toda la comunidad.

“Cuando se acaba el partido los paramilitares matan [email protected] [email protected] a balazos.  Esto se llama una masacre.  No es una descripción de la última película de Tarantino, “Masacre con motosierra en Tejas”.  Esto es realidad.  Ha sido patrocinada por corporaciones como Chiquita Brands, Drummond, Coca Cola, Nestlé, Monsanto y el resto de las corporaciones internacionales y locales.”

Calima, el escritor de este artículo, es activista en el movimiento de solidaridad internacional con el pueblo colombiano.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :