Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Consejo de Seguridad impone severas sanciones a Corea del Norte

Por Fred Goldstein

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas ha votado 15 a 0 para imponer sanciones a la República Popular Democrática de Corea, (RPDC) en represalia a su prueba nuclear del 9 de octubre. La resolución para imponer sanciones fue a través del Consejo de Seguridad dirigida por el gobierno de los Estados Unidos, el cual tiene 10.000 cohetes nucleares y es la única potencia que ha usado armas nucleares en una guerra.

Las sanciones violan la constitución de la ONU, la cual reconoce el derecho de las naciones a su autodefensa en contra de cualquier agresión directa o percibida. Washington ha estado amenazando a la RPDC con ataques nucleares desde la guerra de Corea del 1950-1953. Las pruebas y el desarrollo de armas nucleares por la RPDC han tomado lugar estrictamente dentro del marco de infinitas amenazas por parte de Washington.

Recientemente la administración de Bush se ha referido a la RPDC como parte del “eje del mal”, amenazó al gobierno de Corea del Norte con un “cambio de régimen,” y autorizó al Pentágono en el año 2002 para que desarrollara “planes flexibles” para usar armas nucleares contra estados que no tienen armas nucleares, incluyendo a la RPDC, como también autorizó el ser el primero en atacar con armas nuclear. El Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld amenazó a la RPDC con un ataque nuclear en el año 2003. Y el Pentágono comenzó a desarrollar una nueva generación de armas nucleares dirigidas al ataque de las plantas subterráneas de la RPDC y de Irán.

Otra parte del “eje del mal” de Bush es Irak, el cual fue amenazado con un “cambio de régimen” después del 11 de septiembre, y el Pentágono invadió y derrocó al gobierno de Saddam Hussein. Irán también está bajo constantes amenazas militares y económicas por parte de Washington.

La administración de Clinton amenazó dos veces a la RPDC con una guerra nuclear, una vez en 1993 cuando el gobierno de Pyongyang dijo que este abandonaría el Tratado de No a la Proliferación Nuclear (TNPN) como respuesta a las demandas que debía permitir intrusivas inspecciones por la Agencia Internacional de Energía Atómica. (AIEA).

Un ataque contra las instalaciones nucleares de Corea del Norte por la administración de Clinton fue prevenido sólo por las negociaciones de último minuto entre el ex presidente Jimmy Carter y el entonces líder norcoreano Kim Ill Sung. Clinton llevó a cabo ejercicios nucleares contra la RPDC en 1998.

Ahora mismo el Pentágono tiene submarinos nucleares y misiles destructores en el mar cerca de la península coreana como también aviones con capacidad nuclear en la isla de Guam. Estados Unidos ejercita pruebas militares regularmente las cuales son prácticas abiertas para una guerra contra la RPDC.

La prensa capitalista ha llamado al gobierno de Corea del Norte “paranoico” e “irracional”. Paranoico quiere decir que se ven amenazas donde no existen. Irracional quiere decir que se hacen cosas que no tienen sentido. Las amenazas de un ataque nuclear por el gobierno de los Estados Unidos son reales y han existido claramente por muchos años. Por lo tanto tiene sentido el tratar de desarrollar un plan de prevención en contra de una amenaza.

La resolución de sanciones es ‘una declaración de guerra’

La RPDC ha declarado ante la ONU que “La resolución no puede ser tomada de otra manera que como una declaración de guerra.” De hecho la resolución de sanciones viola la Constitución de la ONU, la cual prohíbe actos de agresión y protege el derecho de soberanía de las naciones.

Decía que los gobiernos chino y ruso negociaron con Washington para moderar el lenguaje de la versión final de la resolución, volviéndolo menos amenazante y agresivo.

Desde el punto de vista del desenfrenado chauvinismo y prepotencia imperialista, la resolución de las sanciones puede ser considerada como “moderada” comparada con los requisitos originales que eran más severos. Pero desde el punto de vista de la RPDC, las sanciones especificadas en la resolución sólo pueden ser consideradas como un ataque contra su supervivencia económica y militar e incluso contra su misma soberanía como nación. La resolución está llena de mandatos arrogantes de estilo colonialista.

“Demanda” que la RPDC frene cualquier prueba nuclear o lanzamiento de cohetes balísticos. “Decide que la RPDC suspenda toda actividad relacionada con su programa de cohetes balísticos” y que “abandone todas las armas nucleares y programas nucleares existentes completa, verificable e irreversiblemente”.

Pero esto no es todo. La sección 8 de la resolución, entre otras cosas, decide que “todos los estados miembros” impedirán el “suministro, la venta o la transferencia a la RPDC” de “cualquier tanque de combate, vehículo de combate blindado, sistema de artillería de alto calibre, aeronave de combate, helicóptero de ataque, buque de guerra, cohete o sistema de cohetes ... o materiales relacionados, incluyendo repuestos”. Llama incluso a la prevención de cualquier “entrenamiento técnico, servicio de asesoramiento o asistencia relacionada con el suministro, manufactura o utilización” de los materiales militares especificados.

Esto es equivalente a un mandato para socavar totalmente el establecimiento militar de la RPDC precisamente cuando está amenazada con una guerra.

Llama a todos los estados miembros a “congelar de inmediato los fondos, otros activos o recursos económicos que se encuentren en sus territorios ... que pertenezcan o estén controlados, directa o indirectamente por personas o entidades ... que participen o proporcionen apoyo a “armas nucleares o programas de cohetes balísticos y que “impidan que ningún fondo sea disponible” a tales partes.

Requiere que todos los estados miembros “tomen todos los pasos necesarios para impedir la entrada o pasaje por su territorio de las personas designadas... por ser responsables de, e incluso por apoyar o promover, las políticas de la RPDC en relación a los ... programas relacionados con lo nuclear, los cohetes balísticos, junto a miembros de sus familias”.

Esta estipulación virtualmente prohíbe a todos los oficiales de gobierno, líderes de partidos, o personal militar y sus familiares de viajar, a menos que tengan el permiso de las “grandes potencias”.

Y exige la revisión de todo cargamento que entre o salga de la RPDC. Esta demanda de que otros países revisen cargamentos de la RPDC puede ser considerada, en si misma, como una demanda de acto de guerra.

Ninguna amenaza desde Corea

La histeria más reciente impulsada por la administración de Bush y los medios comunicativos es la supuesta “amenaza” por la RPDC de conducir una segunda prueba nuclear. Están todos actuando como si la RPDC estuviera amenazando a la población de los EEUU.

A diferencia de la administración de Bush, la RPDC ha prometido no ser la primera en lanzar un arma nuclear. En otras palabras, el programa de armas nucleares de la RDPC es estrictamente un freno contra un posible ataque nuclear lanzado por Washington y nada más. También es lógica militar el que la RPDC no inicie una guerra nuclear contra el poder imperialista que tiene bastantes armas nucleares como para eliminar una gran parte del mundo.

La única “amenaza” causada por las pruebas nucleares de la RPDC es la amenaza a las ambiciones nucleares del imperialismo estadounidense en Asia y la amenaza a su capacidad de iniciar una “guerra preventiva” y llevar a cabo “el cambio de régimen” en la RPDC — una meta que ha tenido desde hace años y que aumentó después del colapso de la Unión Soviética y los países socialistas de Europa del Este.

La RPDC ya ha experimentado una guerra, dirigida por los Estados Unidos, en la cual 4 millones de [email protected] murieron y todas las aldeas, pueblos y ciudades del país fueron reducidos a escombros. La RPDC fue atacada en ese entonces por la misma razón que se le ataca ahora: por ser un país socialista que niega doblegarse ante el imperialismo.

Corea fue dividida por Washington después de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas coreanas de liberación dirigidas por Kim Il Sung habían expulsado a los imperialistas japoneses de Corea, acabando así con 35 años de brutal colonización japonesa. Pero el sur fue ocupado por tropas estadounidenses que entonces fueron armadas fuertemente por el Pentágono para prepararse para la guerra con los revolucionarios socialistas del norte.

El gobierno de la RPDC, establecido en 1948, ha ofrecido una y otra vez la base para superar la crisis. Ha formulado las demandas para el reconocimiento de su soberanía, para garantías contra ataques de Washington, para la normalización de relaciones con los Estados Unidos, incluyendo la firma de un pacto de paz para terminar formalmente la Guerra Coreana. La RPDC ha ofrecido un sinnúmero de veces propuestas para la desnuclearización de la península coreana y de la región circundante.

En su lugar, Washington ha aumentado sus amenazas y sus demandas arrogantes e intimidantes con el objetivo de acrecentar las tensiones. Ha acorralado a la RPDC en una esquina donde tiene que someterse a las amenazas imperialistas o luchar por su vida. La RPDC ha elegido luchar en defensa de si misma por la salvación nacional. Es el gobierno estadounidense quien es la verdadera amenaza a la paz y estabilidad internacional en la península coreana.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :