Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EPA y Christie Whitman mintieron sobre calidad del aire

Por Mary Owen
Nueva York

Un juez federal amonestó a la Agencia para la Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) y a su ex directora, Christie Whitman el pasado 4 de febrero por haber publicado repetidamente que la calidad del aire en el bajo Manhattan era buena y apropiada para respirar en los días inmediatos que siguieron al ataque del 11 de septiembre.

Activistas que luchan por la seguridad y la salud han estado señalando que los riesgos a la salud y al ambiente después del 11 de septiembre no fueron totalmente reportados. El derrumbe de edificios ocasionó la eliminación al aire de 2000 toneladas de asbestos, de plomo de 50.000 computadores, de 424.000 toneladas de concreto pulverizado, del químico PCB y de otros tóxicos.

La jueza de Distrito, Deborah A. Batts dictaminó que la EPA y Whitman no estaban protegidos contra una demanda puesta por los trabajadores y residentes al igual que estudiantes del bajo Manhattan que retornaron a sus lugares de trabajo contaminados luego de las confirmaciones falsas de la EPA. Las áreas afectadas también incluyen a Chinatown, el Lower East Side y Brooklyn.

“Ningún ser en su sano juicio habría pensado que decir a millares de personas que era seguro volver al bajo Manhattan, sabiendo que tal retorno podría plantear riesgos de salud a largo plazo y otras consecuencias nefastas, y creer que esta era una conducta sancionada por nuestras leyes” dijo la jueza. La jueza Batts determinó que las acciones de Whitman como cabecilla de la EPA, eran desconcertantes porque ella bien sabía que el colapso de las torres gemelas había generado toneladas de materiales tóxicos en el aire.

La decisión de la jueza da paso a una demanda que buscaría un fondo monetario para el monitoreo y tratamiento de los efectos sobre la salud de trabaja [email protected], residentes y estudiantes que estuvieron [email protected] al aire tóxico y a la basura tóxica que cubrieron el área después del 11 de septiembre; para los daños causados por la exposición a materiales peligrosos y para una remuneración por los costos de limpieza.

Actualmente solo los trabajadores de rescate son elegibles para el monitoreo y tratamiento médico. Quince mil de ellos están actualmente siendo monitoreados.

Pero aún este grupo, elogiado por autoridades locales y nacionales, tuvo que luchar arduamente en el 2005 para evitar que la administración de Bush recortara $125 millones de su programa cuando ya algunos comenzaban a morir de enfermedades relacionadas al colapso de las torres.

La Casa Blanca y Wall Street también son culpables

Algo ha de aclararse conforme la demanda camina. Pero la administración de Bush y Wall Street no deben dejarse libres de culpa.

La Casa Blanca manipuló las declaraciones de la EPA sobre la calidad del aire en esos días, según el reporte por el Inspector General de la EPA en agosto del 2003. Los doctores aliados de Bush borraron información sobre la precaución y agregaron garantías de que la EPA no tenía ningún dato para respaldar estas precauciones.

La administradora de la EPA, Marianne Horinko, admitió que la administración de Bush utilizó al Consejo de Seguridad Nacional y no a los expertos en el ambiente y la salud pública para filtrar los datos sobre la calidad del aire y del agua en el área, “porque el razonamiento era que estos eran los expertos en armas de destrucción masiva.” La Casa Blanca después coordinó las comunicaciones públicas del Consejo y otras agencias federales. (Newsday, del 23 de agosto 2003.)

“Las agencias le dieron prioridad a que volvieran a funcionar las bolsas de valores y el mercado financiero del bajo Man hattan a cualquier costo. Al hacerlo, han permitido que miles de personas estén expuestas a sustancias que ni siquiera han sido identificadas, y mucho menos cuantificadas”, dijo Joel Sufro, Director Ejecutivo del Comité de Nueva York de Salud y Seguridad Ocupacional, que representa a más de 250 sindicatos. (Del periódico St. Louis Post Dispatch, del 12 de enero de 2002).

La desinformación fabricada condujo a que la gente volviera antes de que fuera seguro a las áreas contaminadas a riesgo de su salud. En Wall Street, el corazón financiero del capitalismo de los Estados Unidos, la Bolsa de Valores y las grandes corporaciones prometieron a [email protected] [email protected] almuerzo gratis y golosinas—mientras que los incendios tóxicos ardían en las Torres Gemelas.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :