Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EDITORIAL

Recordemos a Sabra y Shatila

Hace un cuarto de siglo, el reconocido criminal de guerra israelí Ariel Sharon, comandante de las tropas israelíes que ocupaban el sur del Líbano, permitió a los fascistas libaneses masacrar cerca de 3,000 [email protected] civiles de todas las edades en los campamentos de refugiados Sabra y Shatila.

Tel Aviv había llevado a cabo una invasión del Líbano en junio del 1982 con el pleno respaldo del gobierno de Ronald Reagan de los Estados Unidos. Israel continuó su guerra de agresión contra [email protected] y libaneses con el respaldo del imperialismo estadounidense y los intereses del capital financiero que lo impulsaba para lograr el dominio del estratégico y rico en petróleo Oriente Medio.

Durante el verano del 1982, el ejército israelí bombardeó a Beirut sin piedad, matando a más de 20.000 personas, la mayoría civiles. En septiembre del 1982, un acuerdo de cese al fuego fue impuesto a [email protected] libaneses y [email protected] que habían resistido los ataques, lo que resultó en forzar a la mayoría de las fuerzas palestinas que habían estado luchando en el Líbano a salir del país.

Las fuerzas militares de Israel rodearon los campamentos de [email protected] [email protected] de Sabra y Shatila en el Líbano. Bajo órdenes de Sharon, las fuerzas israelíes rerspaldaron la entrada de las tropas libanesas fascistas ese 15 de septiembre. Estas tropas cometieron una masacre -- en realidad fue un linchamiento masivo -- de civiles [email protected] en los campamentos. Los asesinos eran fascistas libaneses; su apoyo físico fue suministrado por los israelíes; sus balas eran de los Estados Unidos.

El ataque de Sabra y Shatila tuvo el propósito de infundir terror. Y a pesar de eso la lucha del pueblo palestino sigue hoy en día, al igual que sigue la represión brutal del estado israelí equipado con armas nucleares.

Actualmente el activismo antiguerra se ha enfocado en el hipócrita "debate" entre Demócratas y Republicanos en el Congreso sobre un plan indefinido que gradualmente vaya a reducir el número de tropas en Irak. Pero ambos partidos en el Congreso han financiado esa guerra brutal al igual que la ocupación de Palestina.

Miles de millones de dólares para el apoyo militar y financiero, sin los cuales la ocupación de Palestina por Tel Aviv no podría durar ni un día, han sido aprobados calladamente por Demócratas y Republicanos -- no importa cuál sea el partido político que representa los intereses de las grandes empresas y corporaciones en la Casa Blanca.

La lucha del pueblo palestino merece el apoyo de todo el movimiento contra la guerra, el cual puede alzarse en una sola voz clara y fuertemente -- apoyo al derecho de autodeterminación de [email protected] [email protected], soberanía y el derecho a regresar a su histórica patria.

El pueblo palestino ha luchado por estos derechos por más de medio siglo, y ahora, mientras se conmemora Sabra y Shatila, ese pueblo continúa esa lucha. ¡Que viva Palestina!


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :