Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

El cruel legado de Bill Clinton

Asistencia pública se desvanece mientras profundiza la pobreza

Por Fred Goldstein

Mientras millones de personas pierden sus hogares y sus empleos, los gobiernos estatales están reduciendo la mísera asistencia disponible a [email protected] pobres y [email protected]

Unos 2,6 millones de empleos se perdieron en el 2008. El anuncio de 500.000 a 600.000 despidos en enero se espera pronto y cientos de miles de recortes de empleo más ya están programados para febrero.

Sin embargo, el número de personas que reciben asistencia en efectivo durante esta crisis permanece “al nivel, o cerca del nivel más bajo en 40 años.” En un artículo publicado el 2 de febrero por el diario The New York Times se reportaron estas nefastas cifras.

De hecho, dieciocho estados recortaron sus listas de asistencia pública en medio de esta crisis. Michigan, uno de los dos estados con una cifra oficial de desempleo de más del 9 por ciento, recortó su lista de asistencia pública en un 13 por ciento. De los 12 estados donde el desempleo ha subido más rápidamente, ocho de éstos han recortado sus listas o las han dejado igual.

De los 10 estados con las tasas más altas de pobreza infantil, ocho mantuvieron el mismo nivel de casos o redujeron aún más las listas. Cinco estados tuvieron reducciones de doble dígitos en las listas de asistencia pública, incluyendo a Texas, que terminó la asistencia pública a 15 por ciento de [email protected] recipientes.

Estos recortes, dirigidos primordialmente contra las mujeres, llegan en un momento cuando el desempleo entre las mujeres sin educación de escuela superior y en edades entre los 20 y 24 años, subió al 23,9 por ciento, del 17,9 por ciento hace un año. Celia Hagert del Centro para la Política Pública en Austin, Texas, dijo al diario The New York Times, “Estamos simplemente sacando a las familias del programa.”

Rhode Island cerró los casos de 2.200 niñ@s porque sus familias ya habían estado en las listas de asistencia pública más tiempo del permitido de sesenta meses durante la vida del/la beneficiado/a.

Bill Clinton destruyó la asistencia pública, forzando a millones de personas a la pobreza

El programa bajo el cual la asistencia pública se distribuye se llama Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF, siglas en inglés). Este draconiano programa fue instalado en el año 1996 durante la administración de Clinton. Este reemplazó un programa de hacía 60 años que se inició bajo las políticas del Nuevo Trato, [programas de rehabilitación económica durante los años 1933 a 1939 por el entonces Presidente Franklin D. Roosevelt,] titulado Ayuda a las Familias con Niñ@s Dependientes (AFDC, siglas en inglés).

Bill Clinton llegó a la presidencia comprometiéndose a “terminar con la asistencia pública que conocemos.” Eso fue una forma de decir “Vamos a destruir la asistencia pública.” Y eso fue lo que Clinton hizo, en un pacto con un congreso bajo el control republicano encabezado por el derechista y reaccionario Newt Gingrich. Después de firmar el proyecto y convertirlo en ley, Clinton se jactó diciendo que “la era del gran gobierno había terminado.”

Por supuesto que Clinton no se refería al “gran gobierno” del Pentágono, el FBI, la CIA, etc. Lo que él hizo fue algo que la clase gobernante buscaba desde hace mucho tiempo: permitirles tomar el dinero que se le había dado a las madres solteras con niñ@s que fueron abandonadas por el capitalismo y dejadas solas a la deriva en el mar de su pobreza. Ellos además querían forzar a millones de mujeres empobrecidas fuera de las listas de asistencia para así crear una vasta adición explotable a la fuerza laboral.

Bajo el programa AFDC, las mujeres con [email protected] que llenaron las condiciones de tener poco o ningún ingreso, igual que hombres con poco o ningún ingreso que no pudieran tener empleo, tenían el derecho de solicitar la ayuda. La asistencia en efectivo era mínima y el proceso de solicitar difícil y degradante. Sometiéndose a las hostigantes e invasivas inspecciones mensuales para retener los beneficios constituían una práctica más denigrante aún. Puesto que los beneficios eran primordialmente para madres solteras, las mujeres tenían que ocultar cualquier relación con un hombre para mantener los ínfimos pagos recibidos del estado capitalista.

Sin embargo, la AFDC era vital para la existencia de millones de mujeres y sus [email protected] Debido a generaciones de discriminación racista, ellas eran desproporcionalmente africana-americanas y latinas, pero millones de familias blancas pobres también se beneficiaron. Era un apoyo básico de subsistencia. Además estaba garantizado por ley a cualquiera que calificara.

Bajo la administración Clinton, el derecho a la asistencia pública llegó a un cruel final. TANF dio subvenciones en bloque en cantidades fijas a los estados para que hicieran prácticamente lo que quisieran. Los estados tuvieron que remover a millones de mujeres pobres de sus listas en los infames programas “de la asistencia al trabajo”. Muchos gobernantes reaccionarios disfrutaban al ver la posibilidad de mandar a estas pobres mujeres a la fuerza laboral, las cuales estaban usualmente forzadas a tomar un trabajo tedioso y mal pagado en el sector público o privado.

[email protected] [email protected] tenían que laborar una semana en estos trabajos mal pagados para ganar una asistencia disminuida y sólo podían obtener esta ayuda durante cinco años durante toda su vida. Las mujeres que trataban de ir a la escuela para aprender una destreza eran forzadas a escoger entre recibir los beneficios o ir a la escuela si su educación las forzaba a reducir las horas de trabajo.

La ley era tan draconiana que el secretario asistente de salud y servicios humanos, Peter Edelman, renunció en protesta y escribió una larga acusación en la edición de marzo de 1997 del Atlantic Monthly titulada “Lo Peor que Hizo Clinton.”

En ese tiempo este autor escribió una carta abierta a Edelman en la edición del periódico Workers World/Mundo Obrero del 27 de marzo de 1997 titulada “Echemos abajo la Ley de Asistencia Publica.” (workers.org/ww/1997/edelman.html).

Nuestra carta decía en parte: “Nos inclinamos a estar de acuerdo con el título del artículo...[a pesar de que Clinton] a hecho muchas cosa terribles. Estas cosas incluyen la Ley del Crimen que financia prisiones, la policía, y la pena capital; la Ley Antiterrorista que aumentó el poder represivo del FBI y terminó con el derecho del Habeas Corpus; la extensión del bloqueo criminal a Cuba al firmar el Acta Helms-Burton; la continuación de las sanciones criminales contra Irak, y muchas otras medidas reaccionarias.

La carta citó cómo Edelman mostró que “un total de 11 millones de familias, 10 por ciento de todas las familias estadounidenses — perderían sus ingresos bajo esta ley. Esto incluía más de 8 millones de familias con [email protected], muchas de las familias que trabajaban afectadas por recortes de los cupones de alimentos, que resultaban en un promedio de $1.300 por cada familia.”

“Usted muestra,” continuó la carta, “que casi 800.000 inmigrantes perderán sus beneficios de Ingreso de Seguridad Suplementaria (SSI por las siglas en inglés) y sus cupones de alimentos que suman $24 mil millones en seis años. Y que 100.000 a 200.000 niñ@s con discapacidades, la mayoría de [email protected] con múltiples discapacidades, perderán el SSI”.

En ese entonces, Edelman dijo, “Éste no es una ley de asistencia social . . . sino recortes” para familias pobres y trabajadoras. La carta abierta concluyó con un llamado a enfocar la culpa hacia el Pentágono, los banqueros y los capitalistas y para convocar un movimiento para derrocar esta ley.

Se cayó el otro zapato

Más importante aún, la ley nueva estableció una cantidad fija para la totalidad de la asistencia social nacional, sin importar cuántas personas necesitaran asistencia. Esto no sólo era algo totalmente cruel, altamente racista e injusto en ese tiempo, sino que inevitablemente resultaría en un desastre para [email protected] [email protected] [email protected] El minuto en que surgiera una crisis económica y a [email protected] [email protected] se les acabaran los beneficios por desempleo, las masas de [email protected] caerían en la más terrible pobreza y sufrimiento.

Hoy en día el país está en medio de una crisis económica enorme y creciente que está incluyendo a más y más sectores de la clase trabajadora. Pero por la destrucción de Clinton de los programas de asistencia social, con el cambio de AFDC a TANF, los números de casos que necesitan asistencia social han caído cada año desde el 1994. El nivel actual de 4,1 millones no ha sido visto desde 1964. El hecho es que los beneficios en efectivo pagados bajo el TANF desde octubre del 2008, han sido sólo un 30 por ciento de los beneficios que se hubieran pagado bajo la AFDC.

El grupo de Clinton se ha movido en su mayor parte a la administración presente, incluyendo a Hillary Rodham Clinton y Rahm Emanuel, entre otros. Éste es el grupo que ayudó a Clinton y Gingrich a empuñar el hacha que cayó encima de [email protected] [email protected] y [email protected] y que ahora está intensificando el sufrimiento.

El único camino para darle marcha atrás a este ataque devastador contra [email protected] [email protected] y [email protected] [email protected], es movilizar una campaña masiva para luchar que exija no solamente beneficios mínimos, sino la total garantía de un trabajo a salarios justos con beneficios o ingresos que den lo suficiente para vivir. Éste debe ser el verdadero derecho de la clase trabajadora multinacional.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :