Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

[email protected] en empacadora de carne luchan por justicia

La unidad es clave para organizar en la planta Smithfield

Por Sharon Black

Quien crea que las condiciones de explotación en el trabajo al estilo maquiladora sólo pasan en las “zonas francas” de los países pobres y no en los Estados Unidos, está sumamente [email protected] Las condiciones brutales, los salarios de pobreza y los accidentes que incapacitan a [email protected] [email protected] en la planta empacadora de carne Smithfield en Tar Heel en Carolina del Norte, borran rápidamente este mito.

El sindicato de alimentos UFCW y [email protected] [email protected] de la planta de Tar Heel vinieron el 30 de septiembre a Nueva York para protestar frente a las oficinas corporativas de la Smithfield en la calle 49 y Park Avenue. Unas 500 personas representando a otras miles que se unieron por el Internet para ser parte de una “marcha virtual”, lanzaron una campaña para demandar que Smithfield ponga fin a la injusticia y permita que [email protected] [email protected] se unan en sindicato.

La Empacadora Smithfield emplea cerca de 6.000 [email protected] y sacrifica más de 8 millones de cerdos al año en el pequeño pueblo de Tar Heel. Es la planta elaboradora de carne de cerdo más grande del mundo. En 1998, Carolina del Norte se convirtió en el segundo productor de cerdos más grande de los Estados Unidos. Smithfield domina casi el 25% del mercado de esta carne nacionalmente.

En el área donde el tabaco y las batatas eran en un tiempo las cosechas y las industrias más importantes, ahora domina la crianza de cerdos. En la planta de Smithfield [email protected] [email protected] cortan, empacan y envían más de 25.000 cerdos al día.

Las condiciones en esta planta son tan horribles como las descritas por Upton Sinclair en su novela “La Jungla” en el 1906.

Cualquiera que haya trabajado en una línea de ensamblaje sabe de primera mano como la constantemente rápida línea de producción destruye el cuerpo y aturde la mente. El lema de los patronos es siempre, “Más rápido, más rápido, saquen el producto rápido.”

Quienes trabajan en las plantas de empaque y procesamiento de alimentos también tienen que soportar temperaturas de congelación. Las heridas, las amputaciones, las enfermedades de la piel y el daño permanente de hombros y brazos son cosa de todos los días. La muerte siempre está cercana.

En la mañana del 20 de noviembre del año 2003, el joven de 25 años Glen Birdsong estaba trabajando solo limpiando un tanque de almacenaje cerca de un muelle de carga en la planta Smithfield. El tanque contenía una sustancia mezclada con bisulfato de sodio que se utilizaría como medicina coagulante.

La manguera que Birdsong estaba usando se atoró en el tanque. El bajó por una escalera para destrabarla. Los compañeros de trabajo lo encontraron al pie de la escalera, muerto.

“Ellos no le dijeron sobre los peligros ni tampoco le dieron un cinturón de seguridad para poderse salir en caso de que se cayera en el tanque”, dijeron unos compañeros de trabajo a la organización Observadora de Derechos Humanos, Human Rights Watch.)

[email protected] [email protected] que sufren accidentes son frecuentemente [email protected] con ser [email protected] cuando reportan los accidentes, así que [email protected] dicen que los accidentes ocurrieron en la casa o fuera del trabajo.

Smithfield trata de dividir a [email protected] [email protected]

Carolina del Norte ha visto el incremento más dramático en el número de [email protected] inmigrantes que ningún otro estado. En el año 2000, las cifras aumentaron un 274%, de 115.000 a 430.000; hoy son más de 500.000. Se estima que la mitad de la fuerza laboral de la planta es latina y un 40% africano-americana.

Los cambios demográficos, por supuesto, no han sido desaprovechados por los patronos de Smithfield. Ellos han estado llevando a cabo una campaña de racismo para dividir a [email protected] [email protected] Ed Morrison, un trabajador africano-americano dijo: “Ellos tratan de dividir a la gente por razas. Amenazan a [email protected] inmigrantes y tratan de poner a [email protected] [email protected]@s en contra de [email protected] [email protected] Todo para evitar que la gente se una para luchar por sus derechos.”

Según testimonios ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales, la Smithfield Packing sostuvo reuniones especiales con cada [email protected] de [email protected] [email protected] [email protected] durante un intento anterior de sindicalizar la compañía. Los representantes de la compañía dieron a entender que [email protected] [email protected] inmigrantes serían [email protected] o [email protected]

La compañía formó su propia agencia policial especial, la cual bajo la ley de Carolina del Norte, puede arrestar tanto dentro como fuera de los predios de la compañía. [email protected] [email protected] [email protected]@s fueron [email protected], [email protected] y [email protected] Un gerente de la compañía dijo a un representante del sindicato “Yo quiero asegurarme que estés allí para (recibir) una buena paliza. Te vamos a dar una paliza... y tenemos algo especial para ti.” (www.smithfieldjustice.com)

El sindicato UFCW y [email protected] [email protected] están desafiando todo esto. Una campaña se está llevando a cabo para lograr un sindicato y terminar todo este abuso.

[email protected] [email protected] [email protected] debieran defender a [email protected] [email protected] de la Smithfield, porque “Un ataque contra [email protected] es un ataque contra [email protected]

Sharon Black es una ex trabajadora en la industria de empaque y procesamiento de alimentos. Fue elegida como representante de la UFCW por 26 años y también fue parte de la Amalgamated Meatcutter Association antes de unirse a la UFCW.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :