Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Las contradicciones del imperialismo estadounidense

Por Sara Flounders

Observemos algunas de las contradicciones del imperialismo de Estados Unidos, un sistema en declive y en serio estado de deterioro. Hay una crisis de todas las instituciones capitalistas. Ni siquiera sabemos los niveles de enfermedad y descomposición del sistema basado en décadas de colosales subsidios que el inmenso presupuesto militar estadounidense representa.

La clase dominante estadounidense está tratando desesperadamente de imponerse y revertir sus infortunios. Pero cada esfuerzo confirma su debilidad y profundiza la crisis. Ya no tienen la influencia económica para respaldar su posición global.

¿Cuál debe ser el planteamiento para las fuerzas revolucionarias aquí en el centro de este sistema que se descompone?

Estamos a favor de la derrota de esta clase de piratas, ladrones, saqueadores y de todos los mercenarios cínicos que trabajan para ellos. Una victoria de las fuerzas de resistencia en cualquier parte del mundo fortalece a la clase trabajadora en una escala global, incluyendo aquí en el centro imperialista. No estamos [email protected] en salvar el imperialismo. Estamos aquí para derrocarlo.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, el ruso revolucionario Lenin, argumentó que [email protected] [email protected] no pueden ganar ni lograr nada en ninguna guerra imperialista. Sus verdaderos enemigos son los líderes imperialistas que mandan a [email protected] [email protected] y [email protected] al frente de las batallas. Lo que esto significa en esencia, es confrontar a la clase capitalista.

Lenin explicó la diferencia entre la posición comunista y la de [email protected] pacifistas quienes condenan igualmente a todas las guerras. El definió las guerras justas como aquellas que son libradas por una clase oprimida contra la clase opresora y las guerras de liberación nacional por los países oprimidos.

No podemos aceptar el llamado de muchos imperialistas liberales de salir de Irak para entrar en Afganistán. Rechazamos todos los llamados para la intervención de la ONU y la OTAN en Sudán, el Congo y Georgia. No existen guerras imperialistas buenas ni humanitarias.

Sam Marcy, fundador del Partido Workers World /Mundo Obrero, revivió este debate en un maravilloso libro titulado, “Los Bolcheviques y la Guerra: Lecciones para el Movimiento Antiguerra de Hoy.”

Hoy Estados Unidos está en guerra contra el mundo

Mientras más conectemos la guerra, el presupuesto militar que es un rescate para las grandes corporaciones del país y el rescate de los bancos con las movilizaciones en contra de los recortes que [email protected] [email protected] enfrentan, más ayudamos a desarrollar la conciencia de clase.

Estados Unidos es el país más rico del mundo, con una gran capacidad productiva, pero es un país con un presupuesto militar tan inflado y devastador, que todos los programas sociales posibles han sido ya recortados hasta la médula. La expectativa de vida, la mortandad infantil, y los estándares de salud y vida en los EEUU actualmente están por debajo de todos los demás países industrializados, y están cayendo a una rapidez acelerada.

Alrededor del mundo, la brecha entre los súper ricos, los dueños de las corporaciones gigantescas, y las miles de millones de personas que están viviendo en condiciones de miseria está más ancha que nunca antes en la historia del mundo. Doscientos multimillonarios son dueños de más riquezas que lo que tienen dos mil millones de la población del mundo.

Esta clase solo puede sobrevivir por la acumulación de aún más riquezas, resultando en aún más pobreza. No tienen ninguna solución fuera de la guerra sin fin. No tienen nada positivo que contribuir.

Es una situación imposible y una contradicción explosiva, imposible de reconciliar.

Pero ahora la economía capitalista y dos guerras brutales imperialistas de los EEUU han fracasado.

El imperialismo estadounidense no puede desprenderse de las guerras, no puede simplemente abandonarlas y ceder su control de regiones tan cruciales. Pero tampoco puede quedarse. La máquina militar de la clase dominante está siendo derrotada.

Hay crisis gigantes e inesperadas en el porvenir del imperialismo de los EEUU, tan inesperadas e incontrolables como la crisis económica.

Consideremos esto: Ellos no previeron la posibilidad de resistencia en Afganistán. Entregaron la guerra a sus aliados de la OTAN, desplegaron tropas en varias bases militares y sobornaron algunos jefes militares.

No hubo ninguna reconstrucción. Solo publicaron algunos comunicados de prensa prometiendo la liberación de la mujer y la construcción de escuelas, y a continuación comenzaron la próxima guerra.

Esta semana un conjunto militar de suministros de los EEUU, con protección de helicópteros y satélites de vigilancia en la estratosfera, fue secuestrado en el Paso Khyber mientras estaba todavía en Pakistán. El Paso Khyber es la vena yugular de la OTAN –un 75 por ciento de todos los abastecimientos pasan por esta estrecha y difícil vía montañosa de 30 millas.

Hace siete años las fuerzas militares de los EEUU tomaron Afganistán sin una sola baja estadounidense. Ahora han perdido el control de partes enteras de Pakistán, un país inestable de 170 millones de personas, y tienen problemas abasteciendo a sus fuerzas en Afganistán. Su única respuesta es lanzar más bombas y más cohetes.

Pensemos en Irak: Hoy, más de la tercera parte de la población iraquí está muerta, herida, deshabilitada, encarcelada, desplazada internamente o refugiada en otro lugar. Esta es la gran victoria del “surge”, el incremento de las tropas estadounidenses en Irak el año pasado.

El sentimiento en contra de la ocupación entre [email protected] iraquíes es más fuerte que nunca mientras las condiciones de vida están más que desesperadas.

Estas eran las guerras de apertura para la reconquista global por los Estados Unidos.

Pensemos en los términos usados hace solo cinco años: “El Nuevo Orden Mundial “, “El Nuevo Siglo Americano [Estadounidense]”, “Choque y Espanto”, y el arrogante “Misión Cumplida”. ¿Recuerdan el plan totalmente criminal para la dominación completa del resto del mundo por los Estados Unidos mediante el uso de fuerza? ¿Recuerdan la lista del “Eje del Mal”?

Pero no pueden retornar a Irak a la era colonial.

Éste es el mismo problema que tiene Israel con la lucha heroica del pueblo palestino. A pesar de los ceses al fuego, los tanques y helicópteros israelíes han bombardeado Gaza una y otra vez. Aún así [email protected] [email protected] [email protected] han construido cientos de túneles y han demolido barreras en la frontera.

Durante el verano, hubo huelgas masivas en Corea del Sur que cerraron industrias, embarques y puertos. Aún en las manifestaciones contra la importación de carne de res estadounidense, millones alzaron la demanda política de que se fueran inmediatamente las tropas estadounidenses.

Estados Unidos tiene ahora más de 700 bases, y está buscando dónde establecer más en África y en el sur de Asia. Pero desde las Islas Filipinas a Polonia y de la República Checa a Ecuador las demandas son “Fuera las bases estadounidenses.”

Ahora cada competidor capitalista ya no está de acuerdo con aceptar las maniobras desesperadas y discordantes de la política estadounidense. Los aliados imperialistas europeos han retirado tropas de Irak, están en vías de retirar tropas de Afganistán y rehusaron respaldar a los Estados Unidos en Georgia.

La nueva y emergente clase capitalista rusa se imaginaba que iba a ser aliada del imperialismo estadounidense en la explotación a largo plazo de las enormes industrias que habían pertenecido al estado socialista.

Pero luego de ver a las ex repúblicas de la Unión Soviética hacerse instrumentos del imperialismo y con bases militares en su contra, finalmente se impusieron en Georgia este verano. Éste fue otro gran contratiempo para los Estados Unidos.

Pero el militarismo es un estimulante. Tiene que tomar su curso, sin embargo la economía estadounidense no puede existir sin él. Es una adicción que está hundiendo a la economía capitalista.

Lo que se necesita es que [email protected] [email protected] se concienticen como clase del costo del militarismo infinito, de la necesidad de solidaridad, y de la necesidad de darse cuenta de su propio poder colectivo para lograr su propia supervivencia.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :