Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EDITORIAL

Biden y Palin

Los candidatos vice-presidenciales de los dos partidos de mayoría, el Senador Joseph Biden de Delaware y la Gobernadora Sarah Palin de Alaska, confirman que nada ha cambiado en ninguno de estos dos partidos capitalistas.

Por otra parte sí han sucedido grandes cambios, pero en el pueblo que va a las urnas a votar. Ese pueblo está muy en contra de la guerra en Irak después de haber sido [email protected] por un tiempo por las mentiras de la administración de Bush. [email protected] quieren que el gobierno haga algo sobre la crisis económica que les viene encima como un tren de carga fuera de control. Están [email protected] a hacer algo nuevo para traer cambios al gobierno. Muchísimas personas blancas han dejado atrás aquellos prejuicios extremos que en todas las elecciones anteriores hubieran excluido a un afro descendiente de ser candidato a la presidencia.

Sí, ya ha habido cambios, pero si miramos a Biden y Palin, [email protected] por sus respectivos compañeros de campaña, no los encontraremos. Primero tomemos a Palin, ya que cualquier liberal puede dar una lista larga de razones mostrando que ella no solo está a la derecha del centro sino que viene ideológicamente de la extrema derecha en muchas cuestiones como el derecho de la mujer al aborto, los cambios climáticos, el medioambiente, en el control e influencia de las empresas petroleras, y en la ciencia – incluyendo el negar la evolución.

Lo único que parece separar a Palin de cristianos fundamentalistas que figuran en la política es que ella es mujer. Pero no es lo mismo ser mujer que actuar en beneficio de las mujeres. Después de conocer a Margaret Thatcher, Madeleine Albright, Condoleezza Rice, y una pila de mujeres imperialistas consumadas, ya debe quedar claro que solamente el género sexual no define a una figura política. Sus lealtades de clase van por encima de cualquier sentimiento que puedan sentir por las mujeres de la clase trabajadora, cuyas condiciones se van empeorando mientras que el poder y la maldad de las corporaciones crecen.

Entonces nos queda Biden—un sirviente del imperialismo con mucha experiencia quien ha encabezado el Comité de Relaciones Extranjeras del Senado justo cuando las relaciones extranjeras de los EEUU son un desastre. ¿Por qué? Porque la mayoría del mundo rechaza la agresión rapaz llevada a cabo por el Pentágono en beneficio de los señores del dinero de Wall Street. Biden sabe hablar muy suave mientras lleva al Congreso a patrocinar los grandes azotes de la guerra y la intervención.

Biden también es conocido como el Senador “Mastercard” porque trabajó con los grandes bancos para cambiar las leyes asegurando que la clase trabajadora ya no pueda escapar de las deudas exorbitantes declarándose en bancarrota.

Estas dos figuras, además, vienen de dos estados con grandes riquezas y pequeñas poblaciones, donde los súper ricos (las corporaciones de petróleo, madera y mineras en Alaska y la familia DuPont en Delaware) mantienen privilegios y poder como señores del Medioevo.

Detrás de toda la farándula, humo y espejos de la coreografía de las convenciones, el proceso político continúa desposeyendo a la clase trabajadora, especialmente a los sectores más oprimidos, mientras les entregan el poder a los cobardes sirvientes del gran capital.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :