Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

EDITORIAL

Los amigos de Pinochet siguen vivos

El brutal dictador General Augusto Pinochet, quien gobernó Chile por medio de homicidios y terror policial desde 1973 hasta 1990 —asesinando a decenas de miles de [email protected], [email protected] y progresistas, abriendo su país al pillaje de corporaciones imperialistas, murió el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Muchos [email protected] recuerdan con demasiada claridad su cruel régimen. Celebraron su muerte en las calles de Chile. Y cuando algunos en el gobierno actual se atrevieron a bajar las banderas en su honor, las multitudes se enfrentaron a la policía y otras autoridades.

Lo que no aparece en los reportes periodísticos en los medios de comunicación monopolistas, especialmente aquí en los Estados Unidos, es el papel jugado por la CIA en el golpe de estado sangriento que llevó a la dictadura militar al poder.

El ex secretario de estado Henry Kissinger, mientras estuvo en la Casa Blanca de Nixon, conspiraba con la CIA, el Pentágono y los militares chilenos para desestabilizar el gobierno pro-socialista de Salvador Allende elegido democráticamente, y remplazarlo con una dictadura sangrienta.

Para las corporaciones transnacionales ricas y poderosas y para los medios de comunicación monopolistas Pinochet fue un arma contra

[email protected] [email protected] y [email protected] pobres que se atrevían organizarse para liderar la sociedad. La ex primera ministra británica Margaret Thatcher fue entre las primeras personas en expresar su “tristeza” por la muerte de Pinochet.

Kissinger y Thatcher son criminales mundiales de primera clase, con rangos más altos que el de Pinochet en el sentido de la amplitud de sus crímenes.

La administración de Bush ahora habla de “extender la democracia” en el Medio Oriente y el resto del mundo. Esto es charlatanería. Los hechos verdaderos son que Washington ha instalado o apoyado dictaduras: a Pinochet en Chile, Marcos en las Filipinas, Duvalier en Haití, Somoza en Nicaragua, Suharto en Indonesia y Mobutu en Congo (Zaire) para nombrar unos pocos de los clientes de Washington durante la Guerra Fría.

El golpe de estado en Chile, maniobrado por los EEUU, ofrece una lección valiosa para quienes luchan por el socialismo —es una lección leninista sobre el carácter clasista del estado capitalista. El ser simplemente [email protected] al poder no permite a la clase trabajadora o a sus partidos regir la sociedad — no mientras el ejército, la policía, las cortes, las prisiones y los medios de comunicación queden en manos de la clase dominante capitalista.

Pinochet ha ganado el odio de [email protected] [email protected] [email protected], que sufrieron tanto en la sangrienta contrarrevolución. Pero sin el apoyo del imperialismo estadounidense, y sus aliados, Pinochet jamás hubiera sido exitoso en su golpe de estado criminal el 11 de septiembre de 1973.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :