Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

JOHN BLACK 1921-2006

Enemigo de Hitler y organizador de [email protected] de hospitales

Por Deirdre Griswold

John Black, que murió el 7 de marzo a la edad de 85 años, fue una persona muy conocida dentro del amplio espacio del movimiento progresista, no solo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero.

Cuando él se unió a Sam Marcy y a [email protected] compañ[email protected] en la fundación del partido Workers World/Mundo Obrero en 1959, trajo consigo sus experiencias obtenidas cuando colaboraba con el movimiento anti fascista clandestino en Alemania siendo apenas un adolescente. También ya era veterano en la lucha para obtener mejores salarios y beneficios para [email protected] [email protected] [email protected] aquí en los EEUU.

John continuó la lucha hasta llegar a ser un líder en la organización de [email protected] [email protected] de la salud a la vez que públicamente se oponía a las intervenciones imperialistas de los Estados Unidos y se hizo amigo de los países socialistas como Cuba y la República Democrática Alemana.

Él era franco y honesto hasta el descon cierto. Su costumbre de mirar fija e inquisitivamente agradaba a sus amigos y des armaba a sus adversarios. Sabía mucho, pasó por mucho y utilizó sus habilidades muy efectivamente tanto en las líneas de protesta como en las negociaciones con los patronos en los hospitales.

El padre de John era un negociante tejano que trabajó en Berlín y se casó con una mujer alemana. Su hijo creció allá durante los turbulentos años que siguieron a la Primera Guerra Mundial, cuando las duras medidas de reparación impuestas sobre Alemania por los aliados victoriosos, incrementaron el caos y el sufrimiento masivo. Millones de [email protected] se unieron al partido Comun ista y al Socialista. La clase media también estaba en crisis y en búsqueda de un líder.

Cuando la Depresión mundial comenzó de lleno y millones de alemanes estaban totalmente destituidos, el Partido Nazi ya estaba usando la demagogia antisemita y anticapitalista para atraer a los arruinados y desposeídos, pero secretamente estaba recibiendo fondos de capitanes de industrias tales como Fritz von Thyssen y Alfred Krupp.

El fanatismo de Hitler contra el comunismo y el odio contra los judíos también atrajo el financiamiento de multimillonarios de los Estados Unidos como Henry Ford de la Ford Motor Co. e Irenee du Pont, cabecilla entonces de la General Motors. Ellos querían que Estados Unidos se uniera a Alemania en contra de la Unión Soviética esperando que salieran de esa guerra contratos multimillonarios para vender sus vehículos.

La Union Banking Corp. y la WA Harri man & Co. también estaban entre las firmas estadounidenses asociadas a Hitler. El bisabuelo y el abuelo de George W. Bush respectivamente, fueron oficiales ejecutivos de estas dos compañías.

Los padres de John eran conservadores, pero él admiraba al jardinero de la familia quien como muchos trabajadores, era com unista. Ya para su adolescencia, John estaba activo en el movimiento clandestino contra el fascismo, imprimiendo volantes en el sótano con una máquina reproductora manual.

Sus padres enviaron al joven rebelde a una escuela Huguenot donde algunos de los futuros líderes estaban siendo preparados para dirigir Alemania. Al poco tiempo fue expulsado, junto a otros estudiantes izquier distas. Años después, aquellos que habían sobrevivido la guerra recibieron una recompensa de $10.000 cada uno. John donó su parte al fondo de defensa de Mae Mallory -una nacionalista neoyorquina negra encarcelada por apoyar gente que se había defendido contra el Ku Klux Klan en el estado de Carolina del Norte

Parte de su trabajo en la resistencia incluía esquiar por áreas montañosas de la frontera entrando y saliendo por áreas sin vigilancia, cargando documentos y materiales valiosos. Un día dejó su casa porque su madre amenazó llamar la policía. La policía lo cogió una vez y lo llevaron a los cuarteles de la GESTAPO. En conversaciones posteriores con camaradas, él narró haber visitado un edificio gubernamental en la República Democrática de Alemania y haberse dado cuenta de que era el mismo edificio usado por la GESTAPO y que en una de las paredes, su “sangre había sido cubierta con pintura”.

Antes de cumplir los 18 años de edad, se fue de Alemania para evitar ser reclutado o enjuiciado y llegó a Inglaterra, donde cola boró por un tiempo con el Partido Comun ista. Por su perspectiva de crítica de la situación política en Alemania, fue acusado de ser trotskista. Indignado, leyó algunas escrituras de Trotsky para refutar a sus acusadores, pero se sorprendió al descubrir que estaba de acuerdo con las posiciones generales de Trotsky.

El padre de John le había registrado como ciudadano de los EEUU, y en 1940 a la edad de 19 años, se fue a Nueva York. Trabajó en un restaurante y luego en una fábrica de cartón, donde la mayoría de [email protected] [email protected] eran mujeres inmigrantes mal remuneradas. Allí conoció a Sam Marcy y Dorothy Ballan, líderes de muchas luchas militantes organizadas por el sindicato de [email protected] de fábricas de cartón.

Como [email protected], se hizo miembro del Partido Socialista de Trabajadores (SWP por las siglas en inglés) y creía que proseguir la lucha de clases, no sucumbiendo al patriotismo burgués durante la segunda guerra mundial imperialista, era la manera de derrotar al fascismo y la ultra derecha.

Una vez que comenzó la Guerra Fría, sin embargo, la tendencia de Marcy discrepó del liderato del SWP sobre muchas cuestiones mundiales. Marcy, y su cercano cola borador Vince Copeland, argumentaron en el Comité Nacional la necesidad de apoyar fuertemente las revoluciones china, coreana y vietnamita y defender el campo socia l ista, que estaba siendo asediado, espe cialmente en Europa del Este. Estas diferencias condujeron a que el grupo se separara del SWP y se fundara el Partido Mundo Obrero (Workers World Party) en 1959.

Para ese entonces, John Black estaba en la ciudad de Buffalo en Nueva York trabajando en un hospital. Al poco tiempo se casó con Bernice Bates, miembra de un grupo de teatro de la comunidad negra. Para el 1961 estaba trabajando con la Local 1199 organizando [email protected] de hospital y del cuidado de la salud.

John y Bernice se mudaron varias veces al crecer la familia y porque el trabajo de John lo llevaba a montar campañas de organización en la Ciudad de Nueva York, en Nueva Jersey y en Pensilvania. Even tual mente, se convirtió en el primer presidente del Distrito 1199P, que representaba a [email protected] de hospitales y de hogares de ancianos en Pensilvania.

En una historia oral, Moe Foner, fundador del sindicato de [email protected] de hospital, narró cómo una huelga en el Hos pital Lawrence en Bronxville, NY, llegó a un acuerdo luego de que una fotografía que mostraba a John Black y a otros piqueteros siendo [email protected] por la policía que invadía el hospital, apareció en la portada del New York Times al día siguiente.

Bernice Black recuerda bien esa huelga. “Ossie Davis estaba en la línea de piquete, llevando a nuestro hijo Doug. Estudiantes del Sarah Lawrence College trajeron bizcochos de baba au rhum y otras golosinas para [email protected] huelguistas.” William Lawrence había fundado tanto el hospital como la prestigiosa universidad de mujeres.

Los líderes de la 1199 consideraban el organizar a [email protected] dieté[email protected], de lavandería y conserjes como parte de la lucha por los derechos civiles ya que la mayoría eran personas de color a quienes pagaban sueldos miserables. Malcolm X habló varias veces en apoyo a la campaña.

Con el tiempo la familia se radicó en State College, Pa., donde John trabajó con la organización Estudiantes y Jóvenes Con tra el Racismo en campaña por la libertad del periodista revolucionario afroamericano Mumia Abu-Jamal. En su libro “En Vivo desde el corredor de la muerte, “Mumia reconoce el apoyo incansable de John Black. John también trabajó con [email protected] estudiantes en el programa semanal, “Perspectiva desde la izquierda,” transmitido por la estación de radio de la universidad de Penn State.

Siendo líder sindical, participó en delegaciones que viajaron a la Unión Soviética, la República Democrática Alemana, y a Bulgaria para contrarrestar el anticomunismo virulento creado por la Guerra Fría.

Aún después de jubilarse en 1986, John siguió viajando a países satanizados por el gobierno estadounidense. Desafió la prohibición de viajar a Cuba y visitó ese país en 1998 y 1999. En el 2000, fue a Irak con una delegación de solidaridad encabezada por Ramsey Clark para ver y regresar con información sobre las sanciones devastadoras impuestas sobre Irak, las cuáles fueron preludio del ataque militar contra ese país. Mientras se encontraba regresando de ese viaje, sufrió un ataque cardiaco. Un grupo de mé[email protected] que había estado en Irak para evaluar sus necesidades médicas, le salvó la vida usando nitroglicerina.

A pesar de su precaria salud, John continuó con su agitación política y su interés en la historia revolucionaria. Al morir, él todavía estaba haciendo investigaciones sobre dos de sus tópicos favoritos: el Illumi nati, un movimiento que fue precursor de la Revolución Francesa de 1789, y sobre la vida de Tan Malaka, fundador del Partido Comunista de Indonesia.

A John Black le sobreviven su esposa Bernice, sus [email protected] Mack, Douglass y Jen nifer, y dos nietos, Shango y Zoe. Un homenaje tendrá lugar el primero de mayo en el Friends Meeting House en State College, Pa.


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :