Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Tíbet y la conmemoración del ‘levantamiento’ de la CIA del 19 de marzo de 1959

Por Gary Wilson

¿Se ha vuelto el Tíbet en la vanguardia de una nueva lucha de liberación nacional? ¿O es otra cosa lo que está pasando allí?

Los medios noticieros de EEUU están llenos con los eventos que se están desarrollando en Tíbet. Cada reporte, sin embargo, parece tener una nota diciendo que mucho de lo que están reportando no puede ser confirmado. Las fuentes de los reportes son turbias y desconocidas. Si las prácticas del pasado son un indicio, es probable que el Departamento del Estado y la CIA sean las fuentes primarias.

Una fuente citada con frecuencia es John Ackerly. ¿Quién es Ackerly? Como presidente de la Campaña Internacional para el Tíbet, él y su grupo parecen trabajar estrechamente con el gobierno de los EEUU, con el Departamento de Estado y con el Congreso como parte de sus operaciones relacionadas con el Tíbet. Durante la Guerra Fría, el trabajo de Ackerly era el de trabajar con los “disidentes” en Europa del Este, particularmente en Romania en 1978-80.

Una agencia privada de seguridad internacional en Washington, Harbor Lane Associates, cuenta con Ackerly y la Campaña Internacional para el Tíbet como clientes, junto al ex Director de la CIA y el Presidente de los EEUU George H.W. Bush y el ex jefe del Pentágono, William Cohen.

Prensa Asociada, Reuters y las demás agencias del oeste, todas citan a Ackerly como la fuente más importante para reportes exagerados sobre los conflictos que están ocurriendo en Tíbet. Por ejemplo, MSNBC reportó el 15 de marzo:

“John Ackerly, de la Campaña Internacional para el Tíbet, un grupo que apoya las demandas por la autonomía del Tíbet, dijo en una declaración enviada por correo electrónico que temía que ‘cientos de tibetanos hayan sido detenidos y estén siendo interrogados y torturados’”.

Qiangba Puncog, un tibetano que es presidente del Gobierno Regional Autónomo del Tíbet describió la situación en una forma muy distinta en una conferencia de prensa en Beijing el 17 de marzo.

Según china.org.cn, el portal en la red de China, el líder tibetano dijo que el 14 de marzo personas aliadas al exiliado Dalai Lama “participaron en golpizas, robos, destrozos e incendios irresponsables y sus actividades pronto se extendieron a otras partes de la ciudad. Esta gente se enfocó en las tiendas callejeras, las escuelas primarias y secundarias, hospitales, bancos, facilidades de electricidad y comunicaciones y organizaciones noticieras. Incendiaron vehículos que transitaban, persiguieron y golpearon a los pasajeros en la calle, y lanzaron asaltos contra tiendas, lugares de teléfonos públicos, y edificios gubernamentales. Su conducta ha resultado en daños severos a la vida y a la propiedad de personas locales, y han minado gravemente el orden en Lhasa.

’Trece civiles inocentes fueron quemados o apuñalados a muerte en el motín en Lhasa el 14 de marzo, y 61 policías resultaron heridos, seis de ellos gravemente’, dijo Qiangba Puncog.

“Las estadísticas también muestran que los amotinadores incendiaron más de 300 localidades, incluyendo casas residenciales y 214 tiendas, y destruyeron y quemaron 56 vehículos. . .

“Qiangba Puncog también dijo que el personal de seguridad no llevaba ni usaba ninguna arma letal al tratar el alboroto el viernes pasado.

La violencia fue el resultado de una conspiración entre grupos locales y extranjeros que abogan por la ‘independencia del Tíbet’”, según Qiangba Puncog. “La camarilla del Dalai ingenió, planeó y cuidadosamente organizó el alboroto”.

“Según Qiangba Puncog, hace 49 años en el 10 de marzo, los dueños de esclavos del viejo Tíbet, lanzaron una rebelión armada con el propósito de dividir el país. Esa rebelión fue aplastada rápidamente. Cada año desde 1959, algunos separatistas dentro y fuera de China han auspiciado actividades en ese día de rebelión. . .

“Ningún intento secesionista de sabotear la estabilidad del Tíbet ganará el apoyo del pueblo y está destinado a fracasar”, dijo él.

Reunión en Nueva Delhi

Lo que está teniendo lugar en el Tíbet ha sido preparado desde hace mucho tiempo. Una conferencia tuvo lugar en Nueva Delhi, India, en junio pasado, auspiciada por “Los amigos del Tíbet”. Fue descrita como una conferencia para promover la secesión del Tíbet.

El sitio de noticias phayul.com reportó en el tiempo en que ocurría esa conferencia, que “los Juegos Olímpicos podían proveer la oportunidad para que los tibetanos salieran a protestar”. Se hizo un llamado para que se hicieran protestas mundialmente, una marcha de [email protected] desde la India al Tíbet, y manifestaciones dentro del Tíbet — todo ligado a las próximas Olimpiadas en Beijing.

Ese llamado fue seguido por otro llamado este enero pasado para un “levantamiento” en el Tíbet, emitido por organizaciones basadas en la India. El reportaje noticiero del 25 de enero decía que el “Movimiento de Levantamiento del Pueblo Tibetano” fue establecido el 4 de enero para enfocarse en los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008. La fecha para empezar el “levantamiento” iba a ser el 10 de marzo.

Cuando fue emitido el llamado, el embajador estadounidense para la India David Mulford, se estaba reuniendo con el Dalai Lama en Dharamsala en India. La Subsecretaria de Estado Paula Dobriansky hizo una visita similar a Dharamsala en noviembre pasado. Dobriansky es también miembra del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, una organización neoconservadora. Ella también ha estado involucrada en las llamadas revoluciones de colores en Europa del Este.

Phayul.com reporta que el informe del grupo del “Levantamiento” tibetano dice que está actuando “en el espíritu del Levantamiento de 1959”.

El levantamiento de 1959

El saber más sobre el “levantamiento” del 1959 nos podría ayudar a comprender mejor los acontecimientos de hoy en día en el Tíbet.

En 2002 un libro titulado “La guerra secreta de la CIA en el Tíbet” fue publicado por la Prensa de la Universidad de Kansas. Los dos autores — Kenneth Conboy de la Fundación Heritage, y James Morrison, un entrenador veterano del ejército estadounidense para la CIA — describen orgullosamente cómo la CIA organizó y encabezó el llamado movimiento de resistencia del Tíbet. El mismo Dalai Lama estaba en la nómina de pagos de la CIA y aprobó los planes de la CIA para el levantamiento armado.

La CIA puso al hermano del Dalai Lama, Gyalo Thodup, a cargo del sangriento ataque armado de 1959. Un ejército contrarrevolucionario fue entrenado por la CIA en el estado de Colorado y luego desplegado en el Tíbet por medio de aviones de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

El ataque de 1959 fue un intento de golpe de estado planeado y organizado por la CIA, al igual que la invasión más tarde de Bahía de Cochinos contra Cuba socialista. El propósito era el de derrocar al gobierno tibetano de entonces y debilitar la Revolución China mientras que unía al pueblo tibetano a los intereses imperialistas estadounidenses. ¿Qué dice eso sobre el corriente levantamiento de marzo que está hecho en el mismo espíritu?


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :