Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Las elecciones presidenciales de EEUU—

Una nueva situación política

Colmada de gran potencial para la solidaridad clasista y la lucha obrera

Por Larry Holmes

Existe hoy una nueva situación política en Estados Unidos y en el mundo. Aunque la abrumadora victoria presidencial de Barack Obama no era inesperada, ahora que ya ha ocurrido, la forma en que demostró al mundo que algo grande ha cambiado en la clase obrera de los Estados Unidos, es tan sorprendente que muchas personas aún lo encuentran difícil de creer.

La larga historia de racismo en Estados Unidos parecía imposibilitar en un futuro cercano la elección de un presidente africano-americano. El desplome de Wall Street y la crisis capitalista más grave en 75 años detuvieron la intolerancia que pudo haber impedido la victoria de Obama.

Un número récord de votantes [email protected]@s, [email protected] y una ola de votantes jóvenes—incluyendo a decenas de millones de [email protected] [email protected] de Virginia y Carolina del Norte, Indiana, Ohio y Pennsylvania—solidificaron la coalición multinacional electoral que hizo historia.

Por supuesto, la clase dominante de Estados Unidos está todavía firmemente al mando. La lealtad al imperialismo estadounidense de los dos partidos políticos gobernantes, incluyendo al presidente electo, todavía está intacta.

Es cierto que [email protected] en la clase dominante de Estados Unidos concluyeron que Obama podría ser el cambio radical que su gobierno necesitaba para bregar con la crisis que se avecina. Pero este hecho no puede negar el papel de las masas en este fenómeno ni sus sentimientos.

En las comunidades africana-americanas desde Chicago hasta Harlem incluyendo la zona devastada por Katrina en Nueva Orleáns, hay júbilo por el resultado de estas elecciones, y aún mayor, un sentimiento de liberación del racismo nacido de la esclavitud y después convertido en estatus no oficial de segunda clase, forzado por el terror a manos de la policía, las prisiones y del KKK.

De hecho, cientos de miles de personas por todas partes, espontáneamente en su mayoría, se lanzaron a las calles después de que Obama fuera declarado ganador y el primer presidente africano-americano de un país construido por el trabajo de [email protected] [email protected]

Y la celebración no fue exclusivamente de la comunidad africana-americana. Por todas partes, tanto dentro como por fuera de las fronteras de los Estados Unidos, la gente de todas las razas y nacionalidades llenaron las calles llorando, gritando y abrazando a extraños como si una ocupación larga, terrible, reaccionaria y sofocante, representada por el régimen de Bush, finalmente había terminado.

¿Restaurarán estas elecciones la fe del pueblo en el sistema capitalista y el gobierno en el momento en que la exposición del sistema y del gobierno es tan crítica para forjar la lucha masiva en contra del capitalismo? Quizás por un tiempo, pero no durará mucho.

En los próximos días y meses, el sufrimiento masivo impuesto por la profundización de la crisis económica capitalista mundial y la realidad de la continuación de las guerras de Estados Unidos en Irak, Afganistán y en otras partes, dejará ver la verdad de lo que ha cambiado o no como resultado de las elecciones presidenciales.

El inevitable descubrimiento de qué cambio el gobierno entrante representa, y cómo las masas de [email protected] y [email protected] en Estados Unidos y en todas partes del mundo reaccionen a esta revelación, proveerá en gran parte el contenido de la lucha mundial en contra del imperialismo estadounidense en el próximo período.

En lugar de esa revelación, podemos decir que algo ya ha cambiado. Sólo el tiempo nos dirá cuán profundo y significativo es ese cambio. El pueblo, en decenas de millones, ha despertado y tiene expectativas desesperadas. El pueblo quiere que el gobierno capitalista de los EEUU acabe con las guerras en el exterior, que ponga un alto a los despidos y las ejecuciones hipotecarias de viviendas, que proporcione cuidado de salud y educación.

¿Terminará las guerras el nuevo gobierno? O ¿sacará las tropas de Irak sólo para desplegarlas hacia Afganistán?

¿Va el nuevo gobierno, con una amplia mayoría en el Congreso, a rescatar a [email protected] [email protected] que están perdiendo sus empleos y sus casas? ¿Se pondrá del lado de [email protected] [email protected] y en contra del capital?

Una de las cuestiones que probablemente surgirá ante el nuevo gobierno del Partido Demócrata es una simple propuesta de ley que hace tiempo está pendiente requiriendo que una mayoría de [email protected] [email protected] en un lugar de trabajo firme tarjetas de afiliación a un sindicato para ser [email protected] como pertenecientes a un sindicato. El movimiento sindical ha estado esperando a que pase esa ley. ¿Pasará y se firmará esa propuesta de ley?

El pueblo quiere que el gobierno le rescate y no a Wall Street. Es peligroso despertar al pueblo y despertar esperanzas.

Ahora que el pueblo ha despertado podría organizarse y luchar para ganar lo que quiere y lo que necesita. Más que nada, es este potencial lo que indica una nueva situación política en los EEUU y en el mundo.

El sentimiento en las calles de ciudades grandes y pequeñas a través de los EEUU en la noche de la votación era que ahora todo es posible, y esto es cierto.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :