Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

[email protected] inmigrantes lideran huelga

La solidaridad es la clave para reinstalar a los obreros despedidos

Por el colectivo de FIST
(Luchemos Contra el Imperialismo)
Tar Heel, NC

Quinientos [email protected] dejaron sus puestos de trabajo aquí en la planta empacadora Smithfield el 16 de noviembre en respuesta a los recientes despidos de 75 [email protected] inmigrantes, [email protected] de [email protected] cuales apoyan los esfuerzos de sindicalizar la planta. Al siguiente día, la planta fue nuevamente cerrada cuando 1.000 [email protected] incluyendo a [email protected] [email protected] se unieron a la huelga.

Después de dos días de huelga, los patronos de la planta Smithfield Packing aceptaron las demandas para detener los despidos masivos y reconsiderar la implementación en la planta de sus políticas sobre inmigración. Por primera vez la compañía aceptó reunirse con un grupo de [email protected] [email protected] por [email protected] [email protected] [email protected] para continuar las negociaciones sobre los asuntos de la planta y las preocupaciones de [email protected] [email protected] La reunión tendrá lugar el 21 de noviembre.

[email protected] [email protected] han estado luchando por 12 años para sindicalizar la planta procesadora de carne de cerdo más grande del mundo, la cual está situada en una región rural pobre del este de Carolina del Norte.

El estado de Carolina del Norte es un estado con “derecho al trabajo”—lo que quiere decir que es oficialmente un estado en contra de los sindicatos. La fuerza laboral es la segunda de menor organización sindical en todo el país. Hay ahora una gran población latina de rápido crecimiento.

Aún así, la planta Smithfield Packing ha utilizado millones de dólares en una campaña para intimidar a [email protected] [email protected] y evitar la entrada del sindicato.

Cuando el sindicato United Food and Commercial Workers inició una campaña organizativa en Smithfield en 1994, la fuerza laboral era en su mayoría africana-americana. Ahora es por lo menos un 65% latina, cerca del 30% africana-americana y el resto es blanca o indígena.

La compañía ha usado el racismo y otras tácticas para atemorizar e intimidar y así evitar la entrada del sindicato. En las elecciones de 1997, a Smithfield se le encontró culpable de violar más de 40 leyes laborales. Pero los empresarios obstruyeron con apelaciones la decisión de la corte durante ocho años.

Como fuera explicado en un reporte de la organización en pro de los derechos humanos, Human Rights Watch en el 2005 titulado “Sangre, Sudor y Lágrimas,” [email protected] [email protected] de la Smithfield han resultado [email protected], [email protected] y hasta perdido sus vidas por las condiciones de trabajo en la planta. Simpatizantes y [email protected] del sindicato han sido [email protected] y [email protected] injustamente por la fuerza policial privada de Smithfield.

En los últimos meses, el apoyo al sindicato ha crecido. Esto, combinado con la pérdida de la última apelación por la compañía del fallo de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, ha alentado a [email protected] [email protected] quienes dicen que se sienten cerca de ganar un contrato y una victoria histórica.

En las semanas antes del paro, la compañía despidió a 75 [email protected] [email protected] con el pretexto de que no se podían verificar sus documentos del Seguro Social. [email protected] de [email protected] habían trabajado en la planta por dos o tres años. En una entrevista en Smithfield, un trabajador dijo que [email protected] [email protected] creían que la empresa estaba utilizando el pretexto de los documentos para deshacerse de [email protected] que apoyaban al sindicato.

[email protected] [email protected] recién inmigrantes se están dando cuenta de su poder. El Primero de Mayo de 2006, miles de [email protected] de la Smithfield y sus familiares se unieron por la lucha para los derechos de [email protected] inmigrantes. Las manifestaciones del Primero de Mayo alrededor del país demostraron que esta comunidad tiene poder y que la unidad acerca de la lucha por los derechos de [email protected] inmigrantes y la lucha por la justicia para [email protected] [email protected] puede adelantar la causa de la clase trabajadora en general.

La campaña por la Justicia en Smithfield continúa. No va a terminar hasta que [email protected] [email protected] ganen un contrato y el reconocimiento sindical.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :