Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Uribe interrumpe relaciones entre Colombia y Venezuela

Por Berta Joubert-Ceci

El desarrollo político entre Colombia y Venezuela, dos países en Suramérica que comparten una frontera de 1.380 millas, es estratégico para el clima político y la estabilidad de la región. Esto además los pone en la mira de la administración de Bush y el Pentágono.

Ambos países gozan de grandes recursos naturales. Colombia goza de la ventaja geopolítica de tener acceso a las costas del Pacifico y del Atlántico. Venezuela tiene grandes reservas petroleras. Las corporaciones transnacionales encuentran esto muy tentador.

Los gobiernos de estos países tienen ideologías opuestas. El neofascista presidente Álvaro Uribe Vélez, el aliado más cercano de Bush en toda América Latina, gobierna Colombia. El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías ha estado promoviendo una revolución con miras a construir una sociedad con una base socialista; para la congoja de Washington, varios países en Sur y Centroamérica están siguiendo el ejemplo de Chávez.

La agenda de Estados Unidos ha sido la de desestabilizar la revolución Bolivariana en Venezuela, principalmente a través del financiamiento de grupos violentos opositores que se esconden bajo la máscara de “democracia” y por la intervención política de Estados Unidos. Mientras tanto, Washington respalda el gobierno de Uribe con más de $4 mil millones hasta la fecha por medio del Plan Colombia. Estados Unidos interviene políticamente en Colombia por intermedio de su embajador en Bogotá. Colombia es tercera en recibir ayuda militar de los EEUU después del Oriente Medio y Afganistán.

La meta de Estados Unidos de enfrentar Colombia contra Venezuela ha fallado hasta ahora. A pesar de las diferencias entre estos dos países, han aumentado el comercio entre ellos. Ambos países son el segundo socio comercial entre ellos después de los Estados Unidos. Hace varias semanas se inauguró un gasoducto en Colombia, un proyecto conjunto colombo-venezolano.

Por supuesto que Estados Unidos ha tratado de intervenir. Paramilitares colombianos fueron capturados en Caracas hace unos años planeando asesinar al presidente Chávez. Otros incidentes en ambos países apuntan hacia la desestabilización de la Revolución Bolivariana llegando desde Colombia.

Y ahora la decisión unilateral y abrupta de Uribe de detener las negociaciones para un Intercambio Humanitario (IH) de [email protected] en la guerra civil de Colombia ha frenado de pronto las buenas relaciones. Las negociaciones estaban dirigidas a lograr un intercambio entre 45 personas retenidas por las fuerzas de liberación de Colombia conocidas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia—Ejército Popular (FARC—EP) y [email protected] 500 [email protected] de las FARC que están en prisiones de Colombia.

Intercambio Humanitario, esperanza de paz en Colombia

El creciente movimiento por el acuerdo humanitario en Colombia se opone al plan de Estados Unidos y Uribe de “rescatar” a [email protected] [email protected] en manos de la guerrilla por medio de intervenciones militares. En el pasado, cada ataque militar de este tipo ha resultado en más muertes de [email protected]

Es posible que este movimiento, con amplio apoyo tanto en Colombia como internacionalmente, haya instado a Uribe el aceptar negociaciones que podrían llegar a un intercambio. Hasta el conservador presidente francés, Nicolás Sarkozy, puso presión para comenzar las negociaciones, ya que ha tenido que mostrar su interés en la liberación de Ingrid Betancourt, la ex candidata presidencial colombo-francesa de Colombia. Además, los padres de los tres contratistas del Pentágono han exigido que se den éstas negociaciones. Las FARC-EP tienen a estas personas retenidas.

Las mismas FARC han dicho que les gustaría que el IH lleve a negociaciones con el gobierno hacia un eventual plan de paz con justicia social.

A mediados de agosto Uribe sorprendió a [email protected] observadores al elegir a la senadora afrocolombiana Piedad Córdoba para servir como representante del gobierno colombiano en la facilitación de las negociaciones. Córdoba es una líder opositora del Partido Liberal, que ha expuesto los vínculos de los aliados gubernamentales cercanos a Uribe a las fuerzas paramilitares.

La senadora Córdoba luego invitó al Presidente Chávez a ser parte del esfuerzo. Chávez, quien había expresado anteriormente su voluntad de participar, aceptó con gusto. Uribe aprobó estos pasos. Para poder mediar efectivamente, [email protected] [email protected] tenían que reunirse con el secretariado de las FARC. Para comenzar este proceso la senadora Córdoba se reunió con el vocero de las FARC Raúl Reyes el 15 de septiembre.

Chávez y Córdoba le dieron alta prioridad a las negociaciones del IH. Córdoba viajó a Caracas, Paris y a Washington, donde se reunió con [email protected] miembros de las FARC Simón Trinidad y Sonia, que actualmente están [email protected] en los EEUU. Ambos generosamente dijeron a la senadora que sus nombres debían ser eliminados de la lista de canjeables si su presencia iba a crear un problema para el IH.

Chávez y Córdoba se reunieron con enviados de las FARC en Caracas y también fueron a Europa para reunirse con Sarkozy. Avances importantes fueron reportados. Los familiares de la guerrilla encarcelada y de [email protected] [email protected] por las FARC expresaron su gratitud de que por primera vez se hacía un verdadero intento para negociar y propiciar la liberación de sus seres queridos. [email protected] [email protected] reportaron un tremendo sentido de esperanza a través del país.

Durante la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile a principios de noviembre, Chávez le pidió a Uribe que fuera más flexible. Aunque Uribe había aprobado las negociaciones, estaba estableciendo límites muy estrictos. Uribe enérgicamente rehusó crear una zona de despeje en Colombia para permitir que las negociaciones procedieran con seguridad y sin interferencia militar como las FARC habían requerido.

A mediados de noviembre, Uribe acentuó su intransigencia, estableciendo el 31 de diciembre como fecha límite para las negociaciones. No era razonable creer que un conflicto armado que ha durado por más de 40 años pueda súbitamente proveer una solución tan importante con tanta prisa. Hasta Chávez mencionó varias veces las dificultades en comunicarse con las FARC por los intensos bombardeos del ejército de Colombia en las selvas donde se encuentra la guerrilla.

EEUU ordena un alto al IH

Dos días después, el 21 de noviembre, interesante y trágicamente, el ex embajador de los EEUU a Venezuela, William Brownfield, que había sido acreditado como embajador a Colombia el 12 de septiembre declaró públicamente, “Ya han pasado dos meses y 22 días de este proceso y aún no tenemos pruebas de vida”, pocas horas después, Uribe unilateralmente anunció que las negociaciones habían sido suspendidas y que Córdoba y Chávez terminarían sus responsabilidades en torno a las negociaciones.

El pretexto usado por Uribe fue una conversación por teléfono que duró 30 segundos entre Chávez y el General del Ejército de Colombia, Mario Montoya. Uribe alega que la llamada de Chávez a Montoya fue una violación de protocolo. En realidad, fue Córdoba quien hizo la llamada como una de las muchas que había hecho a Montoya en su esfuerzo por mediar.

Podemos imaginar la pérdida abrupta de esperanza sentida por los parientes, y en general, por el pueblo colombiano que quiere paz. Y por la comunidad internacional que está en solidaridad con las valientes masas colombianas en su lucha. Hasta Sarkozy exhortó a Uribe a reconsiderar su acción.

Los parientes de [email protected] [email protected] de las FARC respondieron al anuncio de Uribe con críticas acerbas. Un artículo en el Washington Post del 23 de noviembre reporta que, “Jo Rosano, la madre de Marc Gonsalves, uno de los estadounidenses, culpó a Uribe, diciendo que él había socavado los esfuerzos de mediación de Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba, una izquierdista cercana a Chávez.”

“Ésta no es la primera vez que él ha saboteado esto, y no será la última,” dijo Rosano desde su casa en Connecticut. “Debería darle vergüenza, es todo lo que puedo decir. Los ojos del mundo están sobre él.”

Las relaciones entre Colombia y Venezuela en crisis

Chávez criticó la decisión de Uribe, diciendo que este anuncio unilateral no estaba acordado. Puso en tela de juicio la sinceridad de Uribe por alcanzar la paz en Colombia. También acusó a la interferencia imperialista de ocasionar este fin tan súbito.

Uribe respondió con el ataque más feroz que ha expresado hasta ahora contra Chávez, acusándolo de perseguir un “proyecto expansionista” en Latinoamérica, y diciendo que Colombia “cerrará sus puertas” a este proyecto. También acusó a Chávez de “no querer la paz para Colombia sino que Colombia sea víctima de un gobierno terrorista de las FARC.”

El 27 de noviembre el gobierno venezolano retiró para consulta a su embajador en Colombia. Chávez también ha dicho que el comercio con Colombia podría afectarse.

Y lo más extraño fue que la Corte Suprema de Colombia acusó a la senadora Córdoba de “traicionar a la Patria” porque ella se había reunido con representantes de las FARC en su esfuerzo de mediar el intercambio.

Todo esto ocurre cuando el escándalo de las conexiones con paramilitares de los aliados de Uribe en el gobierno está en pleno apogeo.

También ocurre pocos días antes de la celebración del crucial referéndum constitucional en Venezuela el 2 de diciembre. Hay un amplio apoyo de las masas para el referéndum. Pero Washington está interviniendo al financiar organizaciones no-gubernamentales (ONGs) que estimulan la violencia de grupos opositores, ayudando a las manifestaciones de “estudiantes” contra el referéndum que han recibido mucha publicidad en los medios masivos. Estos “estudiantes” son en realidad la representación de la oligarquía rica a través del sector comercial, religioso y opositor.

Las magníficas demostraciones de las masas en apoyo a Chávez sin embargo, han sido ignoradas por los medios corporativos en Venezuela y en los países imperialistas.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :