Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Oposición aumenta en Europa

Planes de EEUU para la OTAN chocan contra la pared

Por Sara Flounders

La OTAN sostuvo una reunión de tres días en Bucarest, Romania del 2 al 4 de abril a la cual asistió George W. Bush y [email protected] [email protected] de estado. Fue una reunión tormentosa. Esta alianza de potencias militares imperialistas dominada por mucho tiempo por Estados Unidos, se vio dividida por varias propuestas presentadas por Washington.

Una de las propuestas era la expansión de la OTAN hacia el este para incluir a Ucrania y Georgia, las cuales formaban parte de la Unión Soviética y están en la frontera de Rusia. Otra era la de instalar un sistema estadounidense de misiles balísticos en la República Checa y en Polonia, el corazón de Europa. Otra era el reconocimiento por Washington de la independencia de la provincia serbia de Kosovo.

Sin embargo el problema más inmediato para Bush fue la resistencia a su petición de que la OTAN enviara miles de soldados más a Afganistán. El problema de encontrar más jóvenes para ser carne de cañón expuso la evidente debilidad de esta rápida alianza militar.

Estados Unidos está tan atrancado y tan sobre extendido en Irak que ahora está forzando a otros miembros de la OTAN para que llenen el vacío que la situación del deterioro del Pentágono en Afganistán ha creado. Sin embargo, hay una gran oposición en Europa al aumento de gastos militares y en especial a salvar a Estados Unidos enviando tropas a Irak y Afganistán.

Sondeo tras sondeo tanto en Europa oriental como en Europa occidental, la gran mayoría de la gente se ha opuesto a un envolvimiento militar más profundo. Los políticos saben que enviar más tropas a Irak o Afganistán es un suicidio político.

El imperialismo estadounidense tiene grandes y ominosos planes de rodear a Rusia y a China con bases de EEUU/ OTAN. Los planes se ven bien en papel y en los juegos de guerra. Pero desplazar tropas es cada vez más difícil.

Las manifestaciones en contra de las reuniones de la OTAN y sus ejercicios militares muestran una oposición más profunda que se fermenta en las masas populares.

Además, Rusia ha advertido que la expansión hacia el este de la OTAN y el establecimiento de misiles estadounidenses en la República Checa y en Polonia son una grave amenaza a su seguridad y podría llevar a una inestabilidad en toda Europa y hasta a una guerra.

Tanto la fuerte oposición de Rusia como la creciente resistencia en los respectivos países han llevado a grandes desacuerdos entre los imperialistas europeos. En la reunión de Bucarest, Alemania, Francia, España, Italia, Bélgica, Los Países Bajos y Luxemburgo, fuerte y abiertamente se opusieron a las exigencias de Bush de incluir a Ucrania y a Georgia en la OTAN.

Las clases dominantes de estos países son también ladrones imperialistas. Pero temen que estos agresivos avances militares de los Estados Unidos puedan estar creando oposición en las bases populares. Sus continuas ganancias están basadas en la estabilidad capitalista.

Los débiles y dependientes regímenes capitalistas de Europa Oriental y los Balcanes, recientemente aceptados en la OTAN, votaron con los Estados Unidos.

La clase capitalista de EEUU vota por expansión de OTAN

Bush declaró en Bucarest que “la OTAN ya no es solo una alianza estática enfocada en la defensa de Europa. ...esta es ahora una alianza expedicionaria que envía sus tropas a todo el mundo. ...” (New York Times, 5 de abril) El presidente estadounidense no habló solo a nombre de su pequeño círculo. Llevaba consigo una resolución aceptada unánimemente por la Cámara de Representante en apoyo a sus demandas de incluir a Georgia y a Ucrania en la OTAN.

En el Congreso y entre [email protected] [email protected] presidenciales y [email protected] políticos de ambos partidos, no hubo debate u oposición a estas peligrosas propuestas sobre la dirección futura de la OTAN.

Apenas se reportó en la prensa capitalista de los Estados Unidos cómo las demandas de Bush se convirtieron en fuente de descontento durante la cena de la OTAN que regularmente es muy sedada. La discusión política duró dos horas más de lo programado. Finalmente Laura Bush y las esposas de otros líderes se retiraron de la reunión cuando los intercambios exaltados continuaron.

Mientras que la prensa de Estados Unidos se enfocaba en el Dalai Lama y las acciones de China en el Tíbet, no hubo cobertura alguna del cierre total de toda la población de Bucarest por 30.000 agentes de la policía y de la prohibición de toda reunión política o protestas.

La unanimidad de la clase dominante acerca de la expansión de la OTAN está reflejada hasta en el movimiento progresista en los EEUU. Mientras que hay una oposición abrumadora a la ocupación estadounidense de Irak, hay poca discusión sobre el costo a largo plazo y los peligros de la expansión de la OTAN.

Washington tenía grandes esperanzas antes de la cumbre de la OTAN. La noche anterior al encuentro, el General Ray Henault, presidente del Comité Militar de la OTAN, dijo los siguientes puntos en forma jactanciosa: “Hace menos de 20 años, la OTAN consistía de 16 miembros, no contaba a ninguno como socio, y no conducía operaciones o ejercicios fuera de las fronteras de los estados miembros. ... Hoy, la OTAN cuenta con 26 miembros y 38 otros países en cuatro arreglos de asociación. ...

“En pocos años, la OTAN ha conducido ocho operaciones en cuatro continentes. La OTAN se ha expandido cinco veces desde su creación, y su crecimiento parece inevitable.

... Y no parece que ese ritmo de actividad vaya a disminuir pronto.”

El Gen. Henault predijo que la “Cumbre de Bucarest tendrá suma importancia para la orientación futura de la alianza y de sus socios, resultando en decisiones políticas claves sobre el crecimiento y mejoras en nuestra capacidad militar, y en cómo conducimos nuestras operaciones”.

Pero la reunión no fue así. No fue posible disfrazar las diferencias en las cenas de estado o en la conferencia de prensa final. Los líderes de la OTAN decidieron dejar la cuestión contenciosa de Ucrania y Georgia para una reunión de cancilleres que tendrá lugar en diciembre de 2008.

No hubo acuerdo sobre el reconocimiento diplomático de Kosovo. Cada político intentó evitar compromisos firmes para el envío de más tropas a Afganistán.

Rápido crecimiento de OTAN

La OTAN como alianza militar dominada por los EEUU era hasta el colapso de la Unión Soviética, un bloque de países prósperos, industrializados, e imperialistas que se habían enriquecido por décadas de pillaje colonial.

Era primordialmente un bloque imperialista dedicado a defender los mercados capitalistas contra la propagación de revoluciones socialistas en Europa a través del poder militar, chantaje nuclear, sabotaje económico, de espionaje y de terror.

Ahora la OTAN ha crecido un tamaño cuatro veces el original y se ha extendido mucho más allá que el área cubierta en el Atlántico del Norte. Todos los nuevos miembros y los “socios” de este bloque militar son países de Europa del este y de la ex Unión Soviética que se han convertido en mini estados capturados y colonizados económicamente por el imperialismo europeo y estadounidense.

Hasta el 1990 tuvieron economías mucho más integradas y planificadas basadas en la propiedad pública de los medios de producción. Las necesidades básicas desde alimentación y vivienda, hasta el cuidado de la salud y la educación estaban garantizadas y subvencionadas por el estado.

La membrecía en esta alianza militar imperialista no se basa en la igualdad o en la democracia. Está basada en una élite pequeña y privilegiada que se ha beneficiado enormemente de la privatización forzada de industrias que anteriormente eran propiedad del pueblo. Estas élites están ansiosas por estabilizar su nuevo capitalismo atando a sus países a los mercados del Oeste. La pertenencia a la OTAN y a la Unión Europea está considerada por este grupo pequeño como una barrera de seguridad contra su propia clase trabajadora.

El proceso de absorción de estas economías ha sido despiadado. Para unirse a la OTAN, los gobiernos tienen un máximo de 10 años para convertir sus economías anteriormente socialistas a un “alineamiento” a las economías de los EEUU y Europa. La OTAN llama a este proceso el “Plan de Acción para Membrecía” (PAM). Es el mapa de ruta que indica a los regímenes las condiciones económicas y militares severas que tendrán que imponer para ser considerados para la membrecía en la OTAN.

Aquellos aceptados en el PAM tendrán que entregar la totalidad de su país a los planificadores de los EEUU para asegurarse que van a hacer los cambios necesarios para integrarse a los mercados capitalistas del Oeste. Los países tienen que comprometerse a una “cooperación” extensa con los EEUU en los campos de la economía, la política, y la seguridad.

Tendrán que desarrollar todas las facilidades militares que se les requiera, contribuir tropas para que participen en acciones militares de la OTAN, y asegurar que sus fuerzas militares estén obedeciendo a la estructura de mando de la OTAN. La soberanía política y económica se pierde. Toda planificación a largo plazo tiene que ser coordinada con los EEUU. Pero lo más oneroso es que tienen que incrementar vastamente sus gastos para la defensa y la policía e integrar plenamente su sistema de inteligencia con la de la OTAN. Tienen que aceptar nuevos préstamos enormes y comprometerse a comprar equipo militar de los EEUU que se integra con los de la OTAN.

A estos países les habían hecho promesas enormes sobre la prosperidad que les esperaba a largo plazo si se sometían totalmente. Pero ahora ellos son los primeros en sentir el impacto de la crisis económica que está diseminándose por todos los mercados capitalistas.

Manifestaciones y la oposición masiva

Por toda Europa se puede ver en manifestaciones y en encuestas la furiosa oposición a la expansión de la OTAN, al despliegue de mísiles balísticos estadounidenses, y al envío de las fuerzas de la OTAN a Afganistán.

En la República Checa y en Polonia, las encuestas muestran que hasta un 70 por ciento se opone a las instalaciones de mísiles en sus países. Asambleas masivas, manifestaciones y campañas de peticiones están reclamando que la cuestión sea decidida por un referéndum nacional. Los gobiernos débiles de Praga y Varsovia que están respaldados por los Estados Unidos estaban esperado la bendición de la OTAN para el proyecto de las bases de mísiles.

Una investigación dirigida por sociólogos del Centro Levada mostró que tres cuartas partes de la población de Rusia están en contra de la admisión de Ucrania y Georgia a la OTAN. Una encuesta de Harris reportó el 28 de marzo que [email protected] del este y del oeste se oponen al despliegue de mísiles estadounidenses en la República Checa y en Polonia, viéndolo como el comienzo de más mísiles estadounidenses en Europa. [email protected] que fueron incluí[email protected] en la encuesta vieron como improbable la idea de que Irán sea una amenaza nuclear, lo cual Washington da como una justificación para el despliegue. Por toda Europa el pueblo piensa que es Rusia la que podría ser blanco de una acción militar.

En Alemania más del 70 por ciento de las personas que participaron en la encuesta opinaron en contra del despliegue. En España la oposición fue de un 61 por ciento y en Francia de 58 por ciento. El apoyo para los mísiles estadounidenses fue muy bajo – de 11 a 20 por ciento.

Una encuesta alemana del Fondo Marshal encontró que solamente un 30 por ciento de [email protected] apoya el comprometer tropas para operaciones de combate en Afganistán.

En Ucrania, un estudio publicado en febrero mostró que el 70 por ciento se oponía a que su país se uniera a la OTAN; solamente el 11 por ciento realmente apoyó la membrecía de Ucrania a la OTAN.

Otra encuesta confirmó que el 70 por ciento de la población de Montenegro, dada la oportunidad de hacerlo, votaría en contra de la unión a la OTAN. Este sentimiento popular está reflejado en los movimientos masivos que están creciendo en las calles.

En la víspera de la reunión cumbre en Bucarest, un bloque de socialistas y comunistas en Ucrania llamó a manifestaciones masivas. Su volante decía “Hoy en día el/la estadounidense promedio quien aporta una parte significativa del presupuesto de su familia para las operaciones militares en Irak, ya no quiere pagar por esta operación y no quiere que sus hombres mueran allá. ¿Quieren eso los ucranianos?

¡OTAN — No!”

Una manifestación en Kiev, la capital de Ucrania, se dirigió a la Embajada Estadounidense y bloqueó el centro de la ciudad por horas. Algunos se quedaron por la noche y levantaron carpas para quedarse allí más tiempo.

Manifestaciones masivas también tuvieron lugar en las ciudades ucranianas de Karkov, Dniepropetrovsk, Donetsk, Luhansk, Odesa, Zaporizhzhya, y Sebastopol.

Tres días más tarde, cuando la OTAN fracasó en lograr una decisión sobre la unión de Ucrania y Georgia al programa de PAM, decenas de miles por toda Ucrania celebraron la victoria en las calles.

En Bucarest, donde se esperaban manifestantes de toda Rumania y de Europa para protestar la reunión de la OTAN, 30.000 policías, militares, francotiradores, y policía clandestina ocuparon el centro de la ciudad.

Hicieron detenciones masivas en el centro de convergencia anti-OTAN el cual había sido legalmente alquilado. Todos los permisos de protesta fueron negados, haciendo que todas manifestaciones contra la OTAN fueran ilegales. Se estimuló a [email protected] residentes a dejar la ciudad. Las escuelas y los lugares de trabajo fueron cerrados por la duración de la reunión cumbre. El jefe de la policía de Bucarest advirtió públicamente que las protestas no serían toleradas. [email protected] activistas que intentaron entrar en Rumania de otros países de la Unión Europea les fue negada la entrada sin dar ningún motivo.

Cientos de personas participaron en una manifestación en el norte de Polonia el 29 de marzo contra los planes estadounidenses de construir una base de defensa de mísiles en la región. [email protected] manifestantes llevaban banderas que decían: “No queremos ser su escudo de mísiles” y “Ni un paso más en la carrera armamentista”


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :