Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EDITORIAL

Estados Unidos sigue perpetuando el racismo

El reciente anuncio de la administración del presidente Obama de que Washington va a boicotear la Conferencia Mundial contra el Racismo, Discriminación Racial, Xenofobia e Intolerancias Relacionadas, debe poner a recapacitar a cualquier persona que piensa que EEUU ha cambiado fundamentalmente su política doméstica y del exterior para proporcionar ayuda a los pueblos o naciones oprimidas. La administración ha dicho que va a boicotear la reunión en Ginebra si [email protected] participantes no cambian el documento final para borrar todas las referencias a Israel como un estado racista, al igual que cualquier demanda de reparaciones por la esclavitud.

Una cantidad de activistas y grupos, particularmente organizaciones de gente negra están pidiendo a la administración de Obama que reconsidere su boicot de la conferencia de la ONU, que tendrá lugar en Ginebra desde el 20 hasta el 25 de abril de este año. La conferencia en Ginebra es una actividad que le sigue a la histórica conferencia celebrada en Durban, Sudáfrica en el 2001. Esa conferencia adoptó la Declaración y Programa de Acción de Durban (DPAD) que reconoce que “la esclavitud y el comercio de [email protected] son crímenes contra la humanidad... especialmente el comercio transatlántico de [email protected]”. Este fue el primer reconocimiento internacional y promovió el desarrollo de un movimiento para reparaciones que incluyó procesos legales contra varias corporaciones que se beneficiaron del comercio esclavista, así como la demostración en Washington, D.C. en 2002 “Millones para Reparaciones”.

La DPAD afirmó además “el derecho inalienable del pueblo palestino a su autodeterminación.” (www.un.org) Los representantes de los gobiernos estadounidense e israelí se salieron de la conferencia, ostensiblemente para protestar una resolución que condenaba el sionismo por perpetuar el racismo — en nuestra opinión, una resolución muy correcta.

Ambos gobiernos, acostumbrados a reescribir la historia a favor de los intereses de Wall Street, quedaron sumamente avergonzados de que la oposición masiva protestara su política racista en sus países y en el exterior durante la reunión del 2001. Ahora, a pesar de la elección del primer presidente negro en la historia de los Estados Unidos, ni Washington ni Tel Aviv desean correr el riesgo de enfrentarse con el mismo tipo de escrutinio en la conferencia de Ginebra.

En los Estados Unidos, el racismo y la opresión nacional se han intensificado desde 2001 – expuesto por los números desproporcionados de mujeres de color victimizadas por los préstamos hipotecarios abusivos, la brutalidad policíaca y el encarcelamiento acrecentados de gente negra y latina, y del nivel astronómico de desempleo en las comunidades de color. Aunque el pueblo negro sufre desproporcionadamente como resultado de la crisis financiera y económica, tal como fue descrito en el reporte de “El Estado del Sueño (Americano) 2009”, publicado por Unidos por una Economía Justa, el llamado a reparaciones es algo que la clase dominante no puede soportar.

Según el Washington Post, “oficiales de la ONU han exhortado a la administración de Obama a participar en la conferencia de revisión, diciendo que la elección del primer presidente afro-americano presenta a los Estados Unidos una oportunidad para inspirar a otras minorías del mundo y poner al relieve el progreso estadounidense.” (20 de febrero) Pero es el miedo a exponer el hecho de que en realidad muy poco progreso ha habido, lo que ha frenado a la administración.

Mientras tanto, Israel acaba de sufrir una gran derrota política, resultado de su ataque brutal en Gaza. Luego de semanas de manifestaciones masivas por todo el mundo condenando a Israel; la inhabilidad de Israel de destruir a Hamas después de 22 días de ataque genocida contra el pueblo palestino; y un movimiento creciente pidiendo el boicot, desinversión y sanciones — lo último que desea Israel es llamar más la atención a la naturaleza de apartheid de la ocupación israelí. Y Estados Unidos no puede desafiar el racismo de Israel, su estado cliente, a la misma vez que perpetúa ese racismo con financiamiento militar y apoyo político.

Lo fundamental es que una política extranjera estadounidense hacia Israel y Palestina — y hacia el resto del Oriente Medio, motivada por las ganancias — y su política doméstica hacia el pueblo negro y otra gente de color, no solamente ha mantenido el mismo racismo institucional a pesar de la nueva administración. Este racismo se ha intensificado como respuesta a la crisis de capitalismo.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :