Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

La amenaza detrás del ataque de los EEUU contra Siria

Por Sara Flounders

Cuatro helicópteros Black Hawk estadounidenses recorrieron la frontera entre Irak y Siria el 26 de octubre hacia la finca de la familia al-Sukkariah en el pueblo de Abu Kama. Fuerzas Especiales de los EEUU aterrizaron y mataron a ocho civiles, incluso a tres niños, según el gobierno de Siria. Fue el primer ataque de este tamaño por fuerzas militares de los EEUU contra Siria.

Al principio, Washington rehusó reconocer su papel en el ataque, pero luego oficiales de los EEUU defendieron el “derecho” de Washington a violar la soberanía de Siria como parte de una provocadora estrategia de cruzar la frontera de cualquier país para atacar “terroristas”. (Periódicos McClatchy, 27 de octubre)

A pesar de cualquier justificación del Pentágono, tal ataque es considerado como un “acto de guerra”.

Es una violación del derecho internacional, de los Estatutos de la ONU y de las leyes de los EEUU, específicamente de la Ley de los Poderes de Guerra.

Decenas de miles de [email protected] respondieron el 30 de octubre con una manifestación masiva frente a la embajada de los EEUU en Damasco condenando el ataque como un acto de agresión, una violación flagrante del derecho internacional y una forma de terrorismo sistemático ejercido por la administración de Bush en la región árabe. Una consigna preferida fue: “No al terrorismo americano”. (Agence France-Presse, 30 de octubre) La Organización de Jóvenes Árabes en la 5ta Conferencia General de la Unión de Jóvenes Árabes que se celebraba en Damasco, condenó el ataque. Siria demandó una disculpa formal en la ONU, cortó relaciones diplomáticas con Irak y suspendió el trabajo del comité conjunto de seguridad para disminuir la cantidad de tropas sirias desplegadas en ambos lados de la frontera común.

A través del mundo, pueblos y gobiernos han reaccionado a la doctrina de guerra de los EEUU con la hostilidad que se merece. Rusia, China e Irán condenaron el ataque por violar la soberanía de Siria. Hasta los estados sumisos a los EEUU y sus aliados, tuvieron que disociarse del ataque. Esto incluía a Fouad Siniora, Primer Ministro pro-estadounidense del Líbano, los regímenes sumisos los EEUU de Egipto, la Liga Árabe y el gobierno derechista de Sarkozy de Francia. Hasta el régimen títere de Irak criticó el ataque.

Según Washington, Siria “no está haciendo lo suficiente” para asegurar su frontera porosa de 300 millas con Irak. Washington dice que Siria ha permitido a “fuerzas extranjeras” entrar clandestinamente en Irak. (Guardian, 30 de octubre)

Pero Estados Unidos no tiene el derecho de estar ni en un lado de la frontera ni en el otro, ya sea en Irak o en Siria.

La invasión y la ocupación estadounidense de Irak por cinco años son ilegales y criminales. Los verdaderos terroristas extranjeros en la región son las 160,000 tropas estadounidenses y los más de 100,000 mercenarios pagados por los Estados Unidos.

Siria—blanco de los Estados Unidos por mucho tiempo

Al ser un estado árabe que está tratando de mantenerse libre de la dominación imperialista, por décadas Siria ha sido blanco tanto de Israel como de los Estados Unidos. Washington ha pasado años requiriendo un “cambio de régimen” en Damasco.

La administración de Bush ha tildado a Siria de estado “terrorista” por su histórico apoyo a la lucha palestina, por su temprana oposición a la invasión de Irak y por su rol en el Líbano al oponerse a la ocupación, invasión, y continuas amenazas de Israel.

Israel todavía ocupa una parte significativa de Siria — el Golán. El año pasado Israel bombardeó un sitio que Israel y los Estados Unidos decían que era una facilidad nuclear potencial, aunque Siria debe tener el mismo derecho que tienen otros países a desarrollar energía nuclear. En el 2004 Bush impuso severas sanciones econó­micas sobre Siria, sosteniendo que Siria estaba “desestabilizando” los esfuerzos de los Estados Unidos de “estabilizar” a Irak.

Siria ha absorbido más de 1,5 millones de [email protected] iraquíes desde el 2003, más que ningún otro país vecino de Irak. El proveer vivienda, alimentos, educación y otros servicios esenciales a esta enorme población de refugiados indigentes, es un gasto enorme para un país en desarrollo. La invasión estadounidense de Irak ha desarraigado casi una quinta parte de la población de 28 millones de Irak, incluyendo 2,4 millones que pidieron refugio en los países alrededor de Irak.

Los títeres de los Estados Unidos tienen miedo

El ataque complicó las negociaciones sobre el Acuerdo Sobre el Estatus de Fuerzas (SOFA por sus siglas en inglés) con las autoridades títeres iraquíes, las cuales Washington protege en la Zona Verde. Pero aún este régimen teme firmar un acuerdo SOFA que permite a las fuerzas estadounidenses seguir funcionando en Irak después de que expire el mandato de la ONU a finales del 2008.

Las negociaciones sobre SOFA se han estancado, y una demanda persistente iraquí ha sido que el territorio iraquí no sea usado para lanzar ataques contra otros países.

El gobierno liderado por el Primer Ministro Nuri al-Maliki trató de distanciarse del ataque al decir que se abra una investigación sobre el incidente. Un portavoz del gobierno, Ali al-Dabbagh, dijo el 28 de octubre que “La constitución de Irak no permite que su territorio sea usado como una base para lanzar ataques contra países vecinos”. (Los Angeles Times, 29 de octubre)

[email protected] comentaristas han preguntado si el ataque estadounidense en un pueblo sirio tiene como objetivo establecer un precedente muy peligroso para todo el Oriente Medio que pudiera ser seguido de un ataque que frecuentemente se ha pronosticado contra Irán.

Sean cuales fueran los motivos del ataque estadounidense, no pueden cambiar el destino de los Estados Unidos en la región. Es obvio para [email protected] el deterioro de la posición militar estadounidense tanto en Irak como en Afganistán.

Es esencial que [email protected] [email protected] internacionales de las guerras estadounidenses en Iraq y Afganistán levantan sus voces contra los esfuerzos imperialistas de ampliar la guerra.

Flounders es co-directora del Centro de Acción Internacional, el cual está circulando una petición que protesta el ataque estadounidense contra Siria (iacenter.org).


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :