Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Quedan expuestos los lazos entre Uribe y los escuadrones de la muerte de Colombia

Por Berta Joubert-Ceci

Las noticias procedentes de Colombia en las cuales se exponen los lazos que existen entre el Presidente Álvaro Uribe y los terroristas paramilitares ó escuadrones de la muerte comerciantes de cocaína, no han recibido, como es usual, atención adecuada en la prensa capitalista de los Estados Unidos. Si estos en verdad se preocuparan por el tráfico de drogas, estas noticias ya habrían aparecido en la primera plana de los principales periódicos del país. En su lugar, estas noticias quedan enterradas en las páginas traseras de los diarios si acaso son cubiertas sino, son totalmente ignoradas.

Nos preguntamos quién toma la decisión de suprimir estas noticias en los periódicos, un tema que les proporcionaría un gran potencial de venta. ¿Llegará directamente desde la Casa Blanca? Después de todo, en un intento por apoyar a su más leal aliado en un momento de gran “necesidad”, el Presidente George W. Bush, ha programado una visita a Bogotá, durante su gira por América Latina entre las fechas del 8 y 14 de marzo. Esta es la primera vez que un presidente estadounidense visita Bogotá desde que Ronald Reagan fue. Bush también visitará Brasil, Guatemala, México y Uruguay.

¿Cuáles son los nexos con Uribe que ahora se ven expuestos?

Desde el descubrimiento el pasado año del computador confiscado del líder paramilitar, Rodrigo Tovar Pupo, alias “Jorge 40”, ha habido una cadena de revelaciones diarias como efecto dominó en ese país. Aparentemente un gran número de oficiales gubernamentales ha trabajado en categoría de socios con paramilitares llevando a cabo fraude electoral, intimidación de votantes, expropiación de tierras y uso de la violencia dirigida a [email protected] [email protected] políticos, activistas sociales y líderes sindicales. La violencia incluye secuestros y asesinatos.

Ocho miembros del Congreso colombiano han sido arrestados y están ahora en la cárcel por su colaboración con los paramilitares. Todos son de partidos y organizaciones políticas uribistas. Según las declaraciones del partido de la oposición, el Polo Democrático Alternativo (PDA), enviado por correo electrónico el 23 de febrero, “Hay cerca de 100 líderes políticos uribistas en la cárcel, fugitivos o que han sido señalados por sus conexiones a poderosos grupos armados ilegales.”

El 19 de febrero, María Consuelo Araújo, la joven ministra de la Cancillería a quien Uribe fervientemente había defendido de las críticas de la oposición, fue forzada a renunciar. Esto siguió al arresto de su hermano, Álvaro Araújo, un ex gobernador y senador uribista, junto a otros cuatro políticos. La Corte Suprema ordenó el arresto basado en los lazos con Jorge 40 y su papel en el secuestro de un político que interfirió con la elección de Araújo. El padre de la ministra, Álvaro Araújo Noguera, también está bajo investigación por cargos similares.

Tres días después, el 22 de febrero, Jorge Noguera fue arrestado. Éste es un aliado muy cercano a Uribe y director de su campaña electoral del 2002; también fue director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la policía secreta. Noguera fue arrestado bajo el cargo de haber dado a los paramilitares una lista de nombres de líderes sindicales, [email protected] de los derechos humanos y [email protected] activistas sociales. Varias personas nombradas en la lista, fueron eventualmente asesinadas.

El arresto de Noguera ha sido la peor pesadilla para Uribe. Según una investigación por la oficina de la Procuraduría, Noguera se había reunido por lo menos en nueve ocasiones en su oficina en el DAS con Álvaro Pupo Castro, vocero de los jefes paramilitares y primo de Jorge 40.

Según Rafael García, ex jefe de informática del DAS, Pupo Castro llevó la información secreta del DAS a Jorge 40 y la lista con los nombres de 15 líderes sindicales, los cuales fueron asesinados en Barranquilla. El mismo García fue detenido en el 2005 acusado de haber borrado los archivos de los narcotraficantes y paramilitares de la base de datos del DAS.

Desde entonces, él ha colaborado con los fiscales como testigo clave en contra de Noguera. Como resultado de la detención de García, Noguera renunció a su puesto en el DAS. Uribe entonces lo nombró cónsul para Milán en Italia, puesto del cual renunció el año pasado rodeado por el escándalo.

Reacción de Uribe

Uribe no ha proporcionado ninguna explicación creíble. En vez de ello y siguiendo la máxima de Bush de “Si no estás conmigo, eres mi enemigo” y el antiguo dicho de que “la mejor defensa es una buena ofensiva”, Uribe ha lanzado una campaña viciosa y mortal de acusaciones contra la oposición. Incluso antes de las actuales revelaciones, había pruebas suficientes de que los paramilitares en Colombia son seguidores leales de Uribe y que su palabra es su orden suprema.

Varios líderes del PDA, entre ellos el senador Gustavo Petro, han expuesto a los elementos uribistas. Petro ha pedido un debate congresional para investigar las conexiones entre políticos, empresarios y otros sectores, con el paramilitarismo en Antioquia. Ex miembro del movimiento guerrillero M-19, Petro ha acusado consistentemente a Uribe de permitir las relaciones entre los paramilitares con políticos, terminando en la terrible violencia que trastorna el país con masacres, asesinatos selectivos, secuestros, etc. Uribe, por su parte ha acusado a Petro y a otros de ser “guerrilleros vestidos de civil”.

Dos días después de las declaraciones de Uribe, un nuevo grupo paramilitar, las Águilas Negras, envió un mensaje amenazando de muerte a docenas de organizaciones sociales, laborales, estudiantiles y de medios de comunicación alternativos. El hermano de Petro también fue amenazado. Dos miembros del PDA fueron asesinados bajo circunstancias sospechosas.

Uribe también ha criticado fuertemente a otras figuras de la oposición. Ha denominado al director de la revista semanal VOZ del Partido Comunista Colombiano (PCC), Carlos Lozano, “un cómplice de las FARC”. Esto tiene el mismo efecto que escribir el nombre de Lozano en la lista de condenados a muerte de los paramilitares.

Una declaración del PCC afirma, “Las declaraciones irresponsables de Álvaro Uribe en las que señala a Carlos Lozano, director del semanario VOZ como “cómplice de las Farc”, son una consciente provocación en boca del jefe del Estado, dirigida a proseguir la cacería de brujas con la que intenta defenderse de los cargos de la Fiscalía y la Corte Suprema en contra de sus voceros parlamentarios y funcionarios.”

¿Se desmovilizan los paramilitares?

La supuesta desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) o paramilitares ha recibido bastante publicidad. Salvatore Mancuso, el conocido jefe del Bloque Catatumbo de las AUC y responsable por las muertes de por lo menos 5200 personas, actualmente se encuentra encarcelado. El se aprovechó de la ley de “Justicia y Paz “de Uribe que permite a los paramilitares confesar sus crímenes a cambio de una condena muy reducida, y ha dicho que “el rearme de las autodefensas es una cruda realidad que no podemos soslayar o minimizar “. (Tomado de una declaración de FENSUAGRO, sindicato nacional campesino).

A continuación: Más violencia contra organizaciones colombianas: ¿Quienes son las Águilas Negras? ¿Cuál es el papel jugado por los EEUU? Y la visita de Gustavo Petro a Washington.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :