Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Libaneses luchan bajo lluvia de bombas

La opinión mundial se vuelve en contra de la agresión EEUU-Israelita

Por Sara Flounders

9 de Agusto—El gabinete de guerra de Israel decidió hoy unánimemente enviar sus tropas hacia más adentro del Líbano. Esta decisión es la profundización de la guerra terrestre. Es un intento para destruir el movimiento de resistencia dirigido por Hizbolá antes de que cualquier tipo de cese al fuego sea acordado por las potencias imperialistas en complicidad con Israel.

Es importante ver lo que los aviones, helicópteros, tanques, bombas tipo racimo, y otros equipos destructivos israelitas suplidos por los EEUU ya han hecho a un país más pequeño que la mitad del tamaño y la población del estado de Nueva Jersey.

Los aviones israelitas—más de 60 a la vez—circulan la costa del Líbano esperando sus turnos para tirar bombas sobre un país que no tiene ningún sistema de defensa contra los ataques aéreos.

Secciones enteras de Beirut, Tyre y Sidón han sido totalmente destruidas. Más del 75% del sur de Beirut está destruido. El sur del Líbano ha sido despoblado. Villas y pueblos destruidos. La infraestructura, incluyendo los aeropuertos, las carreteras, los puentes principales, las plantas eléctricas y las refinerías de petróleo fueron destruidas en los primeros días del ataque israelí.

Las víctimas de los ataques sobrepasan ampliamente los mil que se han publicado—un tercio de estos son niñ@s—porque los trabajadores de rescate ya no pueden entrar a los sitios que han sido totalmente destruidos. No hay una cifra de las miles de vidas que se han perdido debido al stress extremo, a la falta de medicinas urgentemente necesitadas o a las aguas contaminadas.

El 6 de agosto—en el aniversario del ataque atómico de EEUU contra Hiroshima —el Comité Independiente Israelita para un Medio Oriente Libre de Armas Atómicas, Biológicas y Químicas publicó un reporte sobre las muchas bombas destructoras de búnkeres, GBU-28—que Israel ha recibido del Pentágono. El reporte declara que las bombas contienen uranio, el cual avienta polvo tóxico radioactivo.

La mayoría de la población ya está falta de provisiones básicas. El combustible es tan escaso que ni los generadores de electricidad casi funcionan. El bombardeo de los tanques de almacenaje de petróleo cerca de la costa ha contaminado playas, ríos y reservas de agua. La electricidad, la sanidad y la recolección de la basura han desaparecido. Los hospitales y las organizaciones de servicios sociales y humanitarios están sobrecargados.

Más del 25% de la población—un millón de personas—han quedado desamparadas. [email protected] [email protected] son [email protected] a escuelas, salones religiosos, parques y carreteras.

Hizbolá unifica la resistencia nacional

La resistencia nacional dirigida y organizada por Hizbolá ha propinado golpes continuos al ejército israelita. El ejército israelí, considerado una vez invencible por sus tanques armados, ha sido retrasado, desviado y hasta detenido por las armas contra tanques de la resistencia.

Aunque Hizbolá no tiene los proyectiles de precisión o de enorme potencia destructiva como las bombas de Israel, todavía tiene la capacidad de disparar más de 100 cohetes al día, cerrando un tercio del norte de Israel.

Hizbolá ha pasado años organizando y entrenando a miles de personas en tácticas militares. También ha dado mucha atención a las necesidades económicas y sociales de los sectores más pobres de la sociedad.

El laberinto de túneles y refugios subterráneos bien construidos ha permitido que unidades pequeñas bien organizadas de Hizbolá y otros grupos de la resistencia conduzcan emboscadas numerosas.

Cada tanque destruido, cada helicóptero de ataque derribado envía el mensaje que Israel no es invencible.

En invasiones anteriores, Israel podía contar con el apoyo de los sectores más conservadores y privilegiados de la sociedad libanesa, estableciendo incluso un ejército fascista de colaboradores. El colonialismo francés, y las políticas de los EEUU e Israel han reforzado las antiguas divisiones que existen hace siglos en el Líbano en grupos rígidos políticos, religiosos, y étnicos.

Pero esta vez, la destrucción masiva que Israel ha infligido, y la organizada resistencia militar y la movilización política para confrontarla, han unificado al Líbano en contra de Israel y en contra de los EEUU.

Al fracasar la estrategia militar de Israel, Tel Aviv se encuentra en una crisis parecida a la que enfrentan los EEUU actualmente en Irak. Todo el Medio Oriente está sumamente energizado viendo que una movilización popular del pueblo es una arma poderosa. A través de toda la región, el apoyo total por la guerra de parte de Washington ha unificado y reforzado la opinión popular en contra del imperialismo estadounidense.

Acusaciones de crímenes de guerra

Tres judíos marroquíes han presentado a la Corte Suprema de Justicia en Rabat un documento acusando al Ministro de Defensa de Israel Amir Peretz, nacido en Marruecos, de cometer crímenes de guerra.

El activista izquierdista Abraham Tsarfati, el autor Amran al Malich, y el representante de derechos humanos Zion Asidon, declaran que Peretz debe ser enjuiciado en Marruecos por su doble ciudadanía Marroquí/Israelita. Ellos explican que “La ley de Marruecos permite el juicio de cualquier ciudadano de Marruecos que ha cometido crímenes de guerra dentro o fuera del país”.

El papel del Ministro de Defensa Peretz revela la banca rrota política de los sionistas liberales -en una crisis son sionistas primero. Peretz es ex activista de la organización Paz Ahora y líder de la confederación sindical sionista, Histadrut. Su elección como jefe del Partido Laboral Israelí fue proclamada en Israel, y hasta por algunos progresistas en los EEUU, como una señal de grandes cambios.

Sin embargo, el Partido Laboral Israelí ha sido parte del gobierno israelí, junto al Partido Likud, durante la mayoría de los seis años de la Intifada Palestina. El papel del Partido Laboral en Israel, es similar al del Parido Demócrata en las políticas imperialistas de los EEUU.

Las pruebas masivas de crímenes de guerra de parte de Israel y el apoyo descarado a estos crímenes de los EEUU han indignado a quienes ordinariamente se quedan callados.

Israel ha atacado ambulancias de la Cruz Roja claramente marcadas, convoyes de [email protected], un refugio de bombardeos en Qana, hospitales y la entera infraestructura civil. El coordinador humanitario de la ONU para el Líbano, David Shearer advirtió que, “Los ataques deliberados contra la infraestructura civil es una violación del derecho internacional”.

El periódico The Guardian de Bretaña reportó el 8 de agosto que Israel “ha amenazado atacar representantes de las fuerzas de paz de la ONU si intentan reparar puentes dañados por bombas en el sur del Líbano”.

Planeando y preparándose para la guerra

La invasión israelí y el asalto desfrenado contra el Líbano y su ataque masivo contra los palestinos en Gaza no fueron el resultado de la captura de un solo soldado israelí por Hamás en Gaza, ni de la captura de dos soldados israelíes por Hizbolá en la frontera libanesa.

Estos soldados fueron capturados para forzar un intercambio de los más de 10.000 prisioneros detenidos por Israel. Ha habido ataques incesantes israelíes contra las dos zonas por años y ha habido acciones de resistencia por parte de las dos organizaciones, y otras fuerzas palestinas y libaneses.

El periódico San Francisco Chronicle del 21 de julio explicó: “La respuesta militar de Israel por aire, tierra y mar a lo que consideró una provocación la semana pasada por militantes de Hizbolá se está desarrollando según un plan que fue finalizado hace más de un año.”

Un artículo en el Washington Post del 16 de julio estaba titulado, “(Los) Ataques son llamados parte de una extensa estrategia: EEUU, Israel se proponen debilitar a Hizbolá, los militantes de la región.”

Resoluciones de la ONU por un alto al fuego

Después de resistir el llamado por un cese al fuego cuando Israel inició su campaña de bombardeo, los Estados Unidos, junto a Francia, ahora han introducido una “resolución por un cese al fuego” en el Consejo de Seguridad de la ONU que es en realidad un plan para formalizar la ocupación israelí y reforzarla con fuerzas militares internacionales.

La resolución demanda el desarme de Hizbolá pero no de las fuerzas militares israelitas. Ni siquiera demanda la retirada de tropas israelíes del Líbano. Las fuerzas israelíes se quedarían allí hasta que una resolución futura las reemplace con fuerzas internacionales.

La resolución permite que Israel continúe sus operaciones militares ofensivas “por propósitos defensivos”.

Jonathan Cooke, un periodista basado en Nazaret, apuntó en un artículo de Znet el 7 de agosto que medios hebreos dijeron que el plan fue delineado con “la íntima participación israelí”.

Washington, que apoya totalmente a Israel, ha obstruido todos los anteriores llamados internacionales a un cese al fuego. La resolución es solamente una maniobra de los imperialistas para producir un plan que Hizbolá no pueda aceptar.

Peligro de una guerra más extensa

Mientras Israel amplía la guerra, e invade más profundamente dentro del Líbano, crece el peligro de una guerra más extensa.

El 5 de agosto, aviones de guerra israelí bombardearon el pueblo sirio al-Qaa en la frontera, matando a 33 agricultores sirios y civiles libaneses e hiriendo a 14. En dos cartas a la ONU, Siria demandó una investigación completa por la ONU de las masacres de personas civiles en al-Qaa y en el refugio en Qana, en el Líbano.

Los medios israelíes reportan que el Primer Ministro Ehud Olmert dijo en una reunión de 50 portavoces gubernamentales el 7 de agosto, “Nuestro enemigo no es Hizbolá sino Irán que emplea a Hizbolá como su agente”.

Con el hecho de que la guerra estadounidense en Irak es más imposible de ganar cada día, y con una resistencia poderosa en el Líbano, la amenaza aumenta que la administración de Bush trate de ampliar la guerra. Un gran sector del movimiento contra la guerra en el Occidente históricamente ha apoyado el estado de Israel, el cual comparte los objetivos del imperialismo estadounidense en el Oriente Medio. Estos recientes ataques contra los pueblos libanés y palestino muestran que no es posible apoyar a Israel y estar a la vez contra la guerra.

El pueblo árabe y musulmán de toda la región está bajo un ataque feroz y creciente. Están emprendiendo una resistencia heroica.

Lo que ahora es necesario es que la solidaridad internacional reconozca la justicia de su lucha.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :