Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Tribunal Permanente de los Pueblos–Sesión Colombia

Corporaciones transnacionales culpables de graves crímenes

Por LeiLani Dowell
Bogotá, Colombia

El Tribunal Permanente de los Pueblos en su reunión aquí el 23 de julio, condenó al gobierno colombiano “por sus acciones y sus omisiones en el cometido de genocidios.” También condenó a las corporaciones transnacionales—como la Coca Cola—por “graves, claras y persistentes violaciones de los principios generales y normas que protegen los derechos civiles, políticos, sociales y ecológicos de las comunidades e individuos de América Latina.”

“Existe una percepción de que Colombia es un paraíso—el clima, los recursos naturales y la diversidad, con costas en los océanos Atlántico y Pacífico. Pero es un paraíso para unos pocos. Es un paraíso para aquellos que extraen sus recursos, aquellos que exterminan a sus indígenas. Es un paraíso para los narcotraficantes y paramilitares.”

Esto dijo William Guzmán, líder de SINALTRAINAL, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos, a una delegación de Estados Unidos que visitó Colombia, organizada por el Intercambio Laboral EEUU/Cuba y por el Centro de Acción Internacional entre los días 20 y 28 de julio.

La delegación de activistas, [email protected] y jóvenes participó en la Audiencia Final del Tribunal Permanente de los Pueblos, el cual examinó el papel jugado por las corporaciones multinacionales en la explotación y represión del pueblo colombiano, sus tierras y sus recursos naturales.

Un panel internacional de jueces presidió el tribunal, incluyendo [email protected], [email protected] de derechos humanos, [email protected], jueces y [email protected] sociales de Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Chile, Colombia, Nicaragua, España y Suecia.

Más de 30 corporaciones multinacionales fueron acusadas de transgresiones en contra del pueblo colombiano y sus tierras. Muchas corporaciones estadounidenses—incluyendo a Occidental Petroleum; la Agencia de viajes TQ3; corporaciones de alimentos y agricultura como Chiquita, Coca Cola, Del Monte y Monsanto; las compañías mineras Drummond y Muriel Mining; y la contratista militar DynCorp—fueron acusadas de cometer crímenes que van desde el uso de paramilitares para amenazar y asesinar a líderes sindicales y masacrar comunidades, hasta la destrucción del medio ambiente, la contaminación de las tierras y la súper explotación de los recursos naturales de Colombia.

Un representante de CONVOCA, el comité nacional en defensa del agua y de la vida, describió la campaña para un referéndum nacional para hacer del agua potable un derecho fundamental para [email protected] [email protected] [email protected] Mientras que el pueblo colombiano ha visto sus recibos por el uso de agua aumentar en un 300% en los últimos 5 años, corporaciones como la Coca Cola no pagan un centavo por el agua para sus productos.

Adolfo Pérez Esquivel de Argentina, quien ganó el Premio Noble de la Paz en 1980 por sus obras sobre América Latina, presidió el tribunal. En su declaración de apertura explicó que cada una de las corporaciones bajo investigación por el tribunal ha sido contactada antes del evento e invitadas a defenderse. Mientras que algunas proveyeron respuestas por escrito cuestionando la “legitimidad” del tribunal popular, la mayoría rehusó responder y ninguna de ellas acudió.

En el último día del tribunal, se formaron comités para realizar un análisis más profundo y tomar acción en contra de estas corporaciones.

En los días después del tribunal, la delegación de los EEUU condujo entrevistas con [email protected], estudiantes e indígenas, lo cual que ofreció una continuación de la evidencia presentada en el tribunal. La delegación visitó la región de la Sabana de Bogotá, donde mujeres trabajan en la industria de las flores hasta 15 horas al día sin derecho laboral alguno, bajo condiciones terribles y salarios bajos. Como resultado de los pesticidas a los cuales las mujeres están expuestas en el trabajo y la falta de barreras protectoras entre el establecimiento de las flores y las casas de [email protected] [email protected], un 10 por ciento de la comunidad tiene alguna discapacidad o deformación física. Como la Coca Cola, estas compañías no pagan nada por el agua que roban de la región.

La delegación su reunió con [email protected] de varias comunidades indígenas, incluyendo a representantes de la Organización Nacional Indígena de Colombia. Un hombre de la región costera de Taganga en el norte de Colombia, describió cómo su comunidad indígena había sido forzada fuera de sus tierras por el gobierno para crear el Parque Tairona, que luego fue entregado a una empresa turística, Aviatur, para ser usado como parte de un paquete de ecoturismo. A [email protected] indígenas que se quedan, en su mayoría pescadores, el gobierno ahora les está negando el derecho a pescar, y Aviatur está considerando expandirse en la zona circundante para construir a un hotel.

Fue explicado que todas las atrocidades cometidas por las corporaciones multinacionales ocurren en el contexto de una represión política, militar y económica por el gobierno de Colombia con fuerte ayuda de los EEUU. Colombia es el tercer país del mundo recipiente de ayuda de EEUU después de Israel y Egipto, y una proporción grande de esa ayuda es en forma de pertrechos y entrenamiento militar. Mientras el gobierno de Colombia entrega el derecho a los recursos naturales a esas empresas multinacionales, utiliza sus Fuerzas Armadas y las unidades extralegales paramilitares para aplastar la disensión, forzar el pueblo fuera de sus terrenos y sembrar un sentido de terror generalizado en la población.

Mientras países a través de América Latina están desafiando los proyectos neoliberales e imperialistas de los EEUU –en lo que el economista colombiano Libardo Sarmiento denominó “la resucitación del proyecto socialista” en América Latina— Colombia continúa siendo el aliado más grande de los EEUU y está considerada por muchos como el “Israel de América Latina”. Sarmiento calificó los recientes comentarios del derechista presidente de Colombia, Álvaro Uribe al Congreso de Colombia, en los cuales urgió que se incremente el militarismo, como una amenaza ominosa”:

Sarmiento concluyó su presentación en el Tribunal Permanente de los Pueblos con un llamado: “Sólo un movimiento socialista de masas puede confrontar el gran desafío histórico para romper con el capitalismo. Esto será la verdadera justicia y la única forma de reparación a sus víctimas”.

E-mail: [email protected]


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :