Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Exportando el fruto de explotación masiva

Por Betsey Piette
Bogotá, Colombia

Desde la rosa de Shakespeare en “Romeo y Julieta” a los girasoles de Van Gogh, las flores han sido algo íntegro en muchas culturas, marcando los ritos del paso desde el nacimiento hasta la muerte.

Sin embargo, déjese esto a la avaricia capitalista para que torne algo tan bello y lleno ternura en una oportunidad para sacar súper ganancias. Para miles de mujeres trabajadoras en la industria de las flores en Colombia, las flores no son tanto un símbolo de amor sino una fuente de explotación masiva.

Colombia, Ecuador, Kenia y Holanda cultivan el 83 por ciento de las flores en todo el mundo, pero el 85 por ciento del cultivo de Colombia—con un costo de $870 millones anuales—es exportado a los Estados Unidos. Más de 800.000 [email protected] [email protected] dependen de la industria de las flores, estando 100.000 directamente [email protected] y el resto [email protected] El 70 por ciento de los trabajadores son mujeres. La mayoría no tienen seguridad de empleo y a menudo son despedidas si intentan organizar un sindicato. Casi [email protected] trabajan bajo contratos temporeros que a menudo son sólo verbales.

Después de asistir al Tribunal Permanente de los Pueblos en Bogotá del 21 al 23 de julio, una delegación de Estados Unidos tuvo la oportunidad de reunirse con mujeres trabajadoras en la industria de las flores en Madrid, región de la Sabana en el lado oriental de Bogotá donde comenzó la industria.

Anteriormente esta región la ocupaban pequeñas fincas que suplían productos agrícolas y carne a los pueblos cercanos al igual que a Bogotá, pero para la década de los sesenta ya empresas familiares comenzaron a producir rosas, pompones, claveles y alstroemerias. Para el 1995 las exportaciones ascendieron a $475 millones.

En 1998 la gigantesca multinacional Dole Foods entró en el negocio comprando Flores Esplendor. La compañía se convirtió en una de las más grandes de América Latina, con más de 2.500 [email protected] Esto cambió la industria; el cultivo de las flores se extendió por todo el área.

La delegación, organizada por el Centro de Acción Internacional y el Intercambio Sindical EEUU/Cuba, se reunió con cinco trabajadoras en un centro infantil, donde cuidan a sus criaturas. Fue construido por trabajadoras de las flores que pagan 5.000 pesos de matrícula al mes—equivalente aproximadamente a $2,50 dólares. Los salarios de estas mujeres son de casi $350 dólares por año. El promedio de salarios en la industria es de menos de $2 dólares por día.

De las cinco trabajadoras que conocimos, sólo una, Alba, estaba trabajando. Muchas han sido despedidas por la disminución en la demanda de las flores, cosa que los dueños culpan la devaluación del dólar como causante.

Alba, madre de cuatro niños, se levanta a las 4:30 a.m. para poder vestir y alimentar a sus niños y llevarlos a tiempo al centro infantil. Después toma un autobús para comenzar su trabajo en el turno de las 6:30 a.m. a 3:30 p.m. Durante las temporadas especiales como el Día de San Valentín y el Día de las Madres, Alba trabaja hasta 15 horas por día, regresando a su hogar cerca de las 10:30 p.m.

Durante el día, Alba está expuesta a fuertes químicos durante la preparación para la siembra, además de cortar y procesar las flores para los envíos. Un/a trabajador/a de flores en Colombia rutinariamente está [email protected] a más de 125 tóxicos, algunos de los cuales se sabe que producen cáncer y problemas en los aparatos reproductivo, respiratorio y neurológico. [email protected] [email protected] entran a los invernaderos inmediatamente después de que las flores han sido fumigadas con pesticidas, aunque la Organización Mundial de la Salud dice que no es seguro entrar por lo menos hasta 24 horas después de la fumigación.

Trabajadoras embarazadas han sufrido abortos en los campos. En vez de ofrecer protecciones contra los químicos, estas compañías que producen flores para el Día de las Madres echan de sus puestos sin aviso previo a las mujeres que quedan embarazadas.

Los tóxicos agrícolas también entran en el agua, la tierra y la comida consumida por animales que producen carne. Las vacas que se alimentan con los residuos de los claveles producen leche contaminada con pesticidas en concentraciones más altas que las permitidas por la Organización Mundial de la Salud. Las malformaciones congénitas son comunes. Un 10 por ciento de [email protected] 70.000 residentes de Madrid sufren de alguna forma de discapacidad física o de trastornos neurológicos.

Los invernaderos que vimos en Madrid estaban cubiertos por plástico, no tanto para mantener los niveles de humedad sino para esconder las condiciones en su interior. Las trabajadoras se quejaron de que las temperaturas excesivamente altas que resultan les dejan mareadas. Tienen dificultades como asma y presión alta después de respirar los químicos en estos lugares cerrados.

Un problema importante para las mujeres en la industria de las flores es el síndrome del túnel carpiano. Durante un día típico, una mujer puede cosechar 400 claveles. Algunas compañías demandan que se corten 350 capullos por hora. Esto se puede duplicar en las semanas antes de los principales días feriados, cuando las flores que cosechan estas mujeres se venden hasta por $800 un ramo en los EEUU y Europa.

Sin embargo, [email protected] [email protected] no pueden variar el trabajo, como por ejemplo cortando flores, empacando o pelando los tallos. [email protected] [email protected] de las flores constituyen un 32 por ciento de todos los casos del síndrome del túnel carpiano en Colombia, y un 89 de [email protected] son mujeres.

Aunque dos terceras partes de [email protected] [email protected] de flores de Colombia sufren de problemas de salud asociados a la exposición a pesticidas y al trabajo de movimiento repetitivo, el acceso al cuidado de salud es esporádico. Las empresas puede que paguen el seguro de salud de sus [email protected] un mes pero dejen de pagar varios meses consecutivos. Por ley, las compañías deben proporcionar los beneficios, pero saben que hay [email protected] [email protected] [email protected] por tomar un empleo temporal.

Durante las estaciones de mayor comercio, empresas como Dole emplean [email protected] temporales [email protected] por las Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA) promovidas por la ley de “Reforma Laboral” de 2002, del presidente de Colombia Álvaro Uribe. Al emplear [email protected] temporales, se elimina la responsabilidad del empresario de hacer pagos de seguro social. Las CTA se aprovechan de los altos niveles de desempleo en Colombia, donde millones de personas desplazadas necesitan desesperadamente un ingreso.

Con ingresos de más de US$6,2 billones, la Dole Foods, por medio de su subsidiaria Dole Fresh Flowers, permanece como uno de los suministradores más grandes de flores cortadas a los supermercados de los EEUU.

Por varios años [email protected] [email protected] en dos plantaciones de la Dole en Colombia, Esplendor y La Fragancia, han luchado por el derecho a tener un sindicato. Forzada a reconocer el sindicato, la Dole resistió los esfuerzos de negociar un contrato y finalmente cerró la plantación Esplendor el año pasado.

A pesar de esto, en enero la Dole anunció que había recibido una certificación Florverde porque produce flores “cumpliendo con los estándares ambientales, sociales, y de salud y seguridad ocupacional y laboral”.

Trece líderes nacionales religiosos de los EEUU enviaron una carta el pasado 12 de febrero a la Dole Fresh Flowers, señalando la historia anti sindical de Dole y pidiendo que trate justamente a [email protected] [email protected] de su plantación La Fragancia. A pesar de los profundos temores por las represalias, casi la mitad de [email protected] [email protected] allí son [email protected] del sindicato Untrafragancia, una afiliada del sindicato a nivel industrial Untraflores.

El propuesto Acuerdo de Libre Comercio entre los EEUU y Colombia mantendrá las exenciones de aranceles ya en vigor para la industria de flores de Colombia. No tiene ninguna provisión para que los salarios sean más altos o las condiciones sean mejores para [email protected] [email protected] de la industria.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :