Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Desastre global: China e India por diferentes senderos Continua a

Por David Hoskins

El Fondo Monetario Internacional ha revisado su pronóstico para el 2009 proyectando la primera contracción económica global en 60 años. Las cifras revisadas del FMI estiman que la economía del mundo se reducirá hasta un punto porcentual este año. Las economías avanzadas se esperan que caigan en más de un 3%. La profunda recesión en los países desarrollados se espera que continúe todo el año a pesar de las enormes sumas que se han gastado en los esfuerzos de estímulos fiscales.

El FMI predecía tan reciente como en enero de este año que la economía global crecería un 0,5%. La aguda revisión refleja la gran velocidad con la que el desastre ha tomado a los capitalistas de sorpresa. El FMI es el campeón de la globalización imperialista. Es muy posible que los estimados del declive del 1% continúen minimizando la severidad de la crisis.

Aunque se proyecta que las economías en desarrollo continúen su crecimiento en el 2009, su tasa de crecimiento ha sido impactada por la recesión global. El Banco Mundial recientemente redujo sus proyecciones para el 2009 sobre el crecimiento de la economía de China, de un 7,5% a un 6,5%. La mayoría de [email protected] economistas también ha recortado de manera significativa sus proyecciones para la India.

La Unidad de Inteligencia del Economista ha estimado que China e India son dos de solo 4 países asiáticos que se espera expandan en el 2009. La economía del Japón por el contrario, se espera que baje hasta en un 5,8%.

Senderos diferentes en tiempos buenos y malos

Un reciente artículo por Somini Sengupta titulado “Mientras el crecimiento indio aumenta, el hambre infantil persiste,” examinó los resultados divergentes que el crecimiento económico ha tenido en India y China. (New York Times, 13 de marzo) Aún después de una década de un espectacular crecimiento económico, las tasas de malnutrición infantil en la India son peores que en muchos países africanos. Indicadores como éstos comienzan a pintar una imagen del crecimiento en la India que es totalmente diferente que al de China, su país vecino.

Más del 42% de [email protected] niñ@s [email protected] por debajo de los 5 años sufren de malnutrición. India es un país de bajos ingresos donde el 80% de su población sobrevive con menos de $2 al día. El 39% de la población no puede leer o escribir y la mortandad infantil es de 32 muertes por cada 1.000 nacimientos con vida.

En China solo el 7% de sus infantes/as menores de 5 años están bajo peso. La proporción de su población sobreviviendo con menos de $2 al día ha sido disminuida al 35%. El país casi ha logrado alfabetismo universal. Su tasa de mortandad infantil es de 21 muertes por cada 1.000 nacimientos con vida.

¿Qué explica esta diferencia en el bienestar popular en dos de las poderosas economías emergentes en Asia?

Las condiciones reflejan la historia

China e India tienen mucho en común. Los dos países tienen largas historias, están separadas por una frontera común y tienen una población que excede a los mil millones.

Sin embargo, estos dos países tienen diferentes historias políticas y su actual liderazgo político y método de organización económica son fundamentalmente diferentes. El New York Times da señal de esto, aún mientras salpica su examen de China con las habituales alegaciones e insinuaciones que la prensa estadounidense reserva para cualquier tipo de gobierno izquierdista y antiimperialista.

China ha sido más exitosa en reducir la pobreza infantil y el hambre por la eficiencia de su estado centralizado y por el firme liderazgo del Partido Comunista de China. El liderazgo del PCC ha permitido a China utilizar las características socialistas del estado chino para elevar la calidad de vida de [email protected] niñ@s, aún después de tres décadas de arriesgadas experimentaciones con las reformas de mercado.

El poder del PCC está enraizado en la Guerra Popular para la Liberación encabezada por el partido y su Ejército Rojo. El PCC asumió el poder después de primero expulsar las fuerzas de ocupación japonesas y luego derrotar decisivamente a los ejércitos aliados a los EEUU de Chang Kai-shek.

El presidente del PCC Mao Tse-tung, declaró en el acto de fundación de la República Popular de China en 1949, que “el pueblo de China, que consta de la cuarta parte de la humanidad, ahora se ha levantado”. China dejó atrás la humillación del colonialismo al asumir el camino independiente del poder de [email protected] trabajadores/as. La historia revolucionaria de China es evidente hoy mientras avanza contra la pobreza y el sufrimiento del pasado.

La India, por el contrario, está plagada de una burocracia ineficiente y corrupta que en la historia reciente ha estado liderada por el partido burgués Congreso Nacional de la India o por el Partido ultra nacionalista Bharatiya Janata. Ambos partidos representan a los empresarios y terratenientes que oprimen a [email protected] trabajadores/as y [email protected] de la India. Ambos son aliados estratégicos del imperialismo estadounidense y británico.

La India emergió de casi un siglo entero de dominio directo por la Corona Británica en 1947 cuando Bretaña entregó el poder estatal a la burguesía de la India. Esta transición llegó tras un largo período de lucha encabezada en gran parte por el Congreso Nacional de la India.

El CNI se había convertido en el instrumento principal para la reforma social y la promoción de la independencia. Era un partido burgués cuyo líder Mahatma Gandhi, se opuso a la lucha armada popular en el esfuerzo para liberar al país del control británico. Gandhi promovió el culto de la no violencia que limitó la lucha independentista e impidió que [email protected] trabajadores/as y [email protected] conquistaran el poder del estado. El movimiento comunista de la India fue incapaz en aquel entonces de encabezar la lucha por la independencia hasta su conclusión lógica de revolución socialista. Las consecuencias todavía son visibles, mientras las grandes masas de la India sufren, hay una minoría que se aprovecha de la prosperidad económica del país.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :