Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Estados Unidos amenaza a Assata Shakur en Cuba

Por David Hoskins

Un día después de que millones de [email protected] en todo el mundo reclamaron las calles en celebración del Primero de Mayo, Día de [email protected] [email protected], la clase gobernante de los Estados Unidos lanzó un ataque contra un poderoso símbolo de liberación para [email protected] [email protected] y [email protected] [email protected] en los Estados Unidos.

El 2 de mayo, el Departamento de Justicia anunció que ofrece una recompensa de $1 millón por la captura de Assata Shakur, ex líder del Ejército de Liberación Negro (ELN) quien escapó de una prisión estatal en 1979.

El caso de Shakur se dio a conocer internacionalmente en 1973 cuando viajaba con otros miembros del ELN en la carretera New Jersey turnpike. La policía dice haber detenido al vehículo de Shakur por tener una de las luces traseras rota. Sin embargo, a los pocos minutos, Shakur y sus compañeros se vieron envueltos en una lluvia de balas que seguramente comenzó por los patrulleros de carreteras de Nueva Jersey muy conocidos por su racismo. Shakur sufrió heridas serias y uno de los acompañantes fue ultimado por la policía. Un oficial también pereció en el incidente.

Shakur fue arrestada y acusada de haber ultimado a un oficial de la policía. Se le encontró culpable de los cargos, a pesar de que los hechos muestran que ella estaba demasiado herida para haber llevado a cabo tal acto. Pasó seis años y medio en prisión.

En 1979, cinco años después de haber sido forzada a separase de su bebé que parió en prisión, Shakur escapó del área de máxima seguridad de la Correccional para Mujeres Clinton en Nueva Jersey. Vivió clandestinamente por cinco años antes de resurgir en Cuba en 1984.

‘Soy una esclava fugitiva
del siglo veinte’

En una carta abierta en 1998 para [email protected] [email protected] por su nacionalidad dentro de los Estados Unidos, ella dijo: “Mi nombre es Assata Shakur y soy una esclava fugitiva del siglo veinte. Debido a la persecución del gobierno, no tuve otra opción que la de escapar de la represión política, del racismo y de la violencia que domina a las políticas del gobierno estadounidense contra la gente de color. Soy una ex prisionera política y he estado viviendo exilada en Cuba desde 1984.”

Agregó diciendo, “Libertad para todos los prisioneros políticos, les doy mi amor y saludos revolucionarios desde Cuba, uno de los más grandes, resistente y valientes palenques que jamás ha existido en la faz de este planeta.”

La alusión de Shakur a la esclavitud y a los palenques de los estados sureños contiene más que una indirecta. Antes de la guerra civil, la clase terrateniente de los estados del sur del país, se benefició de la súper-explotación del trabajo negro esclavizado. El país estaba dividido entre los estados esclavistas y los estados supuestamente libres donde la esclavitud era ilegal.

[email protected] [email protected] que se oponían a la crueldad y a la inhumanidad de la vida en la plantación tenían dos vías primarias de escape. [email protected] elegían ir a los campos marrones de esclavos fugitivos donde se ocultaban en lugares remotos como los bosques y pantanos de Luisiana. [email protected] intentaban escapar hacia los estados libres donde la esclavitud estaba prohibida y donde esperaban poder vivir libremente en una comunidad abierta.

En 1850 el congreso promulgó la Ley de Esclavos Fugitivos, que requería que los ciudadanos ayudasen en la recuperación de [email protected] [email protected] [email protected], negando el derecho a juicio para [email protected] [email protected] de ser [email protected] [email protected] El acta tuvo la intención de permitir que los esclavistas del Sur reclamasen eficazmente a [email protected] que retenían como propiedad y fue una parte de polémica del Gran Compromiso de 1850 entre los estados esclavistas y los “libres”.

La reciente oferta de recompensa de $1 millón es una versión contemporánea de la Ley de Esclavos Fugitivos. Es una tentativa para permitir a la clase dirigente de los EEUU reclamar una fugitiva que ha luchado tan heroicamente para liberar no solamente a sí misma, sino a [email protected] [email protected] [email protected] del racismo y la esclavitud salarial moderna. Es también un ataque contra ese gran refugio -el palenque- la Cuba socialista.

Acto de intimidación
de EEUU

Quizás no es coincidental que la oferta de recompensa del Departamento de Estado venga directamente después de dos avisos importantes del gobierno cubano. Cuba anunció en abril que planeaba duplicar el salario mínimo y aumentar significativamente los pagos de bienestar para las madres solteras, las viudas y [email protected] [email protected] en el Primero de Mayo de 2005. (BBC, Abril 22)

La economía de Cuba, fortalecida recientemente por los acuerdos comerciales con China y Venezuela, es lo más fuerte que ha estado desde el colapso de la Unión Soviética, cuando la isla tuvo que hacer frente, casi sola, a un cruel bloqueo económico.

Cuba también ha dado un apoyo abierto al pedido de extradición de Venezuela al terrorista derechista, Luis Posada Carriles, para hacer frente a las acusaciones por la tortura de los activistas de derechos humanos en los años 70. Posada Carriles fue encontrado culpable de haber dirigido el ataque de 1976 contra el avión de la Aerolínea Cubana que resultó en la pérdida de 73 vidas. Él también desempeñó un papel en los ataques terroristas contra hoteles cubanos en los últimos años de la década de los 90. (Prensa Latina, 2 de mayo).

Posada Carriles tiene una larga historia de trabajar con la CIA. El cumplió con estas actividades terroristas y abusos de derechos humanos con el pleno cono cimiento y la bendición del gobierno estadounidense. Recientemente él regresó a los Estados Unidos y ahora reside abiertamente en Miami, Florida, donde está libre para maquinar y asociarse con otros terroristas anti-cubanos.

Al ofrecer una recompensa por la captura de Assata Shakur, el Departamento de Estado espera cumplir con tres metas simultáneas. Primera, apartar la atención de su propia historia de amparar a terroristas al resucitar las acusaciones falsas contra Shakur en un esfuerzo para destruir insidiosamente la credibilidad de Cuba sobre esta cuestión. Washington espera que esta cortina de humo provea un resguardo del escrutinio internacional que le podría forzar tomar acción contra Posada Carriles. También es una manera de desviar la crítica que ha resultado debido a las duras sentencias que recibieron los cinco cubanos, que estaban en los EU para tratar de proteger a Cuba de terroristas como Posada Carriles.

Segundo, la recompensa podría convertirse en otra pieza de la estrategia para aislar a Cuba y sabotear su economía. La clase dominante estadounidense no puede estar complacida por la noticia que la revolución cubana de nuevo goza de estabilidad financiera sólida. La recompensa puede dar una apertura a la maquinaria estadounidense de propaganda para distorsionar el caso de Assata Shakur y ejercer presión sobre otos gobiernos para romper relaciones diplomáticas y alianzas económicas con Cuba.

Una tercera meta promovida por esta recompensa es intimidar al movimiento revolucionario dentro de los Estados Unidos, especialmente a [email protected] jóvenes y estudiantes. Shakur es un símbolo de lucha para millones de jóvenes de la clase trabajadora y de jóvenes de color. Ella, como madrina de Tupac Shakur, tiene un lugar especial dentro del movimiento hip hop por la cultura y la justicia.

Su mensaje es llevado a través de los artistas de hip hop progresistas y revolu cion arios como Chuck D, Common y Paris. La historia de Assata Shakur muestra que es posible decir alto a la injusticia, realizar acciones revolucionarias contra el estado, y a fin de todo vivir fuera de los confines de la prisión.

Su historia hace posible que las nuevas generaciones de [email protected] construya un puente para sus sueños de liberación y transformarlos en realidad. Cuando todo es dicho y hecho, esta es la razón por la cual la clase dominante estadounidense ve a Assata Shakur como una verdadera amenaza. Y esa es la razón por la cual ninguna cantidad de dinero es demasiada para tratar de quitar a esta esclava fugitiva su libertad.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :