Mundo Obrero
PÁGINA PRINCIPAL : :  ARCHIVO : 2012 : 2011 : 2010 : 2009 : 2008 : 2007 : 2006 : 2005
Correspondencia sobre artículos en Workers World/Mundo Obrero pueden ser enviadas a:
[email protected]

Gobernantes de EE .UU. admiten desastre en Irak

Por John Catalinotto

Cuando sucede que los dos principales generales estadounidenses en Irak viajan hacia Washington para una reunión de emergencia y sus colegas en Bagdad pintan como muy deprimente la más reciente ofensiva de EEUU; cuando el New York Times llena su sección editorial exigiendo la cabeza del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld y traza su propio programa para Irak; cuando los militares estrategas dicen que Washington perdió la guerra hace más de tres años; cuando todos en el establecimiento comienzan a hablar de Irak como una versión de la Ofensiva Tet an VietNam, es aparente que el arrogante asalto militar de Estados Unidos contra Irak está terminando en un desastre para el imperialismo.

Incluso George W. Bush quien siempre está lleno de confianza, ha ordenado a su secretario de prensa Tony Snow a que tire el lema “Mantengan el rumbo” al basurero de las relaciones públicas. Ahora el nuevo lema es “Mantenerse hasta que el trabajo esté completo.”

El Pentágono ha sido claro con su disgusto. Cuando los generales anunciaron sus planes hace meses de tomar Bagdad, ellos dijeron esta sería la batalla decisiva de la guerra.

Ahora su conclusión es que los últimos cuatro meses de lucha en Bagdad han sido un desastre total. En un reporte del 19 de octubre el periódico The New York Times reveló que: “En una de las más sombrías evaluaciones de la guerra por los comandantes americanos, en una declaraciones de prensa leídas por el portavoz, General Mayor William B Caldwell IV, dijo que la campaña había estado marcada por los crecientes ataques contra las tropas americanas y un aumento de las muertes en combate.” Para el 24 de octubre, faltando aún una semana para terminar el mes, las muertes entre los combatientes estadounidenses habían alcanzado ya 90 en el mes.

“El General Caldwell dijo que las tropas americanas se vieron forzadas a regresar a barrios como el de Dora en el suroeste de Bagdad, lugares que ellos habían cerrado y  asegurado como parte de la campaña de seguridad,” según el artículo del Times. Este agregó, “Las afirmaciones del general, extrañas por su sinceridad y claridad en reportar malas noticias, parecen marcar un nuevo revés para los esfuerzos militares americanos.”

Para no quedarse atrás de las declaraciones del Pentágono, Alberto Fernández, el director de diplomacia pública del Buró de Asuntos Orientales del Departamento de Estado, dijo a Al-Jazeera, “Tratamos de hacer lo mejor que pudimos pero creo que hay mucha razón para críticas porque, sin duda alguna, ha habido arrogancia y hubo estupidez por parte de los Estados Unidos en Irak.” Fernández dijo, aunque después se retractó, que Estados Unidos estaba listo para hablar con cualquier grupo en Irak excepto Al-Qaeda si esto ayudase a resolver la situación allá.

Harlan Ullman, un crucial estratega militar estadounidense, que instruyó al General Colin Powell y está ahora en el Centro Internacional para Estudios Estratégicos, dijo en una entrevista con la revista Times en su edición del 19 de octubre: “Nosotros [Washington] perdimos el control de los eventos en tierra probablemente en abril o mayo del 2003. Y ha tomado mucho tiempo para que la Casa Blanca reconozca eso. El presidente y la administración han rehusado reconocer la realidad. Irak es un desastre.”

Los generales, los oficiales y los analistas han llegado más allá que los políticos Republicanos o Demócratas en proporcionar una visión real de la ocupación de Irak, sin un final cercano. Ellos han mostrado con mas certeza los hechos en el terreno.

Las unidades de la policía iraquí cuando las mandan a Bagdad desde otras partes de Irak, simplemente se niegan a ir y desaparecen. Su comportamiento es una expresión del abrumador sentimiento del pueblo iraquí que aún en encuestas públicas dice que quiere que se vayan las tropas estadounidenses y británicas.

Las tropas estadounidenses sufren tanto por su escasez que los generales tienen que maniobrar para levantar los niveles del número de tropas.  Extienden la estadia de una unidad por uno o dos meses mientras traen más tropas de los Estados Unidos.  De esta manera se han mantenido los niveles de tropas estadounidenses en más de 140.000.

El 24 de octubre, el general de cuatro estrellas George Casey, que está encargado de todas las tropas terrestres de la “coalición” en Irak, mencionó la posibilidad de mandar más fuerzas aún para retomar la ofensiva, pero no ha explicado de dónde vendrán estas.

Las fuerzas de la resistencia iraquí reportaron que el 10 de octubre lanzaron morteros y cohetes que incendiaron Camp Falcon, una base estadounidense en las afueras sureñas de Bagdad donde había un depósito principal de municiones estadounidense.  Según la BBC y un video hecho por Al-Jazeera, el incendio causó de 30 a 40 explosiones a lo largo de la noche, algunas iluminando tanto el cielo que los iraquíes expresaron temor a que hubiese sido la explosión de una pequeña arma nuclear.

El Pentágono dice que todas las tropas estadounidenses fueron evacuadas de la base, la cuál fue construída para alojar a 5.000, y que no hubo bajas.  Sin embargo, un reporte desde Bagdad en el Sunday Herald de Londres del 15 de octubrre lo contradijo diciendo que la “Información inmediata militar indicaba bajas”.

En Ramadi y en otras ciudades en el centro y el oeste de Irak, los guerrilleros de la resistencia patrullan las calles sin la interferencia de tropas títeres o estadounidenses.  Aún en la ciudad sureña de Amara, el Ejército Mahdi se apoderó de la ciudad por seis horas y combatió contra las tropas del gobierno. A causa de que el líder del Ejército Mahdi, Moqtada Al-Sadr, se unió al gobierno títere, los principales grupos de resistencia iraquí lo consideran un colaborador, pero aún así los Estados Unidos lo combate.

Los éxitos militares de la resistencia han aumentado la confianza de sus líderes políticos, según recientes entrevistas con personas cercanas a la resistencia o al Partido Baath.  Éste es el otro lado del cuadro tenebroso pintado por los oficiales estadounidenses.

El reportero Robert Dreyfuss (robertdreyfuss.com), basado en Washington, recientemente entrevistó a Salah Mukhtar, un ex oficial y diplomático iraquí que trabajó en el Ministero de Información, sirvió en la ONU y fue embajador de Irak en la India y en Vietnam antes de la invasión estadounidense. Mukhtar reflexiona sobre este cambio:

“La resistencia armada ha terminado con todos los preparativos para tomar el poder en Irak. . .  La resistencia está controlando Bagdad ahora.  Ayer hablé con muchas personas, y ellos dijeron que el ataque en la base estadounidense [Camp Falcon] fue parte de una estrategia nueva para infligir grandes bajas a las tropas estadounidenses en Irak.”

Al contestar una pregunta comparando la Ofensiva Tet de 1968 en Vietnam con la resistencia iraquí, Mukhtar dijo,  “La estrategia de la resistencia está basada en ganar puntos, como en el boxeo. . .  Entonces hay que agotar al enemigo, atacarlo de vez en cuando, hasta que se derrumbe.  La victoria de la resistencia en Irak no será lograda con una sola batalla.

“Esperamos que el primer mes del próximo año sea decisivo.  Los estadounidenses están agotados, y la resistencia está preparando ataques simultáneos contra fuerzas estadounidenses por todos lados.”

E-mail:  [email protected] org


: :  MUNDO OBRERO : :  NOTICIAS EN INGLES  : :