Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Cómo el Congreso podría para la guerra, si quisiera

Por Sara Flounders

¿Qué pasaría si la vocera de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi rehusara presentar al Congreso un proyecto de ley que diera más fondos a la criminal ocupación estadounidense de Irak? La posiblilidad de un veto por el presidente Bush no tendría importancia.

Aunque miles de millones de dólares todavían estén en camino, el Presidente George W. Bush y el Pentágono, frente a una nueva realidad política, se verían forzados a comenzar planes para un retiro de las tropas.

Como vocera de la Cámara de Representanes, Pelosi tiene control total sobre cuál proyecto de ley llega para votarse. La mayoría del Partido Demócrata en el Congreso podría simplemente dilatar sus deliberaciones sobre cualquier proyecto de ley que pretenda dar más dinero para la guerra y así no habría más fondos para la guerra.

En noviembre del año pasado cuando millones de personas votaron por [email protected] políticos del Partido Demócrata que dijeron estar contra la guerra, esta sería exactamente la clase de legislación que esperarían de é[email protected]

Es importante desafiar el fraude deliberado que los líderes demócratas, quienes constituyen la mayoría en ambas cámaras del Congreso, están presentando mientras se preparan para dar más fondos para la guerra. Desde las elecciones, han estado dando excusas sobre cómo les hacen falta votos para hacer lo que prometieron hacer.

[email protected] demócratas dicen que porque no tienen dos tercios de la mayoría, no tienen el poder de revocar un esperado veto de Bush sobre los fondos para la guerra que programaría una fecha para el retiro. Y por eso deben pasar una legislación que Bush aprobaría.

Pero [email protected] podrían simpelemente rehusar presentar cualquier legislación que sirva para financiar la guerra.

[email protected] tienen claramente la autoridad constitucional, el poder legislativo y el mandato político.

Uno de los primeros actos de Pelosi como vocera de la Cámara de Representantes fue la de declarar que el proceso judicial de destitución en contra de Bush no iba a proceder. Ella rehusó permitir que este tema tan importante llegara a ser debatido en la Cámara. ¿Por qué en su lugar no declaró que el financiamiento de la guerra no iba a proceder?

Pero se necesitaría un movimiento independiente con determinación y coraje para forzar a la mayoría demócrata en el Congreso a que ponga la denuncia de Bush en la mesa y se quite el tema del financiamiento de la guerra.

La complicidad de la prensa en la guerra

[email protected] demócratas, con la perpetua ayuda de la prensa corporativa, han presentado un dramático fraude acerca de cómo carecen de votos suficientes para tomar cualquier acción contra la guerra.

Cada medio de comunicación importante ha utilizado tiempo y espacio considerable para describir cómo [email protected] demócratas necesitan hacer concesiones a Bush y a [email protected] [email protected] Nos dicen que para pasar cualquier legislación, [email protected] demócratas debe quitar las fechas obligatorias para el retiro y dar a Bush todo el dinero que está exigiendo para continuar la guerra, todo para obtener una aprobación bipartidista. Todos estos expertos dicen que la constitución hace imposible que el congreso pare la guerra.

Pero la verdad es todo lo contrario.

Los medios de comunicación corporativos están completamente entrelazados con las corporaciones petroleras y militares. Cinco años atrás esos medios proporcionaron cobertura interminable sobre las inexistentes “armas de destrucción masiva” iraquíes. Siguen publicando sin cesar la supuesta preocupación del Pentágono por la paz y la estabilidad en Irak. Ahora argumentan que no hay más remedio que continuar gastando cientos de miles de millones más para la guerra.

En mayo, el Congreso controlado por [email protected] demócratas dio a Bush más dinero para la guerra de lo que él había pedido. Ese ciclo de financiamiento termina el próximo primero de octubre. El Congreso seguramente va a repetir su colaboración con la guerra votando a favor de los fondos, mientras mantiene que no hay otra alternativa.

El boletín del grupo “Fairness and Accuracy in Reporting” (Justicia y Precisión en el Reportaje) da ejemplos de este engaño constante practicado por el New York Times, el Washington Post, la Prensa Asociada, MSNBC, y el programa de la NBC el Chris Matthews Show.

Demorándose en una propuesta de ley para eliminarla

Dejado fuera de toda esta cobertura son los hechos bien conocidos a [email protected] [email protected] políticos de Washington, [email protected], comentaristas y periodistas sobre cómo el financiamiento de la guerra en Irak puede ser parado en varios puntos, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Según la Constitución de EEUU, las propuestas de ley para financiamiento tienen que originarse en la Cámara de Representantes. El Congreso tiene el control decisivo sobre los fondos para la guerra.

No sólo la vocera de la Cámara de Representantes, actualmente una demócrata, controla cuáles propuestas de ley van a la mesa para un voto, sino que [email protected] demócratas, como el partido mayoritario, ahora presiden todos los comités en ambas Cámara del Congreso.

Las propuestas de ley para financiamiento se originan en el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes. Dave Obey, demócrata de Wisconsin quien preside este comité, puede simplemente rehusar iniciar el movimiento legislativo para pagar los gastos de la guerra. Este es el destino de cientos de propuestas de ley presentadas al Congreso cada año. La mayoría de las propuestas “mueren en el comité”.

El Comité de Apropiaciones tiene un subcomité sobre defensa presidido por John Murtha, un demócrata de Pennsylvania. Murtha dice que quiere que las tropas regresen a casa. Esto él lo puede hacer realidad rehusando promover una propuesta para financiar la guerra.

Después de que una propuesta de ley de financiamiento está aprobada en la Cámara de Representantes, es transferida al Senado. El senador Robert Byrd de Virginia, que encabeza al Comité de Apropiaciones del Senado, se ha opuesto a la guerra con elocuencia. Él podría rehusar actuar sobre la propuesta de ley en el comité. Harry Reid, líder de la mayoría del senado, podría rechazar traer la legislación al pleno del senado. Cualquiera de esas acciones eliminaría la propuesta de ley multimillonaria para financiar la guerra.

No habría la necesidad de una mayoría del 60 por ciento para parar una obstrucción republicana a la ley, ni una mayoría de dos-terceras partes para superar el veto presidencial.

Justificando la colaboración

Para justificar más su colaboración con Bush en la guerra, [email protected] [email protected] del Congreso usan su supuesta preocupación por las tropas estadounidenses como un escudo humano. Se están escondiendo detrás de [email protected] soldados y de la amenaza de que [email protected] soldados estadounidenses podrían despertarse mañana sin alimento, ni agua, ni fondos para retirarse.

Ésto es también un fraude. El Pentágono no vive de cheque a cheque como viven [email protected] [email protected] El presupuesto y el proceso de aprovisionar las tropas es decidido meses y años en antelación.

El Pentágono está utilizando fondos asignados a la guerra en Irak para planear y preparar una nueva guerra contra Irán. La mitad de la Marina estadounidense se ha movido a las cercanías de Irán. Los planificadores del Pentágono han apuntado a más de 10.000 sitios para bombardearlos.

¿Entonces por qué [email protected] demócratas del Congreso no hacen lo que prometieron? ¿Por qué son totalmente cómplices de la guerra?

Cada político capitalista, [email protected] o demócrata, necesita decenas de millones de dólares para correr para un puesto nacional. [email protected] tienen, o los bolsillos profundos de una herencia de familia multi-millonaria, o la necesidad de enormes donativos de las corporaciones. Necesitan muchas horas de cobertura positiva en los medios corporativos.

La clase dominante entera de los EEUU tiene un enorme interés en el esfuerzo desesperado de asegurar la dominación y el control continuado de las reservas de petróleo más grandes en el planeta. Las súper ganancias que impulsan la economía capitalista estadounidense son obtenidas de un imperio mundial.

[email protected] políticos pueden lamentar las muertes de [email protected] soldados estadounidenses y los altos costos que están vaciando cada programa social no importa cuán desesperadamente necesario sea para el pueblo. Pero los partidos políticos son leales al sistema capitalista.

El Congreso y los medios saben la firmeza de Estados Unidos corporativo de quedarse en Irak por una generación o por más tiempo.

Al acercarse el límite del primero de octubre para nuevamente financiar la guerra, un reto político está siendo preparado por la Coalición Tropas Fuera Ya. La contribución más grande del Campamento que tendrá lugar frente al Congreso desde el 22 al 29 de septiembre es mostrar que la acción masiva independiente es lo que se necesita para verdaderamente terminar la guerra. Una parte esencial de la lucha para terminar la guerra es aprender a través de la experiencia el rol de los dos partidos capitalistas.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :