Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

La masacre de Gaza aísla globalmente al estado israelita

Por John Catalinotto

El salvaje asalto de Israel en contra de la población de Gaza ha producido la más profunda furia mundial en contra del estado colono respaldado por Estados Unidos. Quizá nada ha simbolizado esto tanto como el reporte del veterano luchador contra el apartheid Dennis Brutus, mientras encabezaba una protesta en Durbán, África del Sur, en contra del Embajador de Israel Dov Segev-Steinberg. Brutus fue un organizador decisivo en la campaña del boicot cultural en contra del apartheid del África del Sur en las décadas de los ochenta y los noventa.

Después de observar tres semanas de una guerra horripilante en contra de un pueblo, el mundo está a punto de llevar a cabo una campaña contra el estado israelita similar a la que ayudó a debilitar al apartheid en Sur África. Esta se conoce ahora mundialmente como la Campaña para el Boicot, Desinversión y Sanciones, (ó BDS), la cual incluye el rechazo masivo a la compra de o inversión en las mayores corporaciones que operan, apoyan o proveen armas de represión al estado israelita.

Casi todos los grupos opuestos a la ocupación israelita de Palestina o a la más reciente masacre en Gaza han planteado la Campaña BDS como la forma de proceder con la lucha, desde la vocera del movimiento antiglobalización Naomi Klein, hasta los sindicatos de África del Sur.

Muchas personas, organizaciones y hasta países enteros también se movilizan para llevar ayuda humanitaria a [email protected] [email protected] en Gaza. Por ejemplo, Venezuela ha enviado un equipo de 20 [email protected]

Las protestas continúan mundialmente

Aunque el régimen israelita anunciaba el cese al fuero y planeaba la retirada de las tropas de Gaza, algunas de las más grandes protestas ocurrían en el fin de semana del 17 de enero. Decenas de miles se manifestaron en Islamabad y Karachi, Pakistán donde quemaron tanto la bandera israelita como la estadounidense. En ese mismo fin de semana, casi todos los países tuvieron una protesta. En Asia hubo protestas en Srinigar, Cachemira; Kuala Lumpur, Malasia; Yakarta, Indonesia; Islamabad, Pakistán; y hasta en Kabul, Afganistán. En Ankara, Turquía, la gente fue a la embajada de los Estados Unidos donde denunciaron a Estados Unidos como socio en los crímenes de Israel.

En Europa 200.000 personas marcharon en Roma mientras que decenas de miles se tomaron las calles en Londres, Paris y Madrid, habiendo otras protestas en todo el estado Español, incluyendo una de 15.000 personas en Santiago de Compostela, la capital de Galicia el 18 de enero. Otras protestas tuvieron lugar en los países escandinavos.

Las protestas del 15 de enero en Panamá compararon la masacre de civiles [email protected] a los ataques del 1964 y 1989 por Estados Unidos contra civiles panameñ@s. Otras manifestaciones tuvieron lugar en Chile y en Brasil.

El Ministro de Defensa israelí Ehud Barak canceló su visita a la Universidad de Tel Aviv el 19 de enero después de que [email protected] estudiantes le llamaran “asesino”. Una organización antiguerra en el estado israelita, Valor para Rehusar, publicó un anuncio en un periódico condenando el asesinato de cientos de civiles [email protected] y pidiéndoles a los soldados que rehusaran pelear en Gaza.

Una vez dado el cese al fuego, la mayoría de las manifestaciones en el fin de semana del 24 de enero fueron más pequeñas e iban dirigidas a objetivos concretos para enfatizar sus puntos. Unas 1.500 personas izaron la bandera palestina sobre Lisboa, en Portugal.

Una de las acciones significativas fue la protesta ante la cadena noticiera BBC en Londres, después de que ésta rehusara publicar una petición de ayuda humanitaria para Gaza. Los sindicatos en la BBC y organizaciones eclesiásticas en toda Bretaña se unieron en una larga protesta en contra de la gerencia de la BBC. Actualmente una amplia sección de la población tiene una campaña para regresar las licencias a la BBC, un tipo de boicot.

Juicio por crímenes de Guerra

Hay varios intentos en curso para acusar a [email protected] líderes y militares israelíes por crímenes de guerra y crímenes en contra de la humanidad. Hay por lo menos dos iniciativas de esta clase. Una es para hacer acusaciones por medio de la Corte Penal Internacional (CPI), (para ver la petición, visite a http://tlaxcala.es y haga clic en el enlace “Campañas”). Otro esfuerzo es el intento para que la Asamblea General de la ONU cree un tribunal especial para que procese el caso contra Israel (vea: http://petitiononline.com/EAFORD09/).

Las organizaciones Human Rights Watch, Amnistía Internacional, el Centro Palestino para los Derechos Humanos basado en Gaza, y B’tselem, el Centro Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, han dicho que Israel debe ser investigado por posibles crímenes de guerra.

Aunque hay muchos obstáculos para presentar estas acusaciones –por ejemplo, ni EEUU ni Israel reconocen la autoridad de la CPI—sólo la idea de las acusaciones ha producido resultados. Ya Tel Aviv ha nombrado un equipo de expertos en derecho internacional encabezado por el ministro de justicia de Israel para defender a sus tropas y oficiales militares de posibles acusaciones.

Aunque ninguna acusación ha sido hecha en contra de los EEUU por su complicidad al armar la máquina de guerra de Israel, las protestas mundiales han señalado el papel jugado por los EEUU en la masacre.

Aunque el poder del veto que tiene EEUU en el Consejo de Seguridad de la ONU hace improbable que cualquier institución de la ONU juzgue a Israel, existen sin embargo otras posibilidades legales. “Oficiales israelíes en la cadena de mando que resultaron en atrocidades pueden ser procesados en cortes nacionales siempre que estén presentes físicamente en la jurisdicción”, según un abogado de derecho internacional que dio su opinión legal anónimamente. Esto significa que por ejemplo, si un oficial israelí estuviera viajando en España, él o ella podrían enfrentar detención y juicio bajo la ley española. Esto ocurrió en el caso del fascista chileno, el General Augusto Pinochet.

[email protected] han considerado la posibilidad de conducir tribunales populares. Estos son presentaciones públicas de testimonios de crímenes de guerra que pueden condenar políticamente a los oficiales y generales y a sus colaboradores. Mientras que no puede castigar directamente a las personas culpables, un tribunal popular tiene la ventaja de que puede exponer el imperialismo de los EEUU y de la Unión Europea que apoyaron el brutal ataque de Israel contra Gaza.

Los tribunales pueden ser coordinados con planes para campañas de boicot, desinversión y sanciones.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :